La asimilación de la cultura china en la sociedad costarricense. Por: Camila Ayelén Pérez Bazzano.

INTRODUCCIÓN:

El fenómeno de la “chinitud” en Costa Rica ha venido presentando un crecimiento cada vez mayor, el cual puede apreciarse por medio de los grandes y numerosos restaurantes de comida china y la popularidad de estos; en cada barrio se ha establecido algún súper chino como la tiendita abastecedora del sector, e incluso esta penetración cultural ha comenzado a inmiscuirse de una forma suspicaz pero efectiva en la gastronomía de la que disponen diversas festividades sociales y otras actividades típicas del país.

Esta penetración cultural de origen chino está tan arraigada en la sociedad actual, que ya forma parte del panorama propio del país. Si antes suponía todo un acontecimiento el ver algún negocio chino intentando subsistir y desarrollarse en una sociedad que todavía estaba construyendo su identidad nacional, hoy aceptamos como parte del paisaje los coloridos y despampanantes restaurantes chinos con sus figuras doradas de dragones e ideogramas incomprensibles para la mayor parte de la población nativa.

Mini súper chino

Mini súper chino

Esta aceptación de la estampa china en determinados sectores se ha vuelto tan natural para el costarricense que hasta se ha incorporado en frases de uso diario la presencia del extranjero asiático: “Voy al chino de la esquina” (por: “voy al mini súper de la esquina”), “vamos a comer al chino(entendiéndose aquí “chino” por “restaurante chino”), entre otra variada gama de frases que contienen implícita la mención del aludido oriental para referirse a distintas situaciones, tan comunes que las inferencias son inmediatamente obvias.

Pero pese a esta naturalización de la corriente china que ha tenido tanto auge en los últimos tiempos, ¿cómo se concibe a ese otro que hace posible que tengamos todos estos recursos (mini súpers chinos, comida china, medicina tradicional oriental) al alcance de todos? Si bien la influencia que este gigante asiático ha alcanzado en nuestro país es tal, que los elementos de su cultura ya no despiertan extrañeza o discordancia de nuestro entorno, no significa que haya penetrado en la sociedad costarricense con poco esfuerzo.

Como se verá más adelante, todo esto es producto de un largo y tedioso proceso de adaptación y aceptación, a causa de las grandes migraciones chinas que han ocurrido y se mantienen hasta la actualidad.

LA HUELLA DE LA INMIGRACIÓN CHINA DESDE OTROS ÁNGULOS chinitud9

El tema de los inmigrantes chinos en Costa Rica ya ha sido abordado anteriormente por los autores Marlene Loría Chaves y Alonso Rodríguez Chaves en su artículo “La inmigración china a Costa Rica. Entre la explotación y la exclusión”, donde exponen asuntos de gran relevancia para esta investigación, como la discriminación histórica que ha sufrido esta población en el país, los motivos de su llegada, y la construcción del discurso identitario excluyente y racista, al cual, pese a todo, estos inmigrantes lograron sobrevivir para prevalecer.

Más adelante se retomará esta reseña histórica, con mayores detalles sobre la situación en la que vivían los primeros inmigrantes chinos que llegaron al país en busca de oportunidades.

Por otro lado, artículos de periódico tales como “La huella de inmigrantes chinos en Costa Rica”, del periodista Alejandro Arley Vargas, realizan un contraste con esta situación, pues se aborda este tema desde un punto de vista más actual y optimista, en el que normalmente se hace un recuento de determinadas familias chinas que han logrado obtener algún tipo de reconocimiento en distintos ámbitos de la sociedad costarricense, lo que supone un registro más actualizado de los hechos y además serviría a modo de homenaje hacia estas personas.

Esta visión proporcionada por los medios de comunicación en la actualidad, aunque sean escasas las ocasiones en las que dedican algún reportaje a este sector de la población, sirve para contraponerse con este primer discurso excluyente que se ha venido forjando desde el momento de su llegada.

