Vigencia del sujeto cultural presente del ensayo ¿Qué hora es…? de la escritora Yolanda Oreamuno en la sociedad contemporánea costarricense

Por: Luis Carlos  Monge Jiménez

Introducción

El presente análisis aborda el ensayo ¿Qué hora es…? de la escritora Yolanda Oreamuno a partir de la teoría del sujeto cultural planteada por el estudioso Edmond Cros, con el fin de señalar el sujeto cultural dentro del texto y confrontarlo con la visión contemporánea de la mujer según las estadísticas de brechas de género planteadas por el Instituto Nacional de las Mujeres. Esto con el fin de demostrar la vigencia de las ideas y tópicos propuestos por Yolanda Oreamuno hace más de setenta años, así como el camino que falta por recorrer en relación con una visualización equitativa de la mujer como sujeto cultural.

Breve reseña de la figura de Yolanda

Según la ML. Irene González en su artículo Relación entre historia, epistemología y ética: una lectura de Yolanda Oreamuno a la luz de su obra ensayística (2007) los ensayos de la escritora Yolanda Oreamuno giran en torno a tres ejes temáticos, los cuales son  la situación de la mujer costarricense, el concepto y la función del arte y la la literatura en particular. Posiciona a la autora desde una perspectiva diferente marcada por una actitud crítica, lo que considera como ruptura epistemológica, pues al criticar el imaginario nacional, se convierte en precursora de una línea de pensamiento que sólo va a cobrar fuerza en el mundo intelectual latinoamericano en la segunda mitad del siglo XX.

En relación con la figura de la mujer, González plantea que en el ensayo ¿Qué hora es…? , la escritora lejos de determinar lo femenino como símbolo de sexo y pecado lo que hace es establecer, una ruptura epistemológica que ella considera necesaria para replantear el imaginario y no es casualidad que proponga lo femenino como paradigma para el cambio. Plantea un análisis de la obra de la autora a partir de la ruptura epistemológica que plante en relación con la necesidad de que la mujer de romper con el discurso patriarcal.

Natalia Cisterna Jara en su tesis Entre la casa y la ciudad: la 1905239_0representación de la experiencia del sujeto femenino en los espacios público y privado en las novelas de mujeres latinoamericanas de la primera mitad del siglo XX (2009), aborda el tema de la figura femenina a partir de cómo ciertas autoras latinoamericanas (entre ellas Yolanda Oreamuno) representaron la experiencia del sujeto femenino en los espacios público y privado durante la primera mitad del siglo XX, ya que en este periodo el género femenino vivenció un conjunto de transformaciones producto de los desarrollos modernizadores; es decir, pasaron de estar supeditadas al entorno hogareño y se incluyeron en toda la espera social.

La Dra: Emilia Macaya Trejos en su libro Espíritu en carne altiva (1999) elabora un análisis de la figura femenina en la obra de Yolanda Oreamuno a partir de la Teorías de Género. En el ensayo ¿Qué hora es…? de Yolanda Oreamuno, en donde analiza a partir de las las teorías de género la visión femenina de la mujer dentro del texto. Plantea tópicos importantes en la forma de ver la mujer (dicotomía mujer ángel y mujer demonio) y del escrito en sí. Afirma que este ensayo busca la autoafirmación femenina.

El Dr. Alexander Sánchez Mora en su artículo Mujer, política y música: dos textos olvidados de Yolanda Oreamuno (2007) pone en evidencia un ensayo escrito por Yolanda Oreamuno 1932:  ¿Puede la mujer tener los mismos derechos políticos que el hombre?, en el cual esta trata la figura de la mujer con una adscripción total al discurso conservador y patriarcal el cual niega la conveniencia de que el ejercicio de tales derechos no haga distinciones de género. Sánchez señala en su artículo la evolución de la visión de la mujer que tienen Yolanda.

Amurrio Vélez en su artículo Los estereotipos de género en los/las jóvenes y adolescentes (2009), aborda el tema de los estereotipos de género en los adolescentes en las relaciones afectivas y sexuales así como la persistencia de modelos tradicionales de masculinidad y feminidad, esto con el fin de evidenciar que los estereotipos de una u otra manera favorecen y legitiman actitudes de abuso y violencia contra la mujer.

