nuevo La marihuana en Costa Rica . Por: Luis gomez

Wordle: marihuana

La cultura de la marihuana en Costa Rica: las voces de una huella cultural más allá de la legitimidad

Luis por motivo que cambió el color de la página no aparecen las correcciones los haré el domingo de nuevo

Por:Luis Gómez Sánchez

Presentación

Introducción ?

Suele parecer sorprendente el hecho de que con mucha frecuencia los medios de comunicación nacionales resalten en los sucesos los grandes decomisos de marihuana que se hacen en el país, sin embargo la sorpresa no parece tan grande cuando hay datos del Instituto costarricense sobre drogas que indican que en el país se consume un promedio de treinta toneladas de marihuana al año y que al menos medio millón de costarricenses la consumen.

Comprender antes de tomar decisiones, el porqué del tema camiar el subtitulo

Lo anterior pone en evidencia??????? qué ?, aunque muchos no quieran verlo, el hecho de que la marihuana está muy presente en Costa Rica, jóvenes de colegio, universitarios, profesionales, amas de casa, empresarios, académicos y personas de las más variadas ocupaciones consumen habitualmente cannabis y la hacen parte de su vida cotidiana, más allá de las prohibiciones legales, tabús existentes y del hecho que la marihuana no se encuentre legitimada en la sociedad costarricense.

Por otra parte basta sólo hacer un breve recorrido por las ciudades o por los centros comerciales para darse cuenta que han proliferado establecimientos comerciales, que ofrecen la más variada cantidad de artículos destinados al consumo de marihuana, así como otra cantidad de productos como camisetas, gorras, posters, los cuales hacen alusión directa a la marihuana, todos estos, artículos de venta libre. (imágenes ?)

Si hacemos un breve balance de las dos situaciones mencionadas anteriormente, podemos percibir que existe una situación contradictoria y polémica en que la marihuana es ilegal y no se encuentra legitimada en la sociedad nacional, a pesar de que miles de personas la consumen y tienen a su alcance todos los medios para su consumo.

En EE.UU y Europa en los últimos años se ha consolidado la idea de la cultura del cannabis, la cual envuelve en sí todo un movimiento social y una parafernalia enfocada en el uso y derecho usar marihuana tanto de forma recreacional como medica. Fuentes ???????

La intención de la presente propuesta de trabajo es poner en evidencia como la cultura de la marihuana se encuentra arraigada en la sociedad costarricense, esto a pesar de que la marihuana es una droga ilícita.

La mayor motivación de esta propuesta, más allá de defender cualquier postura, radica en explicar sobre qué elementos culturales y sociales expresados en discursos es que se ha dado la cultura del cannabis en Costa Rica, esto partiendo desde una perspectiva fundamentada en la antropología social, pero sin descartar los valiosos aportes de otras áreas del conocimiento.

Premisas

  1. En Costa Rica se ha desatado mediaticamente un discusión acerca del tema de la marihuana, la cual ha puesto en evidencia los distintos discursos existentes alrededor del tema.
  2. A nivel internacional durante las ultimas decadas se ha establecido el termino cultura de la marihuana, el cual, más allá de encerrar muchos elementos de cultura material, se sostiene sobre los discursos.

Problema de investigación  favor omitir

A partir de las dos premisas presentadas, se considera que la discusión generada por el tema de la marihuana pone en evidencia la presencia de una huella cultural que cada vez desata más polémicas, las cuales se sostienen sobre discursos ideológicamente opuestos y Costa Rica no está fuera de esto.

Con base a lo anterior se formula la siguiente pregunta de investigación:

¿De qué forma los discursos existentes sobre la marihuana o cannabis han establecido una huella cultural dentro de la sociedad costarricense, a pesar de mantenerse fuera de la legalidad y legitimidad social?

Objetivo general

  • Poner (evidenciar Lo hará ?) en evidencia algunos aspectos socioculturales que muestren como la cultura de la marihuana está cada vez más posicionada como huella cultural en la sociedad nacional, pese a su ilegalidad.