DESDE EL PUNTO DE VISTA DE ESTA INVESTIGACIÓN…

El punto de análisis del proyecto está orientado hacia el impacto cultural y el grado de asimilación que ha tenido esta corriente china en el país, de modo que pueda determinarse no sólo la influencia social que ha generado, sino además la importancia que supone para Costa Rica la presencia del chino y las relaciones establecidas con el mencionado país asiático.

CHINITUD DESDE DISTINTAS ÁREAS

Las premisas sobre las que se basa este proyecto son las siguientes:

En primera instancia, es notorio que con el paso del tiempo, una gran parte de las costumbres chinas han influenciado las propias del país.

Esto puede evidenciarse de diversas maneras y en distintos ámbitos culturales, como lo es la gastronomía; si bien antes para cualquier tipo de evento popular o celebración festiva se servían los tradicionales platillos costarricenses (arroz con pollo, patacones, frijol molido, arroz y frijoles), la tendencia actual está marcando un añadido de elementos chinos a estos alimentos, como la introducción del chop suey, o incluso híbridos que contengan el tradicional toque chino y los elementos propios de la cultura nacional, tal es el caso del “arroz cantonés”, que no es más que una adaptación de la gastronomía china a la costarricense.

chinitud4En otros ámbitos, la estampa china se evidencia en determinados sectores sociales, siendo uno de ellos el de la construcción. Muchas de las edificaciones nacionales e importantes centros culturales del país llevan implícita en cierta medida alguna marca o emblema chino.

Tal es el caso del Estadio Nacional, el cual, irónicamente, fue un regalo de China. De este modo, el Estadio Nacional se convierte en el pilar más fuerte de la chinitud en Costa Rica, ya que algo que debería ser un símbolo identitario, como lo fue el Teatro Nacional en su época, ha sido suministrado por un extranjero que financió su construcción, con su propia mano de obra, y por ende, no debería extrañarle a nadie el hecho de encontrar un emblema chino en el Estadio Nacional de Costa Rica.

Otra muestra clara de que la presencia china ya se ha arraigado y establecido en el país es la aparición de los súpers chinos en casi todos los barrios. El auge de estos mercados es tal que una gran cantidad de familias chinas se dedican al dicho negocio, pues ya se lo han reservado como una fuente segura de ingresos. Como resultado de esta situación, lo que sería la tradicional pulpería de barrio, muchas veces rivaliza contra el abastecedor chino que contiene una gama muy variada y amplia de productos de fácil y económico acceso.

chinitud7Además de las áreas culturales que manifiestan una activa presencia china, esta también se manifiesta en el ámbito educativo. Cada día hay más personas que se dedican al aprendizaje del mandarín como segunda o tercera lengua, puesto que la presencia china en el mercado se vuelve cada vez mayor, lo cual comienza a marcar una tendencia que podría ser determinante en un futuro.  

Y DE ESTA MANERA…

Con base en estos elementos, podría determinarse el grado del impacto cultural que ha tenido la cultura china en la sociedad costarricense, así como los cambios que esta inserción podría traer a futuro, según el desarrollo de las poblaciones chinas a nivel mundial.

SOBRE ESTA INVESTIGACIÓN…

Es por esto que el trabajo de investigación tiene como principal objetivo determinar el impacto cultural que ha tenido la cultura china en Costa Rica. A su vez, se busca estudiar la construcción que se elabora del sujeto cultural costarricense frente a la aparición del inmigrante chino en el territorio nacional. Para ello se identificarán las vías que utiliza la cultura china para introducirse en las costumbres de una sociedad centroamericana como esta, e igualmente se quiere determinar el grado en el que influye socialmente esta nueva corriente cultural en la identidad nacional.

DESDE LA PERSPECTIVA DE CROS Y OTROS AUTORES

Esta investigación cuenta como base teórica el texto de El Sujeto Cultural de Edmon Cros, mediante el cual se abordarán determinados conceptos con el fin de esclarecer los componentes de la identidad nacional que entran en conflicto con los aportados por extranjeros, y los motivos por los cuales se da este choque.