Mylena Vega en su artículo Cambios en la sociedad costarricense en las décadas de los ochenta y noventa (1996) elabora un recorrido histórico en relación con los cambios que ha sufrido la sociedad costarricense en la década de los noventas y los ochentas, la escritora da énfasis a la evolución de la mujer con respecto a la inserción laboral y como esta dejó de estar limitada al ambiente hogareño.  Del mismo modo evidencia que la inserción laboral creció en en las zonas rurales.

¿Qué hora es…? Momento de confrontar

Yolanda Oreamuno fue una escritora vanguardista que planteó una visión en relación con la figura femenina adelantada para su época. En el ensayo ¿Qué hora es…? elabora un compleja crítica a la sociedad y a cómo la mujer se desenvuelve en ella. Plantea un crítica que, actualmente no ha perdido su vigencia, debido a que la mujer continúa supeditada,en algunos campos, a una estructura patriarcal.

yolandaoreamunoEl texto ¿Qué hora es…? ha sido abordado desde diferentes perspectivas tanto literarias como es el caso de los análisis realizados por estudios tales como la ML, Irene González y el Dr. Alexánder Sánchez; así como abordamientos en  relación con estudios de género, como lo realiza la Dra. Emilia Macaya en su libro Espíritu en carne altiva.

Sin embargo, el ensayo ¿Qué hora es…? no se ha tomado como herramienta para analizar el sujeto cultural presente en el mismo y poner en evidencia que los planteamientos de la escritora Yolanda Oreamuno mantienen su vigencia en la sociedad costarricense respecto a algunos tópicos que esta plantea con respecto a la forma en la que la mujer es educada.

Elaborar un análisis del sujeto cultural planteado por Edmond Cros del texto ¿Qué hora es…?  resulta de suma importancia porque revelaría el discurso a partir del cual se concibe la figura femenina en donde el sujeto, entiéndase figura femenina, se ve inmerso en el modelo cultural imperante, y da como resultado la educación criticada por Yolanda Oreamuno.

A partir de ese sujeto femenino cultural, resulta posible establecer un diálogo para poner en evidencia si los estereotipos en los cuales se ve inmersa la figura femenina se han superado, esto con base en los estudios que realiza el INAMU sobre la condición de la mujer.

Confrontaciones vanguardistas y el sujeto cultural

El presente proyecto asume como premisas que el ensayo ¿Qué hora es…? de Yolanda Oreamuno, evidencia una confrontación vanguardista en relación con el constructo identitario de la mujer de la época, por ello puede ser analizado a partir de la teoría del sujeto cultural planteada por Edmond Cros con el propósito de establecer la perspectiva de la mujer dentro de la sociedad.  Así por tanto, el ensayo ¿Qué hora es…?  evidencia, mediante la figura de la mujer como sujeto cultural,  el constructo identitario de la figura de la mujer  en la sociedad. Es por ello que la hipótesis que se plantea es que Yolaobjetivos-pagina-webnda Oreamuno expresa una confrontación vanguardista en relación con el constructo identitario de la mujer de la época que revela como figura de la mujer es un sujeto cultura. Asimismo, se plantea como objetivo  general el Determinar la figura del sujeto cultural dentro de la visión de la mujer a partir de la confrontación vanguardista en relación con el constructo identitario de la mujer planteado en el ensayo ¿Qué hora es…? por la escritora Yolanda Oreamuno con el fin de evidenciar el progreso que ha sufrido la figura de la mujer en la sociedad contemporánea. Y por último, para ello los objetivos específicos se centran en Puntualizar el constructo identitario de la figura de la mujer en el ensayo ¿Qué hora es…? de la escritora Yolanda Oreamuno, con el fin de evidenciar la perspectiva de la mujer en la época; Interpretar el constructo identitario de la figura de la mujer en el ensayo ¿Qué hora es…? de la escritora Yolanda Oreamuno a partir del sujeto cultural, con el propósito de establecer la vigencia del mismo en la sociedad contemporánea; y se busca Caracterizar el constructo contemporáneo de la mujer en la sociedad con el fin de confrontarla con el constructo identitario de la figura de la mujer en el ensayo “¿Qué hora es…?” de la escritora Yolanda Oreamuno.

Para elaborar análisis se utilizará el método de investigación documental, pues esta se basa en la búsqueda y análisis de fuentes escritas como lo son el texto literario ¿Qué hora es…? de la escritora Yolanda Oreamuno, así como las fuentes teórica, el caso de la teoría del sujeto cultural planteada por Edmond Cros.

