MITOS TROPICALES (YOLANDA OREAMUNO )

Yolanda Oreamuno

Es quizás una de las narradoras de mayor peso que ha salido de nuestro país .

Nació en San losé en el año 1916 y, expatriada, murió en México en 1956

Su estilointimista desarrolló notablemente el monólogo interior llegando a su plenitud en La ruta  de su evasión, singular novela que la colocó en los primerísimos lugares de la narrativa femenina, no solo costarricense sino latinoamericana. Yolanda Oreamuno continúa siendo estudiada hoy día por muchos críticos y estudiosos de la literatura, quienes han producido importantes ensayos en torno suyo.

 

EL AMBIENTE TICO Y LOS MITOS TROPICALES

(Del Repertorio Americano, 1938.)

Si usted es extranjero y llega a Costa Rica, hay desde el muelle de entrada un gran culpable que se cierne sobre el país y al que se le achaca todo lo malo que sucede… y que sucede mucho: es el “ambiente”. Las culpas, hasta la estación de San José, son relativamente pequeñas: la lentitud de los mozos, lo sucio de la comida, las frecuentes paradas en las estaciones rurales, los precios y la atención. Pero eso, en realidad, no  justifica la negra reputación que tiene “el ambiente”.

 

Solo se descubren sus verdaderos y grandes pecados cuando el extranjero inquieto, ya un poco familiarizado, se atreve a buscar la parada de la calle central para un poco de charla bajo el Diario de Costa Rica, o si ya más experto, nos busca a los “intelectuales” para un platique de ribetes literarios. Entonces sí. Soltamos todo. Aparecen y menudean los delitos y nosotros, nuestra inercia y nuestra incapacidad, quedan ampliamente justificados. La culpa la tiene el “ambiente”.

 

Esa palabra vaga e imprecisa adquiere en Costa Rica, (no sé si en el resto de América) una significación diferente de la que le dan el diccionario, la terminología corriente o las necesidades diarias.

El ambiente puede ser: azul en el Mediterráneo, agitado y violento en los Estados Unidos, colorista en México, sadista en Turquía, rococó en el Japón (que por culpa de la propaganda es actualmente el heredero legítimo del bastardo rococó). En Costa Rica es negro.

Yo entiendo por ambiente, en términos generales, la atmósfera vaga pero definitiva que van haciendo las costumbres familiares, el vocabulario de todos los días, la política local, el modo de vivir y la manera de pensar (que frecuentemente son antípodas). Pero no niego la realidad de su influencia ni su vasto radio de acción.

En Costa Rica esas acepciones no valen. “El ambiente” es una cosa muy grande, muy poderosa y muy odiada que no deja hacer nada, que enturbia las mejores intenciones, que tuerce la vocación de la gentes, que aborta las grandes ideas antes de su concepción y que nos mantiene mano sobre mano esperando siempre algo sensacional que venga a barrer esa sombra tenebrosa y fatídica.

Pero si queremos ser realmente honrados y consecuentes con nuestro objetivismo, debemos reconocer que esa posición de cómodo estatismo es nuestra culpa, que “el ambiente” lo llevamos dentro de nosotros mismos y que somos nosotros los que lo hacemos, lo especulamos y lo mantenemos. No niega lo anterior, que haya una especie de influencia, en cualquier momento superable, que viene desde la mediocridad de la cuna, la mediocridad de nuestra economía y de nuestra política. Lo que yo niego es que el término sea justo y que los cargos estén bien enrostrados.

Dos son los cargos que con caracteres de enfermedad nacional, sí merecen un estudio serio: la ausencia casi absoluta de espíritu de lucha, y la deliberada indiferencia  hacia cualquier peligroso valor  que en un momento dado  conmueva o pueda conmover nuestro quietismo.

El espíritu antiagresivo se manifiesta en un miedo campesino a lo grande y en un gusto esporádico por lo pequeño; la deliberada ignorancia actúa con un simple procedimiento eIiminativo, no de los  malos para dejar al eficiente, sino de los peligrosos eficientes para dejar al apócrifo e inofensivo.