Para lograr una mayor comprensión sobre este acontecimiento a nivel nacional, se harán las menciones históricas pertinentes extraídas del artículo “La inmigración china a Costa Rica. Entre la explotación y la exclusión”, de Marlene Loría Chaves y Alonso Rodríguez Chaves. Este texto brinda importantes datos que abarcan con sumo detalle la situación de los primeros inmigrantes chinos y su evolución en el país a través de la historia, lo cual contribuye a generar un mayor entendimiento acerca de por qué ciertas áreas de la sociedad costarricense tienen matices o influencias de la cultura china.

chinitud8Además de esto, el artículo periodístico “La huella de inmigrantes chinos en Costa Rica”, de Alejandro Arley Vargas, proporciona una importante información actualizada sobre el estado de algunos inmigrantes chinos en la sociedad moderna, con lo que puede apreciarse el espacio que han logrado hacerse después de mucho esfuerzo y trabajo en la sociedad costarricense.

ALGUNAS DEFINICIONES QUE FACILITARÁN LA COMPRENSIÓN DE CONCEPTOS:

Para comprender con exactitud algunos aspectos de este trabajo es necesario aclarar algunos términos de uso frecuente:

El concepto de “chinitud” hace referencia al proceso mediante el cual las costumbres chinas se transforman en parte del ambiente y la sociedad costarricense.

El sincretismo cultural se entiende en esta investigación como la forma en la que dos doctrinas distintas intentan convivir juntas, de modo que puedan llegar a mezclarse en determinados aspectos.

La sociedad o país anfitrión es el país que acoge a estos inmigrantes. O más específicamente: el país al que van a residir.

LA CONSTRUCCIÓN DEL SUJETO CULTURAL COSTARRICENSE FRENTE A LA APARICIÓN DEL INMIGRANTE CHINO EN TERRITORIO NACIONAL

Según Edmon Cros, “la cultura sólo existe en la medida en que se diferencia de las otras” (1997, p.9). En otras palabras, para poder identificar y concebir la propia cultura como única y diferente, es necesario contraponerla con las demás. Un claro ejemplo de este mecanismo de construcción identitaria basada en el contraste y la diferenciación, es lo que ocurrió con la llegada del chino a una sociedad costarricense emergente.chinitud11

El artículo de Marlene Loría Caves y Alonso Rodríguez Chaves, sugiere que “en 1855, ingresó por la costa pacífica de Costa Rica el primer grupo de estos inmigrantes” (2001, p.164), quienes posteriormente serían contratados para la construcción del ferrocarril.

Por aquella época, Costa Rica todavía se encontraba en aras de construir su identidad nacional, por lo que fue el momento propicio para que pudiesen emerger todo tipo de discursos racistas y excluyentes; se estableció la imagen del costarricense como el pueblerino pacífico, humilde y de piel blanca, para lo cual intentaron incentivar la migración principalmente de europeos, intención que no dio los frutos esperados, pues fueron muy pocos quienes llegaron al país.

Por otro lado, comenzaron a llegar en masa aquellos inmigrantes “no deseados”, ya fuesen negros que las empresas contrataban para obligarlos a trabajar de las maneras más inhumanas, o los mismos chinos, a quienes trajeron como mano de obra barata. Las diferencias raciales, étnicas y lingüísticas de estos dos grupos, sirvieron como base para establecer una imagen peyorativa y así poder designarlos como “el otro” indeseable. La intolerancia que se dio en contra de los chinos fue tal, que incluso se tomaron medidas extremas y repudiables, que tuvieron como fin desalentar la llegada de más chinos al país.

Se les prohibió salir de chinitud10sus zonas de trabajo para evitar que llegasen a las partes más pobladas, pues según el discurso racista de la época, ellos simplemente eran “salvajes” que no merecían el goce de conocer la civilización. Se compraron y vendieron chinos como esclavos, e incluso el gobierno decretó fuertes y excesivas leyes contra estos inmigrantes, para así evitar por todos los medios que llegasen a suelo costarricense.

Ninguna de estas medidas evitó que estos asiáticos continuasen ingeniándoselas para poder llegar al territorio nacional, por lo que los ataques contra este grupo étnico se volvieron sustancialmente más fuertes; al menos en cuanto al ámbito discursivo, puesto que “en Costa Rica se consideró que su presencia contaminaba la sangre y debilitaba a los nacionales, por ser portadores junto a la miseria y la suciedad, de gran cantidad de enfermedades” (Loría & Rodríguez, 2001, p.182).