Objetivos específicos

  • Describir cuales son los discursos más destacados de la llamada cultura del cannabis.
  • Establecer cuáles son los elementos de la cultura del cannabis se encuentran dentro y fuera de los marcos legales establecidos por las autoridades costarricenses.
  • Mostrar cómo los elementos culturales “legales e “ilegales” presentes en el discurso se articulan en la vida cotidiana para dar forma y legitimar una cultura del cannabis entre los consumidores de marihuana en Costa Rica.

Discurso, símbolos y diálogo: algunas ideas para abordar el tema

Para poder abordar el tema es necesario establecer sobre qué marco epistemológico se va a guiar el tema de investigación.

En vista de que el tema a trabajar es la cultura de la marihuana, empezaremos por definir cultura y posterior a esto se intentara definir lo que es la cultura de la marihuana.

Para poder comenzar con la definición de cultura, partiremos exponiendo brevemente que existen variadas definiciones sobre lo que es la cultura, cada una respondiendo a las necesidades teóricas y metodológicas del problema de investigación planteado. En el caso de la presente propuesta partiremos de un enfoque simbólico de la cultura, esto motivado por el hecho de que muchos de los elementos culturales que se analizaran poseen un profundo sentido simbólico que juega entre distintas concepciones legales y morales de lo que está permitido y lo que no está permitido.

En la antropología han surgido diferentes enfoques dentro de los estudios simbólicos, los cuales germinan en los años sesentas (Ortner, 1984: 2) y se dividen principalmente en dos vertientes, una de manos de Víctor Turner, la cual es de influencia de la antropología británica, y la otra viene de la escuela de Chicago, y su representante más destacado fue el antropólogo Clifford Geertz.

Para la presente propuesta nos enfocaremos en la vertiente Geertziana, desde la cual se define la cultura como: un entramado simbólico, una urdimbre de símbolos en los que el ser humano se encuentra inmerso. Siguiendo a Max Weber, Geertz establece que: “el hombre (ser humano) es un animal inserto en tramas de significación que él mismo ha tejido.”(1989: 20).

Para ser más consistentes diremos que: la cultura consiste en estructuras de significación socialmente establecidas. (Geertz, 1989:26)

A partir de aquí Geertz da un gran paso en los estudios antropológicos y culturales en general, esto es ubicar la cultura en los símbolos y no al interior de las cabezas de las personas (Ortner, 1984: 2).

Tomando como punto de partida la breve definición de cultura que hacemos a partir del enfoque simbólico, empezaremos a definir lo que entenderemos como cultura de la marihuana.

Para efectos de la presente propuesta definiremos la cultura de la marihuana como aquel entramado de símbolos que forman parte de la vida cotidiana, experiencias y concepciones ideológicas de quienes participan del mundo del consumo de cannabis, principalmente consumidores, pero se debe tener claro que quienes participan del comercio de artículos para su consumo también forman parte de la misma, ya que ellos le brindan significados a estos símbolos.

A esta urdimbre de significados que llamamos cultura, la entenderemos desde la propuesta de M. Bajtin, quien propone que desde la polifonía de las voces, donde cada voz tiene un discurso que es propio y apropiado a la vez, siempre con carga ideológica, las identidades se forman mediante la puesta en diálogo de estas voces, las cuales exponen sus ideas y dan pie a recibir replica. (Bajtin, 2003: 15-21)

El presente trabajo se abordo desde un enfoque antropológico, cualitativo e interpretativo, no brindando datos cuantitativos, muchas veces estériles, sino poniendo en evidencia la faceta más realista del consumo de cannabis, reflejada en la vivencia de quienes participan en distintas posiciones dentro de la denominada cultura de la marihuana.

Se realizo una revisión bibliográfica, de artículos y textos que aborden el tema de la marihuana desde perspectivas legales, médicas y culturales. Además extos que aborden propiamente el tema de la cultura.

