El pagano, la bruja y el Tarot: combatiendo los estigmas de las religiones ocultas Por: Cinthya Serrano

Cinthya Serrano Solano

Introducción. Hay paganos en Costa Rica

La discriminación por credo es un hecho consumado. Fuera de las escaramuzas individuales, que conllevan al rechazo y aislamiento de los individuos enemistados, este bullying cultural llega a su clímax en el 2013, cuando se el Ministerio de Cultura rechaza el interés cultural del Festival Intercultural Gaia, bajo la siguiente justificación: “el Paganismo se define como una religión politeísta o panteísta que adora la Naturaleza” (Paganos de Costa Rica, 2013), y que, por tanto, sus prácticas religiosas se catalogan de proselitistas, yendo en contra de la religión oficial según la Constitución Política. “El Ministerio está facultado a dar declaratorias de interés cultural a actividades religiosas pero que contengan actividades culturales y coincidan con los objetivos del Ministerio. Morales Kott decidió entonces que ese requisito no se cumplía” (Paganos de Costa Rica, 2013).

El paganismo representa solo uno de los tantos cultos no judeo-cristianos que se ven afectados por este fenómeno social, legitimado por la legalidad del catolicismo como religión oficial de Costa Rica. Esta misma legalidad histórica genera un cierto favoritismo implícito por aquel sector de la población que no sigue ninguna creencia espiritual, pero que ve con ojos de pertenencia a una sobre las demás religiones practicadas en el país.

Figura 1. Representación gráfica de la Inquisición Española.

Figura 1. Representación gráfica de la Inquisición Española.

De esta manera, surge la necesidad de plantear métodos de comunicación que reinventen el acercamiento que se le ha dado, hasta la fecha a esta problemática por parte de los medios masivos. En este artículo, se pretende separar para su análisis los diferentes dialogismos del ideologema pagano, con lo cual se planteará un posible prototipo de aplicación en los medios de comunicación costarricenses. Para ello, la estructura con la que se aborda dicho objetivo es la siguiente: una sección conceptual, a modo de glosario, que aclarará los conceptos para el entendimiento del lector; una sección de análisis, subdividida en dos: un apartado descriptivo y exploratorio, que recopila y categoriza la información obtenida de la percepción costarricense del paganismo bajo el lente del sujeto cultural y los dialogismos de Cros y Bajtin, respectivamente, y un apartado crítico, que sirve de recomendación para solventar o avanzar en el proceso de erradicar la discriminación por credo; por último, una sección de conclusiones para aprehender los resultados relevantes así como los conocimientos generados.

 ¿Qué ha sido del paganismo en Costa Rica?

El paganismo y demás religiones no judeo-cristianas han sido marginadas de las esferas públicas y de la cultura nacional desde la Contistitución Política de 1949, en la que se dicta por ley a la Iglesia Católica Apostólica Romana como la institución religiosa oficial de los costarricenses. Por otro lado, los hombres de ciencia avalan esta religión por ser parte del discurso de la clase dominante, pero, por su cercanía con la naturaleza, el aborigen, y la otredad de oriente, las demás religiones son vistas como inferiores, estafas, o altamente pasionales sin ningún contenido lógico. Es entonces que, como el mito de la caverna, inicia está construcción del ideologema.

 En defensa de la libertad de credo.

La globalización es un fenómeno social vigente que no afecta a las naciones sólo de manera económica, sino también en su cultura e idiosincrasia. Lo anterior incluye, por tanto, las creencias espirituales de los individuos. La Iglesia Católica Apostólica Romana, reconocida desde 1949, en la Constitución Política (artículo 75), como institución espiritual oficial de los costarricenses (Asamblea Nacional Constituyente, 1949), ha ido perdiendo fuerza con la entrada del Siglo XXI y el mosaico cultural que se ha perpetrado en el país.

El clímax de esta importación de creencias y culturas se da con el primer gobierno del PAC, que promueve una ley para abrir la financiación estatal a las de más religiones judeo-cristianas e incluye entre sus filas a candidatos luteranos, situación inédita en el país.

Figura 2. Representación simbólica contra el monoteísmo judeo-cristiano.

Figura 2. Representación simbólica contra el monoteísmo judeo-cristiano.