Asimismo, tendrá un enfoque cuantitativo ya que se busca analizar la figuras de la mujer como sujeto cultural en el ensayo ¿Qué hora es…? de la escritora Yolanda Oreamuno, para esto relacionarlo a la visión de la mujer actual según los estudios realizados por el Instituto Nacional de las Mujeres (INAMU).

Del mismo modo, se realizará una investigación de tipo descriptiva, ya que se puntualizará y caracterizará, según la teoría del Sujeto Cultural, la construcción de la figura femenina en el ensayo ¿Qué hora es…? de la escritora Yolanda Oreamuno. En relación con la recolección de datos, se han analizado y consultado los texto de la escritora Yolanda Oreamuno así como estudios previos de los mismos. De igual manera se consultará la Teoría de Edmond Cros en relación con la sociocrítica y el sujeto cultural.

Yolanda Oreamuno, frivolidad ambiente: sujeto cultural

Yolanda Oreamuno es una figura de suma importancia en la intelectualidad costarricense, dedica a la literatura, escribió ensayos, cuentos y novelas. Proclamada como vanguardista debido a que propone “una línea de pensamiento que sólo va a cobrar fuerza en el mundo intelectual latinoamericano en la segunda mitad del siglo XX (González, 2007, p.54) en relación con el imaginario identitario femenino.

El ensayo ¿Qué hora es…? escrito por Yolanda Oreamuno y publicado en el Repertorio Americano en el año 1938, cuyo título original fue Medios queyolanda-oreamuno-gonzalo-morales-central_lncima20160403_0071_5 usted sugiere al colegio para librar a la mujer costarricense de la frivolidad ambiente, cabe destacar que diversos estudios, entre ellos los de la Dra. Emilia Macaya (1997)  señalan que al ensayo se le atribuyó el nombre ¿Qué hora es…? pues ese era la sección del Repertorio Americano en donde se publicó.  El ensayo plantea una crítica a la educación de la mujer y cómo es vista en la sociedad.

La escritora menciona que la figura femenina se construye a partir de “lo que el Colegio llama con tanto acierto frivolidad ambiente (Oreamuno, 2013, p. 29), con ello, se brinda una serie de caracterizaciones de la feminidad.

“Hija de familia”: epítome del sujeto cultural

Cros plantea al sujeto cultural como “una abstracción a la cual sólo podríamos conferir una realidad concreta si pudiéramos englobar en una misma visión intelectual la totalidad de todas las realizaciones que ha producido en las instancias intrasíquicas de un mismo sujeto transindividual y hasta de todos los individuos del mismo conjunto” (Cros, 2002, 29), es decir, en una noción simplificada, un sujeto cultural es lo que en un momento histórico dado, bajo un 07_hogarcontexto determinado y tomando la colectividad cultural se espera de un sujeto; por lo tanto el término “hija de familia” (propuesto por la escritora dentro del ensayo), sintetiza el sujeto cultural que la voz discursiva denuncia, ya que la hija (figura femenina) está sujeta a la tutela intelectual y moral de nuestros mayores, a perpetuidad; viene a ser como un descargo de responsabilidades en un persona que se considera más capaz para asumirlas(…) [pero] lo grave es lo otro, la obediencia irrestricta, sin discusión amigable ninguna y el respeto también irrestricto a lo decretado” (Oreamuno, 2013, 32). En estas citas se describe el sujeto cultural femenino: una mujer pasiva a merced de las decisiones de un padre, inicialmente sanguíneo y posteriormente maritalmente.

Figura femenina, víctima de un modelo cultural

Edmond Cros en su teoría del sujeto cultural plantea que  “el sujeto no se identifica con el modelo cultural, al contrario, es ese modelo cultural lo que le hace emerger como su140yv4hjeto” (Cros, 2002, 22), es decir, las personas se convierten en víctimas de un medio, hecho del todo palpable en el ensayo de  Yolanda, al mencionarse que  la “hija de familia es “….el producto de un núcleo pequeño y cerrado, esto es lo grave- al exterior y del que generalmente el padre es la puerta y la llave a la vez (Oreamuno, 2013, p. 32), de igual manera cuando menciona que la dependencia económica de la mujer es “consecuencia inmediata, por la incomprensión de los deberes y derechos paternales” (Oreamuno, 2013, p. 32). Es decir, se achaca gran parte del constructo femenino de la sociedad de la época al medio ambiente machista y patriarcal en el cual se desenvuelve la mujer. Es contra esta “frivolidad de ambiente” que la voz discursiva propone la subversión.