El abordaje se realizo mediante tecnicas propias del metodo etnográfico, característico de la antropología social. Se realizaron algunas entrevistas, además de algunas observaciones en locales comerciales en el centro de San José y sitios donde habitualmente se encuentran consumidores de marihuana, como Barrio la California y los alrededores de la Universidad de Costa Rica.


Simbolismo y discurso sobre la marihuana: Comercio, consumidores y autoridades construyendo a través de la polifonía

Somos los jóvenes de estos días,

los mismos que visten raro y fuman porquerías

Generación 95. Seka- Costa Rica. Cantar opinando.

En el presente trabajo intenta articular los argumentos presentados con algunos testimonios de personas que han querido compartir algunas experiencias en cuanto a lo que significa para ellos una vida involucrada en la cultura del cannabis. En respeto a sus identidades sólo se utilizará la inicial de sus nombres y su edad para presentarlos en el artículo.

La cultura es un documento activo, pues es pública; eso nos plantea el antropólogo Clifford Geertz, quién además agrega que todo en ella tiene significado (1989).

Compartiendo esta idea empezaremos por una pregunta: ¿Cuál es el significado de ver una persona parada en cualquier esquina o caminando por la calle fumando marihuana? ¿Realmente posee significado tal acción?

Intentemos aclararla con un ejemplo. “A” tiene 22 años, es una joven consumidora de marihuana desde los 15 años, tiene muy claro que lo que hace se encuentra dentro de una posición complicada en cuanto a lo legal, sin embargo no tiene intención de abandonar el tal habito, contrario a esto se define a sí misma como una de las tantas personas que tienen muy claro que lo harán hasta que pase algo que los obligue a dejarlo y si esto no llega a ocurrir, no existe motivo para dejarlo.

“Yo trabajo casi que para pegármela, para mí es un modo de vida, yo no entiendo cual es el problema de la gente con las malas caras, posiblemente el hijo de la señora que me hace mala cara en la calle en ese momento esté fumando mota a escondidas de la madre, mientras ella me ve a mí como el bicho raro”. A”(consumidora, 22 años)

Desde la visión que nos comparte esta joven el uso de la marihuana es una forma de vida, y también representa una forma de rebeldía en cuanto que su estilo de vida representa una forma de decir que fumar marihuana es una decisión personal.

A partir de lo expuesto anteriormente y volviendo apoyarnos en Geertz (1989), a estas acciones las llamaremos acciones simbólicas, ya que todas poseen significados, los cuales también pueden entenderse de diferentes formas.

Contrario a la posición planteada anteriormente existe la posición de las autoridades en la cual la marihuana es una droga ilegal[1]en cuanto a que las leyes prohiben su producción, venta y distribución, y no consideran su uso como un delito, sino más bien como una enfermedad que necesita tratamiento (cortes. 2012: 6).

Pese a lo anterior se debe agregar que los consumidores revelan persecución en sus testimonios , esto nos ayuda a ir perfilando desde la posición de las autoridades y de los significados otorgados a marihuana por estos, cuál es el espacio simbólico que los consumidores tienen dentro del entramado social.

Los consumidores de marihuana están cometiendo un delito en cuanto a la portación más no en el hecho de consumir, pese a que es una decisión personal, dentro de lo que se encuentra legitimado socialmente, por lo tanto su espacio simbólico se encuentra legitimado en su mayoría por los consumidores, quienes de forma individual o colectiva han ido configurando argumentos que les funcionen en un discurso pro cannabis.

Un ejemplo interesante es el sito CostaRicalegaliza.com, quienes han tomado una perspectiva informativa, intentando poner en balance los pros y contras del consumo de marihuana, agregando artículos tanto de prensa como de autoridades, el sitio que claramente tiene un posición pro cannabis ha apostado a la información en busqueda de que cada uno tome su decisión.

http://www.costaricalegaliza.com/beta/

Como un tercer actor en esta polémica encontramos los comercios, los cuales han puesto su voz en la discusión, siempre manteniéndose dentro de lo establecido por la ley.