No obstante, las demás religiones no reciben ningún apoyo estatal ni divulgación en los medios. Incluso, son cotidianamente irrespetadas, incluso a nivel político. El caso más importante se dió durante el 2008, en el que, Oscar Arias, para poder cerrar los tratados con China, pide a Dalai Lama, máximo dirigente del budismo tibetano, no visitar Costa Rica (La Nación, 2008).

El poder político y cultural que ostenta el judeocristianismo en Costa Rica invisibiliza las demás religiones. Pero, en el caso de las paganas, las lleva al borde de la discriminación. Estas religiones son, desde tiempos de la Inquisición y previo a la misma, asociadas con la herejía y el satanismo, por lo que son consideradas como inmorales y profanas. Aparte, para los no creyentes son reducidas a términos como “charlatanería” o “estafa”, debido a una serie de atracos y desfalcos hacia individuos que buscan arreglar sus vidas por medio de hechicería, brujos y brujas (El Espectador, 2010), que no se relacionan con la totalidad de los practicantes del paganismo.

Es por ello que, este proyecto busca, de manera científica y social, encontrar un método informativo que eduque a los ciudadanos costarricenses sobre las verdaderas costumbres de la población pagana, erradicando así la discriminación por credo y preservando sus derechos.

 El ABC del Paganismo Tico

A partir de las premisas que perfila el presente enfoque, podemos observar como la mayoría de las creencias paganas se basan en la comunión y el culto a la naturaleza, en la adoración de un panteón conformado en gran parte por diosas y con una iniciación y entrenamiento asociados con el manejo de la energía natural e interior, pero gracias a la importancia que mantienen las religiones judeocristianas en el país, ninguna de las religiones paganas es televisada ni divulgada por los medios, y son anunciadas como fuente de pecado y parte del “satanismo”, en contra de las leyes de Dios. Además, un sector de la población costarricense confunde el paganismo con los timos por “brujería” u “ocultismo”, reconociendo a tales religiones como engaños o estafas. Esto debido a que en los noticieros se asocian estas religiones con chamanes o curanderos que cobran por servicios de amores y de maldiciones como falsos, perniciosos y delictivos, sin corroborar si existe vínculo entre ambas.

Con lo anterior se está demostrando que es necesario generar una propuesta que concientice y divulgue a la población de manera responsable sobre las verdaderas creencias, rituales y comportamientos de las culturas paganas en Costa Rica, en busca de una equidad cultural que erradique la discriminación por credo.

El pagano enclaustrado en su estereotipo-ideologema.

La ausencia de información y los estereotipos generados por las religiones judeocristianas y el escepticismo ateo, así como la asociación injustificada de actos delictivos con estas religiones, han provocado discriminación real por parte del grueso de la población costarricense, tanto social como estructural, por estereotipos basados en la religiones judeocristianas (y los vínculos políticos e históricos que en ellas se encierran, así como en la supuesta “falsedad” de estas creencias espirituales. Por ello es necesario una propuesta informativa que concientice a la sociedad costarricense sobre la realidad de la población pagana, cuyo objetivo sea erradicar la discriminación por credo.

 Los pasos de la liberación.

Esta investigación tiene como propósito general la elaboración de una serie de correcciones a las actividades sociales y propaganda ya aplicadas  por la comunidad pagana para que visibilicen de mejor manera la subcultura pagana costarricense, con el fin de poder advertir  a la población sobre el paganismo y sus creyentes sobre los falsos estereotipos y la disminución necesaria de la los índices de discriminación por credo. Para ello, se materializan tres objetivos específicos. Primero, se pretenden delimitar los dialogemas-estereotipo del pagano bíblico y el pagano mediático por medio de su lectura en los textos sacros,  su difusión actual en los medios de comunicación, y las imágenes transicionales de Francisco de Goya y Lucientes, pintor vivo y activo durante y posterior a la Inquisición Española, y quién estudia las imágenes de estos dialogemas en sus pinturas. Segundo, se busca comparar los estereotipos paganos bíblico y mediático con la exposición del paganismo cultural proporcionada por el grupo Paganismo en Costa Rica, con lo cual, por último, se pretende desglosar críticas y recomendaciones necesarias en los procesos ya efectuados por la comunidad pagana en Costa Rica que maximicen la concientización de la población sobre el paganismo y que fomenten la no discriminación a las religiones paganas en Costa Rica.