Matrimonio o soltería infértil: lugar-tenientes del sujeto cultural

Cros plantea queel agente de la identificación es la cultura, no el sujeto. Al sujeto no le queda más salida que identificarse cada vez más con los diferentes lugar-tenientes que lo presentifican en su discurso” (Cros, 2002, p. 22); es decir que en determinado medio la no plurivariedad de alternativas no existe, contrario a lo que comúnmente se cree, el medio ofrece una cantidad limitada de alternativas por las cuales inclinarse. Esta identificación del sujeto se aprecia en el ensayo al mencionarse que la mujer en el tercer estado de su vida (después de superar el colegio) se encuentra ante la bifurcación: o se camina hasta el matrimonio, sobre las bases y con la herencia apuntada, o hasta la soltería infértil y negativa de nuestras mujeres” (Oreamuno, 2013, p. 32).

Se plantean dos lugar-teniente a los que puede aspirar la mujer, ya que esta se encuentra bajo un mecanismo cultural: el matrimonio en donde sufre ladesconexión definitiva de toda inquietud intelectual y también es un tránsito delicado a gastarlo, simplemente, ewedding_ringsn la forma más alegre y conveniente (Oreamuno, 2013, p.33) o la soltería infértil en cual la ambición se embota y se encauza hacia la vida de un club como único objetivo, lo cual supone el lujo en el vestir como una sola obsesión(Oreamuno, 2013, p.33). La crítica gira en torno a estos lugar-tenientes en el que está asentado el sujeto cultural femenino de la época.

La mujer “interesante” y la mujer “modosita”: amordazamientos del sujeto del deseo

La teoría del sujeto cultural, no brinda una definición concreta del término sujeto del deseo, sin embargo este se asocia a la alienación del sujeto, es decir a su división en la cual se “genera una escisión entre la realidad y aquello que la representa” (Cros, 2002, p. 19) en donde el sujeto del deseo representaría la “realidad” y el sujeto cultural “aquello que se representa”.

Oreamuno en su ensayo elabora una crítica al sujeto cultural de la mujer de la época y mediante su exposición de dos tipos de mujeres:

“la interesante” y “la modosita”:“apareció en escena una mujer remilgada, ruborosa y pulcra, que se desmayaba en función de debilidad y no quería saber nada de nada: en un solo término la “modosita” (…) Hoy (…) sale ésa(sic), la “interesante”. Tan falsa la una como la otra. Tan mentirosa la de antes como la de ahora. Dos caras de la misma moneda de ignorancia e incapacidad. Un dúo de excrecencias del ambiente; la una afectaba no saber nada, la otra pretende saberlo todo” (Oreamuno, 2013, p.
34).

A partir de estas descripciones propone un nuevo sujeto del deseo que da como resultado la propuesta de un nuevo sujeto cultural, esto debido a que según Edmond Cros, el sujeto del deseo no es alcanzable debido a que los sujetos se encuentran supeditad22964392-ilustraci-n-de-una-hermosa-mujer-joven-desmayarse-y-perder-la-conciencia-foto-de-archivoos a un modelo cultural que los hace emerger (2002); la voz narrativa fórmula que “no se crea que niego a la muchacha el derecho de ser en verdad interesante, combato la manía de parecerlo” (Oreamuno, 2013, p. 35), se realiza un propuesta vanguardista del papel y visión femeninos.  A raíz de ello se propone que la mujer “interesante” y la mujer “modosita” son amordazamiento del sujeto del deseo ya que estos paradigmas de comportamiento que no permiten a la mujer proyectarse como un nuevo sujeto cultural desincrusto del discurso patriarcal.

Feminismo: más que ponerse tacones bajos y cortarse el cabello

Yolanda Oreamuno dentro su ensayo plantea una fuerte crítica en contra del feminismo, no con afán de desprestigiarlo, sino de resemantizar la visión que la sociedad tiene del mismo, esta menciona:

“¡Que no haga la mujer poses de feminista, mientras no haya conseguido la liberación de su intelecto (…), el feminismo que busca reivindicaciones “políticas” sin haber conseguido otro éxito que el de ponernos tacones y el de cortarnos el pelo, será por fuerza un movimiento equivocado mientras no le quite a la mujer el prejuicio de que el hombre deba mantenerla y (…) la deliberada tendencia a ignorar todo lo que no sean nuestros mediocres y pequeños problemas individuales(Oreamuno, 2013, p. 35).

