El Festival de la Luz: ¿fiesta popular?

 Debe segmentar de la siguiente manera  con titulos sugestivos: 
Introducción 
Antecedentes 
Justificación 
incluye marco teórico 
premisas 
hipotesis 
objetivos 
Desarrollo 
conclusiones 
Cada uno de los segmentos  debe llevar una deducción que le servirá para las conclusiones 
 
Alejandro Calderón Leal
 
                                                                                                                                                 Por: Alejandro Calderón Leal 

Introducción

Wordle: ale

Desde 1996 se celebra en Costa Rica el Festival de la Luz, como una iniciativa de la municipalidad de San José. En  los últimos años ha ido cobrando importancia como celebración anual. Desfilan por la ciudad grandes carrozas. Pero entonces, ¿que tipo de celebración es? Algunos la llaman fiesta popular. La fiesta popular, en su expresión máxima del carnaval medieval, fue descrita por Mijail Bajtín, ¿puede el festival de la luz responder a las características de la fiesta popular o es otro tipo de fenómeno? Este trabajo tratara de responder a esta pregunta.

EPara aproximarse a la fiesta popular, se utilizará el planteamiento de Mijail Bajtín. Luego, se hará un análisis de la transmisión del Festival de la Luz del 2011. Se escoge este año porque es un punto cercano entre dos eventos controvertidos, que son la apertura de las telecomunicaciones y el acercamiento comercial que se hizo con China. Lo que se tratará de demostrar en este artículo es que este festival no es una celebración popular, sino una evento con intenciones ideológicas por parte de los grupos de poder.

Antecedentes: nuevas textualidades

El festival de la luz es un hecho relativamente reciente, del cúal a la fecha del trabajo no se había realizado ningún acercamiento por parte del análisis textual. Esto significa que tal vez no se le está dando la suficiente importancia como texto cultural. Por lo tanto, es importante que se den acercamientos a diferentes hechos textuales que no necesariamente sean impresos, sino que estén en la cultura, y las costrucciones discursivas que los componen, para lograr un mejor entendimiento de la sociedad en la que se vive.

Justificación: los espacios públicos492042344023a7f15c6bjm4

El festival de la luz utiliza espacios públicos, se cierran calles y se dedica una gran cantidad de recursos, por lo tanto, es muy importante determina que está ocurriendo a nivel discursivo, es decir, a quiénes  se le está dando voz en el festival. ¿Es el pueblo el que logra manifestar su voz, como dice Bajtín que ocurre en la fiesta pública, o son otras esferas las que encuentran un lugar de enunciación?

El carnaval:

Doré_-_Prologue

Imagen para Gargantua y Pantagruel por Gustave Doré

Mijaíl Bajtín  publica en 1965 La cultura popular en la edad media, en este texto hace una análisis de la obre Gargantua y Pantagruel, de Francois Rebelais. En este texto del renacimiento, Bajtín encuentra recogidas las características del carnaval medieval. Antes de hablar del carnaval y entender su significación, es importante situarse, se está analizando del período medieval, en el cual la iglesia ejercía un gran poder. Como describe Bajtín, era un momento en el cual desde el poder se ejercía una campaña de terror:

En boca del poder, la seriedad trataba de intimidar, exigía y prohibía; en boca de los súbditos, por el contrario, temblaba, se sometía, adulaba y bendecía.  (Bajtín, 1999)

Por medio de la promesa de un castigo eterno, la iglesia trataba de mantener su poder. Bajtín también menciona las características de la fiesta oficial, primeramente, es una fiesta cuya concepción del tiempo mira para atrás.

…tendía a consagrar la estabilidad, la inmutabilidad y la perennidad de las reglas que regían el mundo: las jerarquías, valores y normas y tabúes religiosos, políticos y morales.
(Bajtín, 1999)

Ante las tinieblas del castigo divino y la normativa legitimada, existe la fiesta popular. De manera general, una de las maneras en que Bajtín describe el carnaval es como la segunda vida del pueblo. Es decir, ante el horror teológico, la risa, ante las pretensiones de eternidad, el reconocimiento de los ciclos vitales, como lo son la vida y la muerte, ante una sociedad con roles bien definidos, la desaparición de los roles sociales.