Iniciemos proponiendo un recorrido por el centro de San José, aunque cada quien puede hacerlo por donde desee, puede ser por avenida central, la cual, casi sin dar espacio a otra cosa que no sea comercio, ha diversificado los productos que ofrecen, ahí es donde aparecen justamente los comercios que son nuestro punto de arranque para el presente artículo.

Es notorio que desde hace algunos años han aumentado considerablemente los comercios cuyo público meta, o al menos una parte de este, son consumidores de marihuana quienes ahí pueden adquirir todo lo necesario en cuanto a productos para consumir de forma más adecuada la “hierba”

Uso ilustrativo, a petición del autor de las fotografías su identidad se mantendra en el anonimato.

Acerquémonos a alguna de estas tiendas, en muchas el ambiente que se percibe es bastante llamativo, música reggae, decoración donde predominan los colores amarillo, verde y rojo de la bandera de Jamaica. Iconografía referente a la marihuana, Bob Marley y el rastafarismo. Por el contrario otras son bastante modestas en cuanto a cómo se ven, algunas sencillamente son un pequeño cubículo donde se exhiben los productos que se venden.

Ahora demos un vistazo a las urnas de alguno de estos comercios y veamos que nos ofrecen: pipas, boletas, picadoras, bullets, bon y cualquier artículo que tenga como fin el consumo de marihuana de la manera más óptima, además la recomendación de quién nos atienda será de gran utilidad para guiarnos en caso de que no seamos conocedores del tema. Resulta interesante resaltar que además de productos o herramientas para el consumo de marihuana, en estos comercios también se ofrece otra cantidad de productos relacionados con nuestro tema, ahí podemos encontrar camisetas, posters, pañuelos y otra serie de artículos que vienen a engrosar la oferta relacionada con lo que denominamos la cultura de la marihuana.

A partir de lo anterior hagamos el primer planteamiento, que consiste en dilucidar un poco cual es el papel que juegan los comercios en el establecimiento y reproducción de símbolos de una cultura del cannabis en Costa Rica.

En primer lugar retomemos la idea mencionada al inicio, y es que los productos que se ofrecen en estos lugares son de venta libre, sin ningún tipo de prohibición aunque tengamos muy claro cuál es la utilización que se le dará a estos en la gran mayoría de los casos.

Ni lo pienso, yo sé para que es, no creo que nadie compre pipa de estas para fumar tabaco, son hechas para fumar weed…[2] (Persona encargada de tienda, San José).

La problemática que se nos presenta nos invita a pensar cómo los productos ofrecidos en los comercios nunca dejan de ser legales, aunque sean causantes de sospecha inmediata en el momento en que son vistas en manos de alguien.

El mae (policía) nos vio las pipas y de una vez pregunto ¿dónde estaba la mota?, yo le dije que ya no teníamos nada, aún así nos requisaron y no nos encontraron nada y nos tuvo que dejar ir… (“A”. Consumidora 22 años)

El anterior es uno de los tantos que encuentros que “A” cuenta ha tenido con la policía, incluso sufriendo claros abusos de autoridad como otro en el que los policías le quebraron las pipas a ella y otras personas diciéndoles que “tal vez así dejan de ser tan drogadictos”.

Simbólicamente cualquier producto de los mencionados posee una indisoluble relación con el fin para el cual ha sido fabricado y comercializado, son productos de venta legal que no dejan de serlo aunque sean utilizados para el consumo de una sustancia ilegal. En el imaginario tanto de consumidores como de comerciantes y autoridades, la pipa u otro producto similar se relaciona con marihuana, su relación ha sido establecida mediante experiencia y legitimación de ideas que han sido asimiladas por la mayoría de personas.

En el caso de los comerciantes el discurso final puede ser que ellos se limitan a ofrecer el producto, y que el fin en que sea utilizado no es asunto de ellos.

El papel de los comercios que ofrecen este tipo de productos para efectos de este trabajo, podemos concebirlo más allá de la venta de artículos para el consumo de marihuana, sino que inherente a estos se encuentra una venta o una transmisión de símbolos, quién hace una compra, se apropia de los símbolos inherentes a estos productos y los reproduce dentro de los procesos de relaciones sociales que se dan en la vida cotidiana.