Finalmente, el ideal de “blanquitud” y sangre europea en el país fue diluyéndose con el pasar de los años, pues la población china que a pesar de todo, logró instaurarse en el país, comenzó a buscar por sus propios medios las maneras más adecuadas para la supervivencia. Tras ganar una relativa fuerza como sector social, se fueron alejando de las empresas explotadoras para emprender sus propios negocios y así poder sustentarse por su propia cuenta.

Al día de hoy, es posible ver que estos pequeños negocios emprendedores con los que comenzaron, son incluso parte del paisaje local. A nadie le extraña ver mini súpers chinos en la esquina del barrio, ni tampoco los coloridos restaurantes de comida china que invitan al antojo de los ciudadanos con sus manjares exóticos.

VÍAS QUE UTILIZA LA CULTURA CHINA PARA INTRODUCIRSE EN LA SOCIEDAD COSTARRICENSE

Una manera eficaz en la que la cultura extranjera puede mezclarse con la nacional es mediante la introducción de algunos de sus elementos en las esferas populares. En el caso de China, su presencia en algunos sectores ha sido tan exitosa que en muchas ocasiones se convierte en un elemento más de los tantos aspectos que conforman la esfera cultural.

Barrio chino

Barrio chino

Si se ve incluso un poco más allá de las fronteras de Costa Rica, el ejemplo es mucho más amplio. En el resto de los países de Latinoamérica (e incluso en el resto del mundo) sucede lo mismo: la cultura china ha sabido seducir hábilmente a los habitantes mediante sus atractivos culturales, para de este modo ser aceptada en algún sector de la sociedad anfitriona.

¿Pero por qué ocurre esto? ¿Por qué China tiene esta necesidad de introducirse en las esferas sociales de los distintos países, contando ya con su propia comunidad étnica en dicha región?

La respuesta es bastante simple: la superpoblación que sufre China ha impulsado a sus habitantes a migrar y buscar otros sitios fuera del país para establecerse. La cantidad de inmigrantes es considerablemente grande, por lo que naturalmente llegarán a formar una comunidad cada vez más numerosa en el país donde se establezcan, y así, eventualmente, esa comunidad buscará obtener un empoderamiento cada vez mayor dentro de la sociedad anfitriona.

Esta superpoblación puede derivar en distintas consecuencias, pero las más importantes son dos: La primera y más frecuente ante su llegada, será la explotación y discriminación a la que se exponen los inmigrantes por su propia necesidad económica, lo cual eventualmente los llevará a ser explotados en trabajos ilegales, o incluso a la esclavitud, como señalan Marlene Loría Chaves y Alonso Rodríguez Chaves en su artículo: “… se les trató como un objeto con el que se pudo lucrar. En muchos casos, los chinos fueron considerados propiedad de la persona a la cual les había contratado, carecían de derechos y no tenían libre desplazamiento, entre otras cosas” (2001, p.169).

La segunda consecuencia viene a ser el resultado final una vez se ha superado la primera etapa de lucha y discriminación; la aceptación y tolerancia, mediante la cual tienen permitido establecerse como comunidad y desarrollar un espacio para ellos dentro de la sociedad, siempre dentro de las limitaciones impuestas por la discriminación racial, la cual todavía se mantiene vigente.

Es gracias a esta relativa apertura que a fin de cuentas existen tantos negocios chinos, ya sea de comida, como de venta de productos de toda índole a precios relativamente bajos.

Este es, en síntesis, el modo más eficaz en el que la cultura china logra inmiscuirse entre las sociedades anfitrionas, para así comenzar a formar parte de ellas armoniosamente. Y de esta forma, elementos chinos comienzan a aflorar en el paisaje nacional: se instaura la presencia de mini súpers chinos como el abastecedor local del barrio, surgen restaurantes de comida china en los centros de más movimiento, y de este modo se van transformando en simplemente un elemento más de la sociedad.