En este período, que ocurre justo antes de la cuaresma, el pueblo puede respirar libre. La risa se vuelve fundamental. La risa del carnaval no es la interpretación moderna, la cual, como dice el autor, es un acto negativo, sino, que la risa durante la fiesta popular es ambivalente, integradora. La risa del carnaval señala lo absurdo del poder, de esta manera transportándolo al mismo lugar que todos sobre los cuales se pretende establecer.

 En la fiesta popular, las clases marginadas toman participación en la vida del pueblo, ya que el carnaval es una fiesta no de la que se es espectador, sino que se vive, como si el mundo fuera un gigantesco escenario del cual todos son actores. Una de las sabidurías profundas que Bajtín en su analisis de la obra descubre en Gargantua y Pantagruel, fundamental para el carnaval, es lo que él llama el feliz principio material. De forma resumida, lo que rescata es la materialidad del mundo, ante las pretensiones abstractas del poder. Este principio tiene que ver con los procesos de subsistencia del hombre y con los ciclos vitales del mundo. Tiene  que ver con el rescate de los rasgos grotescos del cuerpo, es decir, con la parte inferior y los agujeros, con la forma como el cuerpo humano interactúa con el mundo.

Tiene que ver con  el ciclo de renovación, de nacimiento y defunción, el carnaval ve esto como un hecho alegre, ya que de esta manera se asegura la inmortalidad del pueblo y la esperanza de un futuro mejor. En la película El Gran de Dictador(1942) de Charles Chaplin, el personaje del comediante durante el clímax de la película da un discurso, en este utiliza una línea que perfectamente ilustra esta concepción de la vida y la muerte:

            El odio de los hombres pasará, y los dictadores mueren, y el poder que le quitaron al pueblo, regresará al pueblo, y mientras mueran los hombres, la libertad no perecerá jamás. (El gran dictador, 1942)

            El carnaval se suele ver como un mundo al revés, pero esta explicación se queda corta, es el mundo al revés, pero en función del bienestar material y la felicidad de todos. Es la destrucción de la marginalización, es el fin de los terrores metafísicos y de las falsas promesas del poder.

Premisas e hipótesis: la fiesta oficial

El Festival de la Luz es una fiesta que no se originó en el seno de una tradición popular, sino que es un proyecto ideológico, por lo tanto, lo que busca es legitimar las acciones de los grupos de poder. Comparar las características de la fiesta popular con el Festival de la Luz permitirá un acercamiento a los mecanismos de legitimación de discurso del poder y a las características de la fiesta oficial. Lo que se descubrirá despúes del análsis será que  los actores, o aquellos que se pueden expresar dentro del festival de la luz, son una minoría, en comparación con la fiesta popular, que brinda voz a aquellos que generalmente no la tienen. 

El Festival de la Luz:

En general, dentro del Festival de la Luz hay dos poderosas voces que  hablan: el estado y los intereses comerciales. Son voces que habla desde el poder. Esta es la primera gran diferencia, y de la que se desprenden las demás, con el carnaval medieval, este es subversivo, el Festival de la Luz es legitimador. Primeramente hay que discutir las relaciones de roles que hay presentes y bien delimitadas: están los espectadores y están los actantes.

A diferencia del carnaval medieval, en el Festival de la Luz hay una delimitación simbólica y física entre el público y la fiesta. Los espectadores se encuentran afuera, separados por una serie de barreras, como lo son las torres policiacas por todo el trayecto del festival y también, delimitando la participación del espectador, está la autoridad del estado para ejercer violencia contra cualquier transgresor. Es decir, cualquiera que tratara de incorporarse o interrumpir la caravana, estaría dando su asentimiento para poder ser víctima de la violencia institucionalizada. Como se mencionó antes, la participación activa una de las características más importantes del carnaval, ya que por una vez, permite a la persona común convertirse en el protagonista, o mejor dicho, dejan de existir protagonistas y existe un espíritu de colectividad.