Entre  el sujeto cultural y el dialogismo en la interpretación del texto cultural del paganismo.

Dicha investigación delimita sus instrumentos epistemológicos en el marco de la exploración y el análisis teórico. Se marcarán las pautas a partir de la teoría del sujeto cultural y los dialogismos de Cros y Bajtin, respectivamente, cruzados por la teoría hierofánica de Eliade. A partir de dicha teoría es que se definirá el apartado de definición espacial. Se llevará a cabo una serie de críticas y recomendaciones alrededor de los procesos ya empleados por la comunidad pagana para visibilizar su subcultura, en específico el Festival Intercultural Gaia.

Este primer acercamiento será exploratorio, en tanto se limitará a construir el método de recopilación, análisis y síntesis sobre dichos hechos social, y crítico-analítico en tanto a que se reforzará un plan de acción basado en los hallazgos posteriores a la recopilación y análisis. Este trabajo no pretende una aplicación inmediata de las correcciones del plan de acción, ya que su alcance y objetivo no es otro que plantear una serie de recomendaciones a ser utilizadas en caso que sea aplicado por instituciones estatales, de comunicación o la propia comunidad pagana.

 La baraja del tarot

Figura 3. El paganismo visto como estafa. Su devolución a lo profano y su pérdida de la divinidad.

Figura 3. El paganismo visto como estafa. Su devolución a lo profano y su pérdida de la divinidad.

Debido a la alta gama de enfoques que sufre cualquier concepto, se delimitará en este proyecto al paganismo como “un conjunto de creencias milenarias basadas en la idea del equilibrio entre las fuerzas de la Naturaleza y la armonización que los seres vivos tienen con estas” (paganos de Costa Rica, 2007). Así es como los paganos se definen a sí mismos en Costa Rica. Este significante, que para efectos de esta investigación se entenderá como un sujeto cultural, una construcción aplicada del discurso, que nombra y define a los Otros a partir de la subjetividad del receptor colectivo. Este ideologema, suplantará la verdadera existencia del Yo real por un Yo restringido por sus negaciones, los Otros que lo engendran y lo obligan a distinguirse, convirtiendo al objeto físico o al sujeto existente en un lugar-teniente de un discurso que lo envuelve, suplanta, y supera (Cros, 2003). Debido a esto, el paganismo, por ser un Otro frente al discurso de la clase dominante costarricense, pierde su carácter sagrado, por lo que invierte la hierofanía y se consagra como lo profano dentro de la moral del “tico”. Este atributo profano no es único, sino que en él conviven una multiplicidad de voces discursivas, de Otros enfrascados en una nebulosa conceptual (Bajtin, 1982). Estas voces no “[…]transfiguran el lugar en que han acontecido, aquel espacio profano, pasa a ser un espacio sagrado” (Eliade,1964), por lo que se confirma su destitución divina, su potestad anti-hierofánica dentro del discurso dominante. Entonces, debe entenderse el paganismo como el dialogismo entre las voces malditas de la sociedad costarricense, desechadas y negadas por la razón y el judeo-cristianismo.

El pagano: El sujeto cultural, los ideologemas y su lugar-teniente

El paganismo, como sujeto cultural,

“[…] sólo figura en su propio discurso al precio de una escisión entre lo que sería la autenticidad de su ser y el símbolo que lo representa, ya que el sujeto que emerge se inscribe en el discurso con la forma de un lugar-teniente: el sujeto aparece siempre representado en el lenguaje en detrimento de su verdad; esta representación implica el desvanecimiento del sujeto del inconsciente o sujeto del deseo, la imposibilidad que éste tiene de expresar él mismo la autenticidad de su deseo, enmascarada por el lenguaje” (Cros, 2003).