INFLUENCIA SOCIAL QUE ESTA NUEVA CORRIENTE CULTURAL EJERCE SOBRE LA IDENTIDAD NACIONAL

El siguiente aspecto a tratar guarda una estrecha relación con el contenido del apartado anterior. Especialmente porque es gracias a esas vías de infiltración que emplea la cultura china, que existen elementos sobre los cuales ejercer un análisis.

Retomando la propuesta de Edmon Cros, el “yo cultural” sirve como instancia identitaria que nos diferencia del resto, precisamente porque gracias a la existencia de ese “otro cultural”, es posible conocer a mi “yo cultural”, que a su vez se identifica con una serie de rasgos identitarios como lo son los colores patrios, el himno, e incluso recursos de carácter menos oficialista, como los platillos típicos de la región, los bailes populares, las actividades festivas, y un largo etcétera.

Desde el momento en el que esas tradiciones populares se ven influenciadas de alguna manera por las costumbres traídas por los inmigrantes, se hace evidente que el impacto cultural que ha tenido la tradición extranjera fue lo suficientemente influyente como para penetrar hasta lo más hondo de los rasgos identitarios del país.

chinitud1Esta afirmación puede corroborarse con un ejemplo sencillo: la inclusión de la gastronomía china al menú que suele servirse en determinadas actividades nacionales, como el famoso chop suey, el pollo en salsa agridulce, e incluso platos híbridos y adaptados especialmente para obtener una mayor aceptación en la sociedad anfitriona, como lo es el arroz cantonés.

Más allá del aporte que los propios inmigrantes hacen al país para poder pertenecer a un sector social aceptado por el nacional, los propios locales crean puertas de acceso para permitirle al extranjero hasta cierto punto un reconocimiento, que si bien no es exactamente el que este busca, por lo menos lo ayuda a convertirse en un individuo visible; este tipo de “aceptación” social se encuentra en el chiste.

El chiste se burla del otro. Usualmente resalta aquellos rasgos “característicos” del extranjero, a los cuales se les otorga un valor negativo y muy peyorativo, para luego contraponerlos con los valores impecables del nacional, con la finalidad de hacer lucir éticamente bien a este último y generar la risa humillando al primero.

Es un medio peyorativo mediante el cual se hace mención de ese otro cultural, pero de alguna forma, también es una vía para darlo a conocer, es un reconocimiento mediante el chiste. Es una forma de hacerlo visible y aceptar su presencia en la sociedad, de modo que el ingreso de la cultura extranjera pueda darse por ambas puertas respectivamente; la de los inmigrantes que intentan penetrar en la esfera popular, y la del pueblo mismo, quien los introduce de una forma distinta al utilizar sus propios medios.

Dicha penetración cultural puede llevarse a cabo porque los elementos de los que la sociedad nacional se está apropiando son socialmente aceptados. Lo mismo ocurre en cierta medida con la medicina oriental, la cual ha ganado un gran auge en el campo de las medicinas optativas; de igual forma sucede con la gran influencia que ha tenido la presencia del inmigrante chino en el ámbito comercial, así como en áreas específicas en las cuales se especializan según las necesidades y posibilidades que les ofrezca el país anfitrión.

Estadio Nacional de Costa Rica

Estadio Nacional de Costa Rica

Pero no todo el traspaso de esta influencia ocurre de una forma tan discreta; China ha crecido considerablemente como potencia, por lo que se han generado una serie de relaciones comerciales entre Costa Rica y el país asiático, de las cuales se han obtenido ciertos “regalos”, como lo fue la construcción del Estadio Nacional. Mediante estos obsequios generosos que dedica China a sus países socios, se asegura de dejar su estampa en la sociedad, lo cual vendría a reafirmar la presencia china cada vez más numerosa e influyente en el país.

No ha sido la primera vez que China le entrega este tipo de obsequios a sus países socios. Una gran cantidad de países de América Latina recibió estadios como regalo por parte del país asiático, pues el fútbol es un elemento cultural extremadamente fuerte en esta región del continente Americano, y China ha sabido sacarle provecho para poder introducirse directamente en esta esfera, la cual es una de las más importantes e influyentes.