“Yo fumo donde quiero, la verdad ya tengo tiempo en esto, como 20 años, y le he perdido respeto a la ley, es una tontería que se considere a alguien un delincuente por fumarla, yo breteo mae, no soy un ladrón, siempre ando mota, traigo boleta o pipa y donde se me antoja pego la brasa (risas).” “R” (consumidor, 32 años)

El testimonio anterior fue recogido de un consumidor de mayor edad, quién cree que la marihuana es un símbolo de rebeldía, además comentaba que uno de sus sueños es poder tener su propio cultivo, ya que siente que ya le ha dado bastante dinero a los vendedores, muchas veces por marihuana de pésima calidad.

“A los dealers (vendedores de drogas) no les importa la mierda que venden, sólo la plata, pero yo quiero tener mi propia plantación, no para vender, yo sólo quiero fumarme lo que yo produzco, así estoy tranquilo que no estoy consumiendo borraja (marihuana de mala calidad) Yo sueño con tener mi propio cultivo, para celebrar cuatro veinte cada vez que quiera(risas).” “L” (consumidor, 25 años).

Uso ilustrativo, a petición del autor de las fotografías su identidad se mantendra en el anonimato.

Aprovechando la mención que hizo “L” es interesante explicar qué es el 4:20.

Todo el simbolismo relacionado con la marihuana ha creado una parafernalia la cual permite que quienes participan de este estilo de vida pueden interpretarlo fácilmente, y buena parte de éste simbolismo ha sido brindado por el comercio, que ha encontrado una forma de crear moda y necesidad basados en el consumo de marihuana. De hacerlos fetiches.

A pesar de lo anterior no todo en el desarrollo de la cultura del cannabis es producto del comercio, ya que existen otra cantidad de símbolos que pueden apreciarse a través de pequeños rituales que también se han ido configurando a la cultura del cannabis, en buena parte de estos se debe tener en claro que son ideas nacidas en otros países, especialmente en E.E.U.U. donde durante las últimas décadas se ha desarrollado ampliamente la idea de una cultura del cannabis.

Entre estas aparece el cuatro veinte (4:20): es uno de los más representativos rituales establecidos en cuanto al consumo de marihuana, nacida en una universidad en california el 4:20 tiene como principal idea establecer el día 20 de abril como a mundial de la marihuana, además plantea la pompa de fumar todos los días a las 4:20 de la tarde como una forma de unir simbólicamente a todos los consumidores a esa hora.

http://es.wikipedia.org/wiki/420_%28cannabis%29

El vinculo anterior sirve para darse una idea muy elemental de lo que es este ritual, además en la red se puede conseguir gran cantidad de información sobre el tema.

I’m a rastaman me feel so fine, me like promote just positive vibes
Ganjah in my pocket and good meditation, everyday inna me plantation
All in me is better natural yuh know, ‘cause everything comes from my creator

Talawa Reggae Band-Costa Rica

Possitive revolutionaries

Ideas finales ( Conclusiones ????????)

A partir de las ideas planteadas anteriormente podemos hacer un breve análisis de la manera en que la cultura del cannabis se ha expresado en Costa Rica a partir de lo establecido legalmente, las posiciones de consumidores y el papel del comercio.

Usemos la pipa como ejemplo inicial, la pipa más allá de ser un instrumento para el consumo de marihuana, es un símbolo para quienes persiguen la marihuana, un símbolo relacionado de forma directa con esta droga, como nos compartieron en la tienda, todos saben muy bien para qué es la pipa.

Si la pipa es relacionada por las autoridades con la marihuana, simbólicamente se encuentra atravesada por el discurso de la ilegalidad de la droga, de ahí que desate preguntas como ¿Dónde tienen la droga?; el consumo marihuana desde la posición oficial es un símbolo de desobediencia a la autoridad, a pesar que sea una decisión personal.