La culpa de todo esto viene de viejo… Nuestro pueblo no se ha hecho a sí propio: la civilización le vino como un regalo y la cultura continúa llegando como un producto de importación que todavía sufre impuestos prohibitivos. Heredamos la civilización europea como un capital que manos extrañas hicieron, manos extrañas que vinieron en plan explotación, nunca con la intención de afincar, y que si afincaron fue como parásitos porque no había mucho que explorar. En vez de ser una expoliación rápida de amplios rendimientos, nuestra conquista fue un lento negocio burgués a largo plazo y con pococapital. Nos han quedado como lacras la ausencia total de sangre corajuda que dejaron regada en otras tierras los audaces españoles de látigo y espada y la mediocridad del negocio pequeño, sin peligros y sin grandes ganancias. Con un poco de cosquilleo morboso nos lanzamos siempre apoyados en la timidez y la posibilidad de volver atrás, hacia lo viable que no presenta grandes riesgos; conseguimos no sin algunas dificultades estar la moda, pero lo estamos. Cometemos todos los días infinitesimales pecados que se corrigen con un más pequeño arrepentimiento y con una recaída en otro pequeño pecado a la moda. La reincidencia constante no empaña nuestra inmaculada  honradez, y podemos usar voztonante para acusar los grandes pecados de grandes países, que no padecemos.

Hasta el paisaje es cómplice de nuestra sicología. Se acabaron al norte los grandes acantilados en donde el  agua puja mugiente todos los días, los inmensos desiertos arenosos y hostiles, los pavorosos fríos; y hasta la inclemencia tropical, no nos pertenece del todo. Nuestro paisaje, es un cromo. Un cromo delicadamente lindo. La casita se recuesta aperezada en el potrero, el maizal o el cafetal; es limpia como un ajito; el árbol está siempre verde, y no hay ni molestos deslindes entre verano e invierno, que nos hagan pensar seriamente en climatología. No sufrimos pavorosas seguías ni inmensas inundaciones. Las montañas son siempre desesperadamente azules: octubre y enero son jugosos en humus fertilizantes; hay tierra bastante (y bastante mal repartida) sin que este paréntesis afecte en forma seria nuestra beatífica tranquilidad. La casita pintada de blanco, con las tejas muy rojas, y una franja azul furioso a la altura de las ventanas, continúa suavemente aperezada en un romántico amor interminable con el campo siempre verde y el arroyo nunca seco. El concepto de lo grandioso, de lo inmenso, la sensación de pavor primitivo, mueren con el paisaje desmesurado muy al Norte y aquí, en cambio, el miedo salvaje se convierte en simple precaución. Solo más al Sur, en cambio, ya en la costa peruana, recuerdo que comienza nuevamente la sensación de aridez, de impotencia ante la naturaleza, de lucha recia y viril con lo imprevisto.

Esta no necesidad de lucha trae como consecuencia, un deseo de no provocarla, de rehuirla. Preferimos no hacer frente: abstencionismo. Al que pretende levantar demasiado la cabeza sobre el nivel general, no se le corta. ¡No…! Le balan suavemente el suelo que pisa, y despacio, sin violencia, se le coloca a la altura conveniente. Si usted escribe  hoy un artículo fuerte y asusta con ello a la crítica, y es tan necio para mantener el tono en el siguiente; si ayer apareció en la primera página; de los diarios a grandes titulares, mañana aparecerá delicadamente colocado en la página literaria, pasado mañana en la sección deportiva, y si prosigue, llegará a ocupar un sitio en la página social…… Rápidamente, sin pleito ni molestias, usted está silenciado. Ni el sensacionalismo periodístico nos gusta.

Costa Rica acogedora recibe con los brazos abiertos a los emigrados políticos de toda América, a la víctimas de “X” o Y” tiranía. Los periodistas les hacen una visita, le toman el pulso, y si ven que el señor insiste en su innata rebeldía, se le ignora suavemente, y suavemente políticos de toda América, a las víctimas de “X” o ‘y” tiranía. Los periodistas le hacen una visita, le toman el pulso, y si ven que el señor insiste en su innata rebeldía, se le ignora suavemente, y suavemente también pasa al anonimato definitivo. Grandes figuras políticas, literarias, revolucionarias y demagógicas han pasado tiempos de destierro en Costa Rica, y de su estada no existe más… que el nombre en las listas de inmigración.