El estudioso Edmond Cros plantea que la cultura se encuentra conformada por capas y a las mismas simplemente se le añaden nuevas, las cuales “no destruyen las anteriores, sino que vienen a deconstruirse en ellas y de esta deconstrucción brotan las rectificaciones que afectan los contornos y el funcionamiento del sistema [la cultura]” (Cros, 2002, p. 28).

Yolanda en su escrito no solo hace evidente las capas relacionadas aefeblog_tener-el-pelo-corto la concepción del feminismo, sino que también propone nuevas capas para que se deconstruyan y conformen un nuevo sistema (constructo cultural), esta menciona como aporte que “lo necesario es forjar la verdadera personalidad femenina, único remedio contra la frivolidad, [así como] un estado de espíritu de sólido tal que nos convierta en compañeras y no en esclavas, acusadas o encubiertas, del hombre” (Oreamuno, 2013, p. 36).

Colectividad: base para resemantizar el sujeto cultural

Como se hagrupos-de-linkedin mencionado en los anteriores apartados, Yolanda Oreamuno elabora una ferviente crítica a la mujer como sujeto cultural en la época; sin embargo, al final del ensayo propone la construcción de un nuevo sujeto cultural, al modificar el sujeto del deseo. Expone las vanguardistas ideas de la “auto-orientación de nuestras muchachas (…), la educación sexual, sana (…), la educación política local”  (Oreamuno, 2013, p. 39).

Cabe mencionar que para lograr este cambio la colectividad es un punto clave, Cros plantea que:

el sujeto puede haber asimilado e interiorizado en mayor o menor grado su propia cultura pero no puede ejercer sobre ella, a nivel individual, ningún tipo de acción” (2003, p. 12) ya que la cultura se contempla bajo el hecho de que es “un bien simbólico colectivo que existe precisamente porque es compartido colectivamente” (Cros, 2002, p.12).

A partir de esto es posible inferir que para alcanzar un cambio en relación con el constructo identitario es necesario modificar la colectividad, es decir, el medio en el cual se desarrolla la mujer ya que “el agente de la identificación es la cultura, no el sujeto” (Cros, 2002, p.22). Este punto dentro del ensayo es translúcido debido a que la autora emplea un nosotros inclusivo (la primera persona del plural) para promover el cambio: debemos aunar esfuerzos tras un objetivo que borre diferencias de posiciones económicas” (Oreamuno, 2013, p. 40), de forma consciente o no, está claro que la única posibilidad de generar un nuevo sujeto cultural en torno a la figura de la mujer es a través de un cambio en la colectividad.

Frivolidad ambiente: ¿vigente aún?

El Instituto Nacional de las Mujeres (INAMU) elabora un compendio de indicadores de género en Costa Rica, en donde señalan la brecha exiinamustente entre los géneros. Efectivamente, el sujeto femenino cultural expuesto por Yolanda en su ensayo en el año 1938, se ha modificado considerablemente en la contemporaneidad; sin embargo, esta crítica no ha perdido su vigencia.

La escritora propuso que las mujeres “sean elementos realmente útiles a la sociedad, nunca delicados y bellos parásitos” (Oreamuno,2013, p. 37) hecho que hasta cierto punto se ha cumplido y las estadísticas del INAMU lo demuestran, hay una marcada tendencia hacia la disminución del porcentaje de mujeres que se dedican solo a oficios domésticos; en Costa Rica existe un acceso a la educación con equidad de género; en la educación universitaria pública, los niveles de asistencia de las mujeres son mayores que los niveles de los hombres (2010)