 En cambio, el Festival de la Luz está hecho para poner en escena los intereses de las clases poderosas. Es importante también mencionar la oposición entre lo alto y lo bajo, entendido como zonas simbólicas del valor del mundo. El poder se sitúa en lo alto, se preocupa por lo que está arriba, simbólicamente, es decir, pretende haber superado las limitaciones del ser humano. En el tiempo que Bajtín analiza el carnaval medieval, esto se ejemplifica en la iglesia y como su preocupación por la salvación del alma, descarta el cuerpo como si fuera  algo impuro. Es decir, en la tierra no importaba el sufrimiento, mientras más adelante se ganara el cielo. Ir arriba, pretender que se es mejor que los instintos animales, el cuerpo, y en particular sus áreas inferiores, se vuelven el lugar donde se coloca la causa del pecado.

La sexualidad se ve reducida a no más que una posibilidad de reproducción, por lo demás, es capaz de condenar las almas al infierno. Esta idea tal vez ya no mantiene toda su significación, ya que la sexualidad es bastante explotada dentro del sistema neoliberal, pero se mantienen características de esta satanización del cuerpo. El Festival de la Luz sufre de una falta de sensualidad bastaste grande. Todos los cuerpos presentes están cubiertos. Ninguna carroza u otro elemento hace referencia a la potencia sexual del ser humano.

Lo más cercano son un par de actos que acompañan algunas de las bandas, pero muy superficialmente. Los cuerpos presentes en el Festival de la Luz son cuerpos sin genitales ni órganos excretores. Es el Festival de la Luz: la luz de la esperanza, la luz de lo divino, la luz de la razón. Es decir, la luz es un elemento celestial y se sitúa en lo más alto en la oposición abajo-arriba. De la misma manera, para entender esta oposición, es importante notar el rol que toma el alcalde de San José dentro de la celebración: tiene  un lugar central, rodeado por grandes artistas del ámbito nacional, está encima de una tarima, es decir, está arriba y todos los ojos están sobre él.

Por unos momentos se vuelve el centro de la celebración. Sería un poco extendido decir que hay un culto a la personalidad, pero ciertamente se pone en el centro un rostro con ciertos intereses políticos que tienen que ver con la popularidad y la aceptación pública, especialmente cuando se toma en cuenta que el alcalde se lanzaría para la presidencia del país en las próximas elecciones. Con este punto, es fundamental notar que en el desfile, el alcalde pasa antes que los mariscales del festivales, a quienes se les dedicó el evento.  Esto es opuesto al carnaval, en el cual las figuras de poder se bajan de su lugar alto y se colocan junto con el resto de los mortales.

Una de las figuras más importantes dentro de la celebración del carnaval es la del “Rey Tonto”. Es decir, toda la autoridad del rey desaparece, sus pretensiones de ser superior al resto de los hombres se disuelve y se pone en evidencia lo absurdo de este discurso. El monarca se une con el resto de los hombres, es un discurso homogeneizador y horizontal. Ciertamente, no se puede hablar dentro del Festival de la Luz, de un “alcalde tonto”, sino todo lo contrario, se presenta como el líder ideal, preocupado por el bienestar del pueblo y excelso. Su discurso de apertura es muy interesante:

araya y mariscales

Discurso de apertura del alcalde Johny Araya

“San José vuelve a brillar con la luz del festival. Y al igual que ha ocurrido los últimos 16 años esta noche, la magia de la luz, el color, la música y la alegría se apoderan de San José. La municipalidad de San José se complace en organizar este evento para todas y todos los costarricenses de todas las edades, pero muy especialmente para la niñez. San José avanza día con día, San José se transforma. Estamos haciendo un esfuerzo por recuperar la identidad de esta ciudad. Y poco a poco, San José va convirtiéndose en el gran punto de encuentro de la sociedad costarricense. Me siento realmente feliz, este año, de poder hacer un homenaje a siete grandes artistas costarricense, que le han dado gloria a las artes y a la cultura y yo les quiero pedir un fuerte aplauso para estos siete artistas que son fuente de inspiración para las nuevas generaciones de costarricense, ellos son: Lola Fernández, Felo García, Rafa Fernández, Isidro Con Wong, Nestor Zeledón, José Sancho y Crisanto Badilla. Muchas gracias por tantas cosas buenas que han hecho por Costa Rica. Quiero dar de esta manera dar por inaugurado el Festival de la Luz 2011. Que dios bendiga a los costarricenses y que pasen una feliz navidad” (Transcripción del discurso de Johny Araya ) 

Es un discurso que habla desde “arriba”, es decir, desde un estado ideal que solo avanza hacia el progreso. ¿De cuál tipo de progreso se está hablando? Cuando se realice el análisis del resto del festival, quedará claro que está hablando de un bienestar dentro de la noción neoliberal del mundo, es decir, la noción de bienestar como progreso material. También, es un discurso que busca legitimar, tanto el festival, como su labor como alcalde y al mismo tiempo, al estado.

Otro punto interesante, podría encontrarse en el valle centralismo evidente en las palabras del alcalde, de nuevo se encuentra un posicionamiento dentro de un escala vertical, es decir, San José está arriba, el resto del país, por lo tanto, se encontraría abajo, siguiéndole. De nuevo, se podría encontrar un interés proselitista, es decir, si San José está tan bien, tendría sentido que el líder encargado de lograr este bienestar tuviera su oportunidad al mando del país.

Este es un discurso que oculta la crisis que atraviesa San José. Andar por las calles de San José es andar por un rompecabezas que se cae a pedazos. Los problemas estructurales, de planeamiento urbano, de marginalización, de violencia, de tráfico sexual, de ser una ciudad sin futuro, desaparecen en las palabras del alcalde. Se podría argumentar que en una festividad no tiene sentido exponer los hechos negativas, pero el alcalde no solamente las está ocultando, sino que también pretende construir a San José como si fuera una especie de utopía. La utopía ciertamente era un elemento importante del carnaval medieval, pero ciertamente no estaba basado en un ideal abstracto de progreso, sino en la satisfacción de las necesidades primordiales, el principio material, la felicidad general y la desaparición de las diferencias sociales.

También, es interesante notar que a pesar de que se supone que el festival está dedicado a las figuras de estos grandes autores nacionales, poco o nada se menciona de su obra, como por ejemplo, de Néstor Zeledón, quien a lo largo de su trayecto como artista ha puesto una gran importancia en la denuncia social. Es decir, se rescata la figura del artista, pero se invisibilidad la trayectoria que podría resultar problemática. El alcalde también habla de rescatar una identidad. Pero más que “rescatar”, se debería hablar de construcción de la identidad. Como más adelante se analizará, es una identidad globalizada, un rápido ejemplo de esto sería como se oculta las luchas sociales detrás del paseo de los estudiantes, al construirse, bajo el mandado de Johnny  Araya, el barrio chino.

Finalmente, se reproduce la idea de que Costa Rica es un país católico. Los niños también son una parte importante de el discurso y de la festividad en general, pero ellos se ven reducidos a pequeñas máquinas consumidoras que viven en un mundo aparte, de esta manera, se oculta las dificultades que viven muchos niños y su calidad de vida. Con esto, ya se vuelve evidente que estamos ante una actividad opuesta al carnaval medieval, ejemplo más poderoso de la manifestación de la voz popular, en el cual las voces oprimidas logran encontrar un lugar de enunciación, es decir, una manera de manifestarse, sino que por el contrario, es no más otro escenario en el cual  las esferas de poder pueden buscar legitimarse a los ojos del pueblo.