Además de la ignorancia deliberada y entrenada (diría yo), conocemos las sutiles vertebraciones del choteo. El choteo es un arma blanca, ¡blanca como una camelia!, que se puede portar sin licencia y se puede esgrimir sin responsabilidad. Tiene finísimos ribetes líricos, de agudo ingenio; sirve para demostrar habilidad, para aparecer perito, para ser oportuno, filosófico y erudito. Afecta características distintas: es empirismo sociológico, y empirismo freudiano. Además, contra tan fina y elegante arma no hay defensa. Usted la encuentra esperándole en la boca de su mejor amigo, en la mano de su colaborador, en el periódico matutino y en el vespertino; en todas partes. Y ¡o que es más: usted es corajudo, sutil y llama “al

pan, pan y al vino, vino” si la sabe usar con acierto. Tiene la ventaja indudable de que usted no necesita  respetar a nada ni a nadie, y que no se requiere mayor profundidad para su ejercido. Creo que  es el único tecnicismo verdadero de que podemos alardear y sus “profesionales”, los solos expertos en que abundamos.

Llegando a este. mundo, nos encontramos con los “mitos tropicales”. Costa Rica, la desgraciada Costa Rica  violada por las agencias de turismo, tiene tres cosas ¡importantes: mujeres bonitas, color y de demoperfectocracia, en estricto orden propagandístico. La belleza de las mujeres. gira proliferándose en la imaginación del turista  Kodak’: bellas piernas, ojos negros; cuerpos morenos, bocas deliciosas… El color, o color local. .comprende: negros con la piel tirante y sudosa, doblados inverosímilmente sobre los surcos abiertos, indios que practican extraños ritos criollo-medievales, sol permanente, cero lluvia ( es lo mismo que lluvia bajo cero), y palmeras, muchas palmeras…, tantas y tan visibles, que sean un objetivo fácil hasta para el mas inexperto de los fotógrafos amateur. La demoperfectocracia es un poco más complicada y sutil: el Presidente se pasea sin guardia por las calles, da la mano a cualquier ciudadano anónimo y’ concede reportajes a los periódicos todos los días, sin que por ello los periódicos se vean obligados a hacer tirajes especiales.

Desmintiendo a las agendas de turismo y a los creadores de esos lucrativos “mitos tropicales”, yo diré la verdad a los extraños: en Costa Rica las mujeres son bonitas, demasiado bonitas. (puede continuarse usando para la propaganda); indios, hay unos tres mil que viven en el interior de la República, no conservan ritos exóticos  y, aunque algunos hablan dialecto, todos hablan español;lluevenueve meses al año  de la manera más desesperante del mundo(lo cual está reñido , como se podrá ver  con el sol permanente y “la eterna primavera”) hay calor era la costa en abundancia y los paisajes se prestan para pintores, postales a la familia y para las solteronas soñadoras (puede seguirse usando para la propaganda con las correcciones señaladas); democracia perfecta no tenemos ni hemos tenido nunca, (no puede usarse de todo punto para la propaganda)

Sin entrar en un análisis más profundo de nuestra democracia “tica” (que es bien distinta de la democracia en sí), quiero anotar que existen dos conceptos antagónicos de democracia, como también dos formas de vivirla. La democracia activa, en movimiento, en evolución, y la democracia pasiva en la Carta Fundamental de la República. Nosotros tenemos la segunda. Hay asimismo dos formas de vivirla; una (para nosotros hasta la fecha en futuro), poniéndola en práctica  con todo el mundo, sin distingos de categorías sociales, económicas o políticas, y la otra autoaplicada sin razonamiento. Vivimos la segunda y cantamos la primera en el Himno Nacional. Con el agravante que frecuentemente procedemos como si viviéramos en una democracia efectiva, actuando  con la libertad que esto significa  y cuando tal hacemos, recibimos  una discreta llamada de atención que nos pone a dudar de la Carta fundamental de la República.

Este proceder degenera en una visible mala educación y en una absoluta o casi absoluta falta de responsabilidad . Actuamos para nosotros mismos y muy a menudo so tenemos ni la primaria idea simplista de la projimidad; falta de cohesión, nexo sufrido y trabajado; falta colectividad. El representante máximo de esta tendencia nefasta es un tipo que se podría llamar “talento local”. El “talento local” se prodiga, discute en los corrillos, siempre está en secretos y nunca probados contactos con  las fuentes oficiales de noticias políticas, es sabelotodo, especulador y chismoso. Está un poco en la frente de casi todos nuestros grandes políticos y un mucho en el alma del tipo popular. Sería inofensivo, si no le faltase, como antes anotara, el simplista sentido de projimidad y si no adoleciera de la falta de considerar nuestro mundillo, nuestra política y nuestra economía, centros aislados del resto del universo, entidades aparte flotantes en el éter, y si no llevara su virus hasta contaminar esa política, ese mundo y esa economía que empequeñece.