Sin embargo la aspiración al sujeto cultural femenino propuesto por Yolanda Oreamuno se puede considerar todavía vigente porque, lamentablemente, las estadísticas del Instituto Nacional de las mujeres también demuestra que las mujeres enfrentan mayores problemas para obtener y mantener un empleo que los hombres (en el 2009 esta diferencia se encuentra en 3.3%) (2010, p.34), los lugares de trabajo aún están segregados,  “las mujeres se concentran mayormente en ocupaciones como la enseñanza y la salud y los hombres en ocupaciones relacionadas con la agricultura y la construcción” (2010, p. 35), la mujeres tienen salarios en promedio 31% menores que los hombres con el mismo nivel educativo, el salario de estas es alrededor de 70 a 90 por ciento del que reciben los hombres (2010, p. 36); del mismo modo se dan multitud de muertes (en el 2010, hubo 30 fallecimientos) por violencia intrafamiliar (2010, p. 47).

descargaFinalmente como un punto que la escritora marcó en su ensayo con respecto a la educación política: “En relación con lo otro, con la actividad política (…) urge procurar en la muchacha la costumbre de no leer en los periódicos más que la parte social, (…) educarla en el conocimiento de todos los problemas nacionales, como asuntos que le tocan directamente y a los cuales debe estar atenta” (Oreamuno, 2013, p. 39–40), en relación con este constructo planteado, las estadísticas de INAMU revelan que: “ a la fecha [año 2010] se cuenta con aproximadamente 2000 mujeres ocupando alguno de estos cargos en el nivel local, tanto en propiedad como en suplencia, como alcaldesas, regidoras, concejalas e intendentas”.  Hecho que demuestra tanto la posición vanguardia de la escritora, como el cambio que ha sufrido el sujeto cultural en donde “Al sujeto no le queda más salida que identificarse cada vez más con los diferentes lugar-tenientes que lo presentifican” (Cros, 2002, p. 22), por lo tanto el hecho de que la figura femenina haya sufrido cambios no hace más que evidenciar que los lugar-tenientes han progresado, el sujeto del deseo cambiado  y creado un medio cultural para nuevos sujetos culturales.

Conclusionesyolanda_oreamuno_uned

Yolanda Oreamuno fue una figura de suma importancia para la intelectualidad costarricense, cuyas ideas y planteamientos no han perdido vigencia. Gran cantidad de tópicos planteados a partir de una mordaz y brillante crítica, principalmente sobre la
construcción de la identidad del Costarricense, hoy en día son motivo, todavía, de estudio. Hecho que señala la visión vanguardista que la escritora tuvo con respecto a la época en la que escribió.

El acercamiento a partir de la teoría del sujeto cultural de Edmond Cros al ensayo ¿Qué hora es…? de la escritora Yolanda Oreamuno, permitió el delimitar un sujeto cultural femenino en esa época, sintetizado por el sintagma de “hija de familia”, este concepto engloba todo los que la cultura esperaba de una mujer: un sujeto pasivo, maleable y tutelable.

Asimismo, el análisis con base en la teoría de Cros, hizo visible la fuerza que tienen el modelo cultural para la conformación de un sujeto, debido a que en gran cantidad de ocasiones, no solo circunscritas al ensayo ¿Qué hora es…?, los sujetos se ven sometidos a un modelo cultural, en donde el ambiente promueve las construcciones identitarias. Oreamuno lo plantea muy acertadamente en su ensayo al mencionar que la mujer es el producto de un núcleo pequeño y cerrado” (2013, p. 32).

El concepto de lugar-tenientes en la teoría del sujeto cultural es de suma importancia, porque estos refieren a los espacios en los cuales se ubica el sujeto cultural. El análisis ensayístico de ¿Qué hora es…?, permite visualizar que a la mujer después de superar el colegio, como sujeto cultural, se le presentan dos camino: el convertirse en esposa y ser tutelada por un padre (encarnado en la figura del esposo) o convertirse en una solterona infértil ya que sus aportes no son considerados sustanciales según Yolanda. Lo importante de este punto no está directamente vinculado a los caminos que enfrenta la mujer, sino a cómo se evidencian los lugar-tenientes en la construcción identitaria.

El sujeto del deseo planteado en la teoría del sujeto cultural es de suma importancia a la hora de la conformación de los sujetos culturales ya que es con base en ellos que el sujeto actúa bajo un sistema de acoplamiento.

Oreamuno critica, de una forma aguda y brillante, el sujeto del deseo de su época bajo la figura de la mujer “modosita” y la mujer “interesante”, debido a que a esto es lo que aspirarían las mujeres. La escritora lo hace con el fin de combatirlo, porque a única manera de modificar un sujeto cultural es mediante la modificación del sujeto del deseo que lo rige.