Esta legitimación ocurre mediante varios procesos, por ejemplo, el discurso del alcalde, el cual oculta y pretende la utopía, otro sería el derroche de recursos que hacen el estado y las empresas privadas para poner de manifiesto su poderes. Esta no es una actividad que para participar sea materialmente posible para la mayoría, sino que solo aquellos que cuenten con exceso recursos pueden darse el lujo de hacer una carroza.

Es una función similar a la que tenían las grandes catedrales, de exhibir el poder y la opulencia de la iglesia, en este caso, el derroche de recursos, que incluye iluminación, personal público, el cierre de muchas calles, la seguridad que requiere el evento, los costosos carros y las bandas, son manifestaciones de una pretendida “solidez” del estado. Ejemplo de esto es el fuego pirotécnico del inicio: excesivo, estruendoso. Por lo tanto, como punto central del análisis, se podría considerar que el Festival de la Luz es básicamente un espacio de exhibición, tomando en cuenta la noción del estado neoliberal contemporáneo, esta exhibición se podría poner dentro del marco mercantil, es decir, la calle se convierte en una enorme valla publicitaria, en el cual el estado y los intereses privados tratan de convencer al espectador de poner su confianza en ellos y en la noción neoliberal que los sostiene.

Con respecto a esto, es interesante notar como muchos espectadores sostienen banderitas de las diferentes marcas comerciales, como ciertos grupos que marchan  sostienen estandartes con el logotipo de una empresa, como antes se hiciera con la bandera y escudo nacional. Desde cierto punto de vista, parece haber una fusión entre el estado y las grandes empresas.

El desfile: voces del poder

El inicio del desfhondaile da una buena idea de las voces que hablarán durante esta celebración: en primer lugar, aparecen las banderas de Costa Rica, San José, y la del Festival de la Luz, acompañadas por varias patrullas de la fuerza pública. De nuevo, se recalca la fuerza del estado. Lo más interesante viene después, sin ninguna otra explicación, siguiendo esto, aparecen varias motocicletas Honda y carros de la Toyota. Este será un tema recurrente, la alternancia entre las manifestaciones del estados y las manifestaciones de los grupos comerciales. La exhibición de estos vehículos es clara, se utiliza el festival, como se mencionó anteriormente, como un anuncio publicitario.

Luego, viene la Banda de la Municipalidad de San José, con marchas y uniformes que recuerdan a un evento militar. También es interesante notar la mascota disfrazada de dragón que saluda a los niños, clara referencia a las nuevas relaciones comerciales con este país asiático. Después de esto, aparece Johnny  Araya, saludando al público, de nuevo, posicionándose en el centro de la celebración.

johny centro


 Luego le siguen los mariscales, grandes artistas nacionales, pero cuyas obras no tienen ninguna participación en el festival. También, reforzando la idea de este entrecruzamiento entre el estado y los grupos comerciales, es el hecho de que ellos viajan en automóviles cubiertos con una manta con el nombre de una gran corporación fabricante de vehículos. Luego aparece una de las carrozas más interesantes, la de la municipalidad de San José.

toyotaEsta carroza, de enormes proporciones y que, según los comentadores, utiliza cerca de 70 artista, realizando danzas y otro tipo de juegos. El tema es la fábula de Mulán, pero en sí, la historia china sobre la mujer que quería ser guerrero no es importante, sino que lo fundamental, dentro de esta búsqueda de legitimación por parte del poder, es que es la excusa para llenar la carroza de la provincia con motivos chinos.

Este es un caso de penetración cultural, en el cual, un texto cultural se incorpora en una población. Lo que se intenta es la naturalización de este nuevo discurso de poder que  viene  desde China.  Estos intentos del poder buscan acallar las voces contestarías que se podrían levantar contra esta imposición, como lo fue la marcha de los estudiantes y los vendedores callejeros por la construcción del barrio chino[2].