Contra todo esto, la reacción viene, se ¡a siente pujar incierta y tomando rumbosa veces pueriles. Tratamos ya de encauzar nuestra vitalidad mudo, a-selectiva, pero no muerta, y salta el músculo vital adormecido por los primeros caminos vírgenes y fáciles. De ahí la rebusca del folclor. Nos descubrimos con deleite atavismos raciales, con la misma fruición que una niña de catorce años ve sus pechos crecer; el cancionero típico revienta como un pájaro enjaulado, copiando a ratos cánticos ajenos; se cierran las puertas, tenazmente. la salida furtiva de los cacharros indígenas; ¡se comienza a estudiar el regocijo del pueblo (sin preocuparse mucho todavía por su dolor); se respeta más el vocabulario campesino y arrumbamos empezando a andar.

Por ese camino de lucha contra nuestra inercia patológica o adquirida, se hace esta fácilmente superable; por la sensibilidad abierta y simplista, se adquiere la veracidad del paisaje, y allí en el paisaje y en el hombre en conjunción de dolor y movimiento, lo autóctono nos llama. Es un camino. Hay muchos abiertos en perspectiva.

Los errores, los pecados evolutivos e inevitables de todo paso adelante, aterran nuestra no-agresividad y el puritano que llevamos dentro, se estremece ante el pecado capital, el pecado fundamental y decisivo de la entrega al futuro. Los países no nacen con pecados originales como los hombres, pero los han de cometer para ir adelante.

Costa Rica descubre su pubertad, su sexo virgen tiembla, y el futuro la llama para convertirla en una pecadora, auténtica y original.

6 Respuestas a “MITOS TROPICALES (YOLANDA OREAMUNO )

  1. No me gusta esta escritora para nada y lo peor de todo es que usan sus estupideses para los estudiantes de colegio, por favor . Mejor se fuera de nuestro país si lo critíca tanto.

    • ¡Qué comentario tan ignorante! Antes de criticar a una mujer en el nivel de Yolanda Oreamuno debería como mínimo aprender a escribir bien y si supiera lo básico al menos de ella sabría que fue expatriada y que ya está muerta, peor está en las primeras líneas de esta entrada. Supongo que usted es el tipo de persona, tico promedio al cual Yolanda se refiere, y se debió sentir aludido y de nuevo como buen costarricense se lo toma personal. Bueno siga leyendo a Paulo Coelho, así no se tiene que preocupar por esas críticas, ya que el escritor es igual de mediocre que usted.

    • Jary , difícil que se vaya, ya se fue hace tiempo , ojala algún día leas mas de ella y sepas de verdad lo grande que era!!!!

  2. De las mejores escritoras del país, el cuál con gente tan ignorante no la aprecio y terminaron llevando al exilio (murió en Mexico en el 56, SI SE FUE DEL PAÍS, la fueron)
    y ella gran intelectual de la generación del 40 en donde se empezó a criticar constructivamente para mejora de la costa rica costumbrista y mediocre, misma costa rica que después de que le dieron la espalda en su época en la cual ella estaba adelanta, se jacta por el éxito de la gran escritora costarricense de la literatura latinoamericana, como otros si la apreciaron, ahora si le dan el reconocimiento que nunca le dieron en vida por ser excepcional en un país de envidiosos del aquel entonces, estupideces las del que no entendió el articulo en el que criticaba al imaginario erróneo que se vendía y aún se vende, criticaba la farsa y la hipocresía del no aceptar el verdadero costa rica y los ciudadanos que no despiertan en su defensa. Terminó resentida con la nación que nunca la comprendió, nación que no tiene derecho a sentirse orgullosa por la genialidad de la autora por que esta nación no se la merece, y por lo visto todavía no lo hace. Que lástima con la gente ignorante que habla por hablar… Que lastima que su mensaje callera en el vacío en un lector ignorante que incluso hoy en día no es capaz de asimilar y pensar.

  3. Pingback: El idiario de identidad costarricense que proyectan las canciones Caña dulce pa’ moler, Soy Tico y el desmitificador ensayo El ambiente tico y los mitos tropicales 1938 | HUELLAS CULTURALES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s