De esta manera, China adquiere cierto grado de empoderamiento cultural en sus países socios. Después de todo, el hecho de que a una nación se le “regale” por parte del país extranjero una institución nacional, con un fuerte valor cultural y que representa un importante símbolo identitario, deja mucho que decir con respecto a la identidad nacional que se está adoptando a raíz de esto.

Especialmente si ese monumento identitario lleva impresa la marca de la cultura china, la indudable prueba del poderío y la influencia que es capaz de desarrollar como para dejar su sello implícito en un patrimonio cultural local. Por no mencionar el hecho mismo de que el propio país lo acepte y permita que se dé este empoderamiento, con tal de recibir los beneficios y obsequios que ofrece China.

Son formas mediante las cuales se reafirma con más fuerza la inserción de su comunidad, y a su vez es esa la prueba de que este sector comienza a ganar cada vez más fuerza en el territorio nacional y sus esferas más importantes.

A paso lento, pero seguro, China continúa abriéndose paso por las entrañas de esta sociedad.

CONCLUSIÓN:

El hecho mismo de adaptar determinadas costumbres extranjeras en el marco de la sociedad local es prueba suficiente de que el discurso identitario no es algo que pueda simplemente moldearse según el gusto de las personas; es una realidad que se construye conforme a las necesidades y adaptaciones del país.

La necesidad trajo a los chinos; les abrió las puertas cuando el país necesitaba mano de obra barata que cooperase con la construcción del ferrocarril, y finalmente, gracias a que aquella población marginada y maltratada se atrevió a alzar la voz y luchó por subsistir por sus propios medios, la sociedad se vio en la obligación de adaptarse ante los cambios y resignarse a aceptar al chino como un componente más de la nación.

A pesar de la construcción identitaria negativa que se le inculcó al pueblo en contra de los chinos hacia principios del siglo XX, la cantidad de inmigrantes provenientes del continente asiático fue tal, que no se le pudo seguir ignorando más. Es un hecho que esta migración trajo además un importante desarrollo al país, y ese aporte generó al fin y al cabo un reconocimiento de dicho grupo étnico en la sociedad anfitriona.

Esto facilitó las condiciones de vida de muchas familias chinas, quienes probaron suerte en los mercados en los que mundialmente comenzaban a tener éxito en otros países del continente, como el comercio y las cadenas de comida, principalmente.

Finalmente, gracias al crecimiento económico que ha tenido China en los últimos años, se ha podido desarrollar como una prometedora potencia, lo cual a su vez ha cambiado de forma relativa el modo de ver a estos inmigrantes en muchos países latinoamericanos.

Su habilidad para introducirse en las esferas populares de los distintos países ha sido tal, que mediante sus generosos regalos, las naciones socias les permiten un importante grado de empoderamiento cultural; no por nada regalan estadios. ¿Qué mejor manera de mezclarse con las culturas populares de América Latina que mediante el fútbol?chinitud6

No obstante y pese a este importante grado de poder que ha tomado China en sus países socios, continúa manifestándose una clara discriminación hacia las personas de esta nacionalidad. Pese a ello, es innegable que su presencia es poderosa y abarcadora en distintas áreas de la sociedad costarricense, y que se han introducido algunas estampas chinas que ya forman parte del paisaje local.

BIBLIOGRAFÍA:

Loría, M. & Rodríguez, A. (2001). La inmigración china en Costa Rica. Entre la explotación y la exclusión. Revista Historia, 44, 159-192. Recuperado el 5 de mayo de 2015, de http://www.revistas.una.ac.cr/index.php/historia/article/view/1835

Trejos, M. (2009). Relaciones China – Costa Rica. Una referencia para Centroamérica. Recuperado el 2 de mayo de 2015, de http://www10.iadb.org/intal/intalcdi/PE/2011/07595.pdf

Vargas, A. A (2007, 24 de junio). La huella de inmigrantes chinos en Costa Rica. Al Día. Recuperado el 8 de mayo de 2015, http://wvw.aldia.cr/ad_ee/2007/junio/24/nacionales1140718.html

Cros, E. (1997). El sujeto cultural. Sociocrítica y psicoanálisis. Buenos Aires- Argentina: Ediciones Corregidor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s