Por lo anterior, para poder trabajar sobre métodos comunicativos efectivos para lograr concientizar a la población sobre la realidad pagana, deben definirse, describirse y analizarse como tal los dos ideologemas principales en los que hoy habita, y una descripción lo más cercana posible a un tercer ideologema, que no es otra cosa que el mismo lugar-teniente. Para ello, se definirá sobre su autodefinición, que, al no tratarse como otredad, logrará un cercanía mayor al verdadero colectivo de estudio. Sin embargo, para los otros dos ideologemas en conflicto, entiéndase, estereotipos, se apoyarán las descripciones tanto en su fuente de origen, como en los las pinturas de Francisco de Goya y Lucientes (1746-1828), hombre que, dentro de su formación romántica, estudia en sus obras el paganismo tanto desde la visión eclesiástica como de la razón iluminada. Además, debe recordarse que dicho pintor vivió durante el último siglo de la Inquisición Española (la cual culmina oficialmente en 1812, y en la práctica en 1834).

Ya en  la constitución política de 1949 en  Costa Rica se establece, que la religión oficial del país es la católica, sin embargo también se establece que existe la libertad de culto, es decir que cualquier costarricense tiene el derecho a poseer cualquier creencia religiosa fuera de la religión oficial, esto lo podemos comprobar al ver en los diversos grupos religiosos del país, entre estos se encuentran los protestantes, testigos de Jehová, los Judíos, mormones entre otros grupos religiosos, entre los que podemos contar sin duda a los grupos paganos.

 Las tres caras del pagano

  1. Primera Cara: La bruja y la biblia

Frecuentemente apodados como Hijos de Caín, los paganos son, dentro de la cultura cristiana, designados como los desterrados por Moisés por su veneración a Baal, o los seguidores de Lilith, que quien, como súcubo ordinaria en occidente, sería para los judíos y las culturas mesopotámicas la primera mujer de Adán.

De ahí el origen femenino del mal en la visión judeo-cristiana (Cros, 2003), que culminó con la desaparición de Lilith y la inclusión del pecado original en la compilación posterior de la Biblia. Dicha feminidad, asociada con la imagen estereotípica de la madre, pero también como súcubo, y asocia a la naturaleza como creación divina de Dios, pero a su vez como falsa profeta y conspiradora en el pecado.

“Porque el tiempo ya pasado os es suficiente para haber hecho lo que agrada a los gentiles, habiendo andado en sensualidad, lujurias, borracheras, orgías, embriagueces y abominables idolatrías” (Pedro 4:3, Nueva Biblia de los Hispanos)

Figura 1. Aquelarre, Francisco de Goya y Lucientes

Figura 4. Aquelarre, Francisco de Goya y Lucientes

Quien cree en natura cree en la maldad, y se asocia con lo satánico. Este dialogismo puede verse de mejor manera en la Figura 1. En El Aquelarre de Goya, “se recurre inevitablemente a los géneros discursivos en los que se realizan los estratos” (Bajtin, 1982), que surgen como “una nueva percepción del oyente como participante de la plática” (Bajtin, 1982).

La hierofanía lunar, que plantea Eliade, existe universalmente en los cultos paganos como la construcción materna de la creación, quien erige el tiempo y comanda los rituales de agradecimiento e invocación. No es fortuita la aparición exclusiva de mujeres en la imagen, ni mucho menos la entrega de sus hijos cual tributo al chivo. Tal bestia, basada en la imagen de Baal y otros dioses antiguos que enemistaron con el Yahvé y Jehová del judeo-cristianismo, representan lo profano, pero no como contradicción apunto de resolverse, sino como una regresión, una hierofanía que cayó de su altar. Pero en aquel tiempo, cuando no conocíais a Dios, erais siervos de aquellos que por naturaleza no son dioses (Gálatas 4:8, Nueva Biblia de los Hispanos).

Las madres que entregan a sus hijos, como la visión de la súcubo original entregándose al pecado, muestra el sendero que depara a aquellos que crean en la madre naturaleza, representada en la corona de laureles que ostenta el chivo (y que representa las múltiples religiones paganas que dominaron a Roma en sus primeras etapas): “Dejadlos; son ciegos guías de ciegos. Y si un ciego guía a otro ciego, ambos caerán en el hoyo” (Mateo 15:14, Nueva Biblia de los Hispanos).