Un hito de suma relevancia a la hora de analizar el ensayo ¿Qué hora es…? se relaciona con la crítica que la voz discursiva dirige en contra del falso feminismo de la época. Este aspecto es de suma importancia desde diversas áreas de estudio; sin embargo, en relación con la teoría del sujeto cultural, la propuesta de Yolanda es una clave para comprender a Cros respecto a que la cultura está conformada por capas y que estas no se destruyen entre sí, sino que se deconstruyen para conformar un sujeto cultural. Oreamuno plantea nuevas concepciones con respecto al feminismo con el fin de que se unan a las capas antiguas del mismo y generar una nueva concepción cultural del concepto.

Al analizar la teoría de Cros, se hace evidente que un individuo por sí mismo no puede modificar el medio cultural en el cual se desarrolla, por ello surge la importancia de la colectividad; es decir, solo mediante la colectividad se puede modificar la identidad del sujeto cultural. Esto se hace visible en el ensayo ¿Qué hora es…?, cuando la voz narrativa insta a un “nosotros” inclusivo a generar un cambio, dando cabida a un verdadero nuevo planteamiento en relación con el sujeto cultural femenino.

La finalidad del proyecto radica en obtener el sujeto cultural femenino de la época y contrastarlo con la visión actual de la mujer según el INAMU.

La investigación reveló que la modificación ha sido considerable; sin embargo las propuestas de Yolanda no han sido del todo puesta en desuso, ya que a pesar de que la educación ser equitativa, haber mayor cantidad de graduadas femeninas en las universidades públicas, la participación política de la mujer, y la superación de gran cantidad de prejuicios; aún se mantiene una diferencia salarial significante, una segregación en los oficios y la impertinente agresión a la mujer.

La confrontación del texto ¿Qué hora es…? de la escritora Yolanda Oreamuno con la teoría del sujeto cultural arrojó datos de sumo interés respecto a cómo se ha construido el sujeto cultural femenino y cómo ha sufrido cambios a lo largo de la historia. Sin embargo, la mayor relevancia de la investigación radica en el hecho de que todavía queda mucho camino por recorrer en lo que compete al sujeto cultural que Yolanda Oreamuno planteó hace ya más de setenta años.

Bibliografía

Cisterna, N. (2009). Entre la casa y la ciudad: la representación de la experiencia del sujeto femenino en los espacios público y privado en las novelas de mujeres latinoamericanas de la primera mitad del siglo XX. Recuperado de: http://repositorio.uchile.cl/handle/2250/108568.

Cros, E. (2003) El Sujeto Cultural sociocrítica y psicoanálisis. 2.ed. Medellín: Fondo Editorial Universidad EAFIT.

González, I. (2007). Relación entre historia, epistemología y ética: una lectura de Yolanda Oreamuno a la luz de su obra ensayística. Revista de Filología y Linguística.  XXXIII (2): 51-58.

INAMU. (2010). Las brechas de género en Costa Rica: compendio de indicadores estadísticos de género Instituto Nacional de las Mujeres – Programa Agenda Económica de las Mujeres; Instituto Nacional de Estadísticas y Censos; Instituto de Estudios Sociales en Población. 1.ed. Costa Rica: Instituto Nacional de las Mujeres.

Macaya, E. (1999). Espíritu en carne altiva. Costa Rica: editorial de la Universidad de Costa Rica.

Oreamuno, Y. (2013). A lo largo del corto camino. 3.ed. Costa Rica: Editorial Costa Rica, pp. 28 – 41.

Sánchez, A. (2007). Mujer, política y música: dos textos olvidados de Yolanda Oreamuno. Filología y Lingüística XXXIII (2): 91-98.

Vega, M. (1996) Cambios en la sociedad costarricense en las décadas de los ochenta y noventa. Anuario de Estudios Centroamericanos 22(2): 129-146.

Vélez, A. (2009) Los estereotipos de género en los/las jóvenes y adolescentes. Recuperado de: http://www.euskomedia.org/PDFAnlt/congresos/17/02270248.pdf   

Anexos:

Link del estudios de los índices de brechas de género del INAMU:  http://biblioteca.icap.ac.cr/BLIVI/COLECCION_UNPAN/BOL_SEPTIEMBRE_2012_54/INAMU/2010/brechas_genero_Costa_Rica.pdf