Mijail Bajtin planteaba que no existen palabras inocentes, lo que para unos significa una cosa, para otros significa algo diferente, de ahí que en el entramado de símbolos que resulta la cultura de la marihuana no todos los involucrados los leen igual, ya que, y apegándonos al sentido planteado por Bajtin hay muchas voces que han conformado esta cultura, ya sean desde la posición de autoridad, o de consumidor rebelde o pasivo, o desde la posición comercial, donde se limitan a ofrecer productos sin tener que aumir responsabilidades por el uso.

La cultura de la marihuana en Costa Rica se sostiene entre discursos de legalidad e ilegalidad, donde las diferentes voces de los discursos en contra y a favor dan forma a una serie de comportamientos y pensamientos alrededor de la misma, muchos puestos en evidencia a través de dintintas expresiones y conductas.

De la misma forma que los discursos se han ido incorporando a la discusión sobre el tema, junto con estos se han ido agregando otros elementos culturales, algunos nacidos aquí como música y sitios de internet que promueven la discusión y otros tomados de otras latitudes y reproducidos gracias a la masificación mediática. Además se han agregado otros elementos a nivel lingüístico, como por ejemplo todos los términos como pipas, boletas, picadoras, bullets, bon, cuatro veinte y otros que en definitiva forman parte de una jerga muy específica.

A modo de comentario final se considera importante resaltar que más allá de cualquier prejuicio existente, la realidad es que la marihuana y toda la creación cultural relacionada con esta se encuentra más presente que nunca en nuestro país, lo podemos notar en las calles, en los grafitis, música y otra serie de expresiones que nos invitan a no evadir la discusión acerca del tema y reflexionar que a pesar de la polémica esta discusión debe tener dos niveles, el primero es el personal, donde cada individuo se exprese su voz, y el segundo debe ser a nivel social donde todas las voces participen y tomemos decisiones basadas en el respeto a la decisión de cada uno y en busca del bienestar de la mayoría.

Por último se agradece a quienes abiertamente brindaron su testimonio para este breve artícul0, todo error u omisión es entera resposabilidad del autor.

Bibliografía

ninguno de ellos es aplicado en su enfoque

  • Bajtín. M. Problemas de la poética de Dostoievski. Fondo de cultura económica. México. 2003
  • Cortes, Ernesto. Consumo de drogas en Costa Rica: consumo de cannabis. IAFA. Costa Rica. 2012
  • Geertz, C. La interpretación de las culturas. Editorial Gedisa. Barcelona. 1989.
  • Ornar, Sherry. La teoría antropológica desde los años setenta. 1982. Fotocopia.
  • Romaní, Oriol. La cultura del cannabis treinta años después. En: revista española de drogodependencia. Asociación española de drogodependencia. Volumen 30. N° 3 y 4. 2005
  • Bobes, J; Calafat, A. Monografía cannabis. Adicciones. Suplemento 12. Volumen N° 2. España. 2000.

[1] Se consultaron los siguientes documentos legales en cuanto al tema:

  • Reglamento para el Control de Drogas, Estupefaciente y Psicotrópicas Nº 33245.
  • Reglamento general a la ley de estupefacientes, sustancias psicotrópicas, drogas de uso no autorizado, legitimación de capitales y actividades conexas.
  • Código penal de Costa Rica.

[2] Palabra proveniente del inglés, hierba.

Los fragmentos de canciones utilizadas son con fin de ilustrar un poco como los discursos han empezado a expresarse mediante la creación artística. A pesar de esto es importante resaltar que las bandas mencionadas manejan temáticas más amplias en su música, no sólo limitandose al discurso sobre las drogas, sino que son agrupaciones dedicadas al fomento de la libertad de expresión en muchos ambitos.

Para saber más acerca de las bandas se agregan los vínculos de sus sitios en internet en los cuales podrán conocer más sobre sus propuestas tanto en lo musical como ideológico.

http://www.myspace.com/sekapunkrock

http://www.talawacr.com/talawacr/inicio.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s