El cabro, como representación de lo pagano, lo diabólico, lo profano, observa inclemente y desinteresado la muerte tanto de las brujas madres como de sus retoños, y conserva la imagen que imprimen los judeocristianos sobre los falsos ídolos: “Lo levantan en hombros y lo llevan; lo colocan en su lugar y allí se está. No se mueve de su lugar. Aunque alguno clame a él, no responde, de su angustia no lo libra” (Isaías 46:7, Nueva Biblia de los Hispanos).

  1. Segunda Cara: El mal de amores y los medios

Proclamó Goebbels que una mentira repetida adecuadamente mil veces se convierte en una verdad” y extendía el medio pensando “en la prensa como un gran teclado en que puede tocar el gobierno”. El ministro de comunicación del Tercer Reich sirve de antesala para entender la función sociológica de los medios masivos en la construcción de ideologemas.

El concepto discursivo del lugar-teniente, independientemente de su origen como sujeto cultural, recurre a las recepción incondicional del espectador moderno para reconstruirse y regenerarse. Como exposición radioactiva, el discurso de la clase dominante es divulgado progresiva y recurrentemente, determinando la cultura dominante, y la visión de la otredad con la que se enfocan los acercamientos a las subculturas y minorías, entre ellas el paganismo.

Figura 2. Saturno devorando a su hijo, Francisco de Goya y Lucientes

Figura 5. Saturno devorando a su hijo, Francisco de Goya y Lucientes

La Figura 2, el Saturno devorando a su hijo, circunscribe la función de los medios, que no es otro que el mismo dialogismo que se obtiene de este mito primigenio al dibujarse y desdibujarse sobre el paganismo. El Dios que devora, que se alimenta del prójimo, del propio hijo. Basado en el mito de Saturno, o Crono, según la mitología, representando el tiempo y adueñándose de los imperios del cielo, se convierte en una hierofanía solar, en el que como padre, se vuelve la divinidad absoluta, incuestionable.

Esta hierofanía describe tanto la percepción de Goebbels sobre los medios de comunicación, que devora a sus hijos rebeldes según la necesidad del discurso dominante, como del paganismo, esa ideología metafísica pasional que devora a la razón de un bocado.

La maldad del engaño es la base del ideologema del pagano sobre el que se construye el YO no-cristiano del costarricense, que, lejos de deshacerse de la cristiandad dentro de su linaje cultural, la transforma en virtud de la razón ilustrada para darle forma, como una nueva voz bajtiniana, a lo oculto y lo profano de natura dentro de este nuevo cosmos político y mundano.

En este país semicolonial, la lectura dialógica del Goya sobre la realidad de los otros, como posibles usurpadores, presenta no sólo la visión original del judeo-cristianismo, quien tuvo que absorber ritos y costumbres de sus detractores para ganarlos a sus filas, sino que, con la llegada de la conquista española, vuelve homónimo al pagano y al aborigen.

La disputa entre Sepúlveda y de las Casas cobra más que nunca vigencia (Cros, 2003), y origina un retroceso cultural, que, acuerpado por la globalización, acerca al individuo a satanizar todo lo que no se acerque al Otro superior Europeo, pero ya no desde la visión de la religión oficial, sino de la ciencia y la cultura dominante del conquistador, ahora potencia económica. En este acercamiento, lo aborigen se asocia con lo inferior (Cros, 2003), y las similitudes con el paganismo lo amarran al retraso intelectual y cultural.

Al representar inferioridad, desconocimiento, e incluso oscurantismo, el pagano no es tomado como religión, sino como estafa, no sólo a la economía del individuo, como plantean los medios, sino al capital intelectual de los individuos pasionales. Estos brujos y chamanes ‘se aprovechan de personas que buscan soluciones mágicas a sus problemas. Es gente que quiere tener mucho y dinero y fama pero sin trabajar’ (El Espectador, 8 de agosto del 2010).

El mal de amores, como se titula este apartado, no es sino el más común de los timos con los que se evoca al ocultismo en la psique colectiva, enfatizando la carencia de comunicación y socialización en esta nueva cultura tecnológica, imbuida por la posmodernidad individualista y la reclusión en los medios sociales. Es ahí donde el ideologema, y por ende la discriminación, se construyen, validando el Yo cultural por medio de la proyección de sus carencias en la debilidad de los otros (Cros, 2003)

Crítica al Festival Intercultural Gaia 2014

Tabla 1. Imagen de Propaganda e Itinerario editado del Festival Intercultural Gaia 2014 (Paganos de Costa Rica, 2014)

Figura 4

ENTRADA GRATUITA: este es un evento sin fines de lucro

Festival Intercultural Gaia 2014.

El Festival es una forma de proyectar filosofías, estilos de vida y espiritualidad alternativas. Es un evento que involucra charlas, talleres, exposiciones y lecturas de Tarot.

¡ Quedan cordialmente invitados !

10:00 am: Ceremonia de Apertura.

11:00 am: Taller de Danza del Vientre (Sanación Zaar).

12:30 pm: Conversatorio sobre Misticismo y Esoterismo: Búsqueda de la Iluminación. Invitados: Iniciados en Masonería, Rosacrucismo, Wicca y Thelema.

2:00 pm: Taller de Balance de Chakras.

3:30 pm: Videoconferencia Internacional: ¿Qué es el Druidismo?, por parte de la Druidesa Marta Vey (Arbandrui) líder de la Hermandad Druida DunAilinne desde Barcelona, España.

5:00 pm: Charla: Wicca y Thelema: Escuelas de Misterios Hermanas.

6:00 pm: Acto de clausura: Presentaciones artísticas.

– Campaña de Bienestar Animal.

– Lecturas de Tarot (a partir de las 2:00pm).

– Exposición y venta de arte y artesanía.

La Tabla 1 muestra no sólo la organización del último Festival Intercultural Gaia, posterior al conflicto sucedido en 2013, sino que además enseña la forma de la comunidad pagana en abordar su divulgación, para concientizar al pueblo costarricense sobre el verdadero sujeto cultural (con los desfases que eso implica, por ser inevitablemente parte de otro discurso, ahora desde el Yo y no de los otros) con el que ellos se identifican, y los motivos por los que su subcultura no debe ser discriminada.

Sin embargo, el enfoque dado a esta actividad prioriza la adaptación del paganismo a las necesidades modernas dictadas por el discurso hegemónico, el gran legitimador de su legalidad. La inclusión de actividades de interés público, ajenas al paganismo convencional, como La Danza del Vientre y La Campaña de Bienestar, acercan más a esta actividad, así como el nuevo dialogismo del ideologema pagano en una redefinición del ambientalismo y el retorno del fenómeno hippie, donde el budismo fue la filosofía de vida incrustada entre la posmodernidad adolescente, ajena a su cultura, de los 80’s.

Figura 3. Paganos se juntaron, La Nación.

Figura 6. Paganos se juntaron, La Nación.

Entonces, la comunidad pagana funciona como un catalizador para acelerar el proceso de profanar la hierofanía de su religión, generando un pastiche cultural que inhibe la verdadera aprehensión del paganismo como “verdadera” cultura.

Por otro lado, el énfasis en las Lecturas del Tarot, el Esoterismo y el Misticismo incrementan el morbo generado alrededor del dialogismo de la bola de cristal, que, más que ayudar a desmitificar el engaño que sugiere el paganismo, refuerza el discurso de los medios de comunicación. En la Figura 3, se puede ver como los medios resumen lo pasional y mundano del ejercicio místico y esotérico, y el carácter amarillista que deslegitima cualquier veracidad del documento, o del contenido.

Incluso, la necesidad contemporánea del costarricense de fortalecer su nacionalismo, luego de la crisis política posterior al TLC, ha hecho que los mismos paganos incorporen una nueva definición del paganismo ajena a su origen, que, más que devolverles su hierofanía, ceden completamente a la Europeización del individuo supremo la posibilidad de crecer como subcultura.

“Los indígenas costarricenses tenían en su forma de vida cultos no cristianos (paganos). Y muchas de las costumbres actuales tienen su origen en el paganismo, por lo tanto sin importar la religión de cada quién, esta es una manera de conocer nuestras raíces”, amplió Barahona.” (Paganos de Costa Rica, 2013)

Al compararse con el indígena, buscan ser considerados parte autóctona de la identidad costarricense, lo que culmina por afianzar la supuesta inferioridad de la que se atribuye la razón iluminada contra la pasión ferviente que rodea la imagen del aborigen. Además, el anacronismo y el pastiche cultural toman una nueva forma, aún más devastadora, que vuelve a la sombra del aborigen el nuevo Saturno del paganismo. Ya no será devorado por sus propios estereotipos, sino que será diluido en un estereotipo más general, el pachamamico, perdiendo para siempre su identidad y su hierofanía. El pachamamico, como suele decírsele a los activistas ambientales y los fanáticos de la ecología, absorbe de lleno la identidad cultural y al sujeto mismo, desdibujando al ideologema junto con el lugar-teniente en el abismo de otro sujeto cultural mucho más joven, ampliamente conocido, así como discriminado.

Conclusiones y Recomendaciones: En defensa del paganismo

Al incursionar en el primer y segundo objetivo, se puede observar como el ideologema del paganismo dialoga recurrentemente consigo mismo, y baila entre lo que se denominaron como los ideologemas de la bruja y la bola de cristal. La combinación entre ambos nos lleva al segundo objetivo, en el que se descubre que el carácter semicolonial de Costa Rica genera en el paganismo una presión por adaptarse a las particularidades del subdesarollo, haciéndolo un pastiche del período hippie en vez de retomar su camino hierofánico. Esto se demuestra en la apuesta de la comunidad pagana para visibilizar su cultura, que se reduce a incluir actividades más vagas y generales que, en vez de transformar el ideologema del paganismo, lo refuerzan. Ambos ideologemas del paganismo se terminan desdibujando en el ambientalismo, y pierden por segunda vez su hierofanía, así como su identidad, dentro de un nuevo ideologema: el pachamamico. Este tercer ideologema se observa al lograr el segundo objetivo, en el que la visión de la comunidad pagana costarricense de sí mismos se va diluyendo en estas nuevas corrientes ambientales producto de la adaptación al contexto socio-histórico.

Por la vía previamente descrita, se logra el tercer objetivo, donde se recomienda que las futuras actividades de la comunidad pagana costarricense se desliguen de toda actividad no pagana. Se recomienda además que se haga una diferenciación clara entre el ambientalismo como movimiento político y el paganismo como espacio espiritual, así como evitar que las actividades base del festival sean solo en aquellas que, si bien se han utilizado históricamente por el paganismo, refuerzan el ideologema de la bola de cristal. Se recomienda, por último impartir seminarios de Historia de las religiones antiguas, para reconstruir los orígenes del paganismo y el proceso de absorción y deterioro del mismo por sus contradicciones y luchas con las religiones judeo-cristianas. Con las observaciones y recomendaciones anteriores se verifica la hipótesis, al tener que reestructurarse las actividades ya existentes para así generar nuevas propuestas que apoyen al paganismo, el alto a su discriminación, y el incentivo sobre la libertad de credo.

Referencias

Anuncios

Una respuesta a “El pagano, la bruja y el Tarot: combatiendo los estigmas de las religiones ocultas Por: Cinthya Serrano

  1. ¡Lástima que Cinthya Serrano no haya asistido nunca a ninguno de nuestros festivales! Así, se hubiera dado cuenta que la mitad de lo que expone en este pseudo artículo es más falso que un billete de $3.
    ¿Qué sabe ella sobre de cuál debe ser el camino de nuestro grupo?
    ¿Cómo sabe ella que no tuvimos charlas sobre religiones antiguas?
    ¿Por qué se atreve a decir que no podemos compararnos con grupos nativos americanos?
    Y dejo ahí las preguntas, quedará en la conciencia de la señora Serrano si hizo un trabajo serio, o solamente como buena tica promedio, se dedicó a serruchar el piso… pero a la distancia, donde resulta más fácil hacerlo, y sin derecho a respuesta. ¡Tìpico!
    Sobre Universos Desconocidos y los charlatanes que salen ahí, no tienen nada que ver con el paganismo, ni con Paganos de Costa Rica, ni con nuestro festival cultural.
    Segundo, sobre las fotos al tarot, las notas en diarios del Grupo Nación las editan los reporteros y fotógrafos, no tenemos control sobre lo que ellos van a enfatizar. Mejor hubiera ido al evento y la crítica hubiera estado un poco más atinada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s