Ciertamente se puede notar que la carroza posee una gran cantidad de simbolismos chinos, como el ave fénix y las linternas, pero la gran mayoría sería incapaz de entender estos textos culturales, por la sencilla razón de que no pertenecen al acervo cultural de la mayoría de los costarricenses. Es posible que muchos conozcan la fábula de Mulán, pero lo más probable es que se deba a la película de Disney, más que a un verdadero conocimiento de la cultura China. Para concluir con esta carroza, se puede decir que es un texto de imposición cultural y un mecanismo de legitimación. Un último detalles, es interesante notar que los miembros de esta carroza están literalmente disfrazados de chinos.

El festival sigue un orden bastante estricto: viene una carroza y luego una banda. Con respecto a las carrozas, se pueden hablar de dos tipos: privadas y de organismos del estado. Entre las primeras, se pueden encontrar empresas como CocaCola, que ya han tenido una larga historia en Costa Rica, y otras más recientes, que tienen que ver con los cambios al modelo estatal, como lo fue la apertura de las telecomunicaciones, por ejemplo, Claro y Moviestar.

dragon

Esta medida fue controvertida y despertó gran oposición[3], pero en el festival se integran al imaginario cultural que se pretende reproducir. La carroza de Claro tiene tema de arlequín, la de Moviestar es un poco más interesante con respecto al tema cultura. De acuerdo con el representante de esta empresa, lo que se busca es integrarse al país, por lo tanto decidieron adoptar un tema del imaginario costarricense, el cual sería el destino tropical como un lugar paradisiaco. También es importante notar que en las carrozas, es la única en la cual aparece una persona negra. En todas las demás, las figuras humanas, generalmente niños, son blancos. 

Pero la carroza de Moviesta3441332_0r no presenta  ninguna ruptura con el imaginario, sino que sigue reproduciendo estereotipos con respecto al negro en Costa Rica, es decir, el negro tropical que tiene “sabor”. Un discurso moderno que se reproduce en la carroza de Tropical, es el nuevo imaginario de Costa Rica como un lugar de progreso tecnológico, relacionado con  Frankling Chan y el motor de plasma en el que se está trabajando. Un interesante lugar de sincretismo, entre un discurso antiguo y uno más moderno, es la carroza de Importadora Monge, el diseño también remite a la exploración espacial y al discurso de progreso material, pero su tema es: “con fe todo es posible“, remitiendo al discurso religioso.

La carroza de la marca de bebidas energéticas Lucozade tiene el motivo de “salirse de los moldes”, lo que se podría interpretar como un discurso de ruptura, pero lo que presenta no son más que escenas de juegos extremos, como el paracaidismo. El tema del consumismo es central en la celebración, la navidad se presenta como los regalos, un buen ejemplo de esto se presenta en la carroza de la Universal, que exhibe una escena basada en las princesas de Disney.

De las carrozas estatales, una mu20111211_634591809328322541wy interesante es la del instituto de turismo, la cual tiene un tema sobre el desarrollo sostenible, discurso que se ha manejado en las últimas décadas en el país, pero cuya veracidad se puede poner en duda notando el estado de las playas[4].

El Banco de Costa Rica presenta una carroza basada en las ideas que se tienen con respecto a la niñez, entre ellos, los carros chocones y las corridas de toros, pero el centro de la carroza está dominado por una enorme árbol de navidad, rodeado de felices niños blancos y muchos regalos. Para concluir con estas carrozas, hay que mencionar que ninguna presenta ruptura con los discursos de poder. De ninguna manera se pueden asociar al carnaval medieval o una fiesta popular. Es una fiesta completamente oficial.  Finalmente, hay que mencionar dos que se salen de este molde. La primera es la carroza de las cooperativas, de esta manera se describen en su página web:

“A partir de la revolución industrial las políticas liberales impuestas por poderosos industriales acallaban la voz del estado justo, Tal revolución y mecanicismo, inicio de la eficiencia medida en utilidades comenzó a deshumanizarse, y vidas enteras fueron sometidas a largas y duras horas de trabajo. Entre muchas otras ideologías sociales nace el cooperativismo como una iniciativa evolucionista de los desposeídos, quienes comprendieron que si se agrupaban podrían sumar las combinaciones necesarias para la escalación hacia órdenes estructurales más complejos y con ello tener más oportunidades dentro del entorno que les rodeaba.”[5]

Entonces, de acuerdo con esto, la carroza del cooperatismo debería mostrar un orden de ruptura con lo visto hasta entonces, sin embargo, el tema de la carroza es “Las empresas cooperativas ayudan a construir un mundo mejor“. La carroza es dominada por motivos de animales y fabulas de niños. Es un tema “inocente”, en el sentido que desde el poder no presenta ningún problema, seguramente no se le permitiría participar a la carroza si el tema fuera “Los horrores de la sociedad mercantilista”.

Un elemento que se podría considerar como de ruptura en la carroza, pero de manera inocua, porque ya es un discurso bastante criticado, es al de la blanquitud, ya que los niños presentes en la carroza presentan un tono de piel más cercano al promedio, pero en general, repite los patrones de las demás carrozas. La otra carroza que se sale del esquema estado-intereses privados es la de una exhibición de arte callejero, similar al Cow Parade, que se realizó en el 2011, en lugar de vacas, son palomas. De nuevo, no hay una verdadera ruptura, es otra forma que tiene el gobierno para legitimarse. También se reproduce la idea de que Costa Rica es un país pacífico.

banda palmaresCon las bandas hay dos cosas importantes: todas siguen un modelo similar, algunas tratan de integrar un sabor local, pero en pequeñas dosis, y muchas de ellas son auspiciadas por entidades privadas. Es interesante notar a los participantes de la banda de Palmares llevar en sus sombreritos un anuncio para Fullmóvil, como si fueran anuncios ambulantes. De nuevo, es esa fusión entre el estado y los intereses privados.

Carrozas

san jose 1

Carroza de la municipalidad de San José 1

Carroza municipalidad de San José 2

Carroza municipalidad de San José 2

universal

Carroza de la Universal

claro

Carroza de Claro

cooperativa

Carroza de las cooperativas

tropical

Carroza de Tropical

moviestar

Carroza de Moviestar

Conclusiones:

Es claro que las características del carnaval medieval y el Festival de la Luz son muy diferentes, casi opuestas. El Festival de la Luz, después de este análisis, se puede concluir que es una puesta de escena para que las instituciones puedan demostrar y asombrar al pueblo con su poder. Como propone el autor ruso, la fiesta oficial mira para atrás y celebra sus decisiones y le permite propagar en el pueblo los discurso que ha adoptado. Para entender esto, la imagen más  clara es la de un niño agitando la bandera de Honda. niños

Esto es una característica del estado neoliberal, la desaparición entre las barreras del estado y los intereses privados. El festival es una clara muestra de cuáles políticas se pretenden tomar para Costa Rica. Con respecto al papel del pueblo, es claro es un espectador, pero más que eso, se podría decir que es un consumidor, es claro que al fin y al cabo, lo que busca la publicidad es familiarizar con un producto y que las personas gasten su dinero en él.

No sería muy diferente a una persona viendo la televisión, bombardeada por los anuncios comerciales.

Finalmente, es importante hablar sobre todo aquello que el Festival de la Luz deja de lado, Es decir, todas las voces reprimidas: los homosexuales, los pobres, los indígenas, todos los grupos marginados, además de las luchas sociales que se han dado en Costa Rica contra la imposición del estado neoliberal, como señala Gilberto López en su artículo “¿Yo, callado? ¡Jamás!”, él también menciona como los medios de comunicación de masiva han marginado estas luchas, en el caso del Festival, se va un paso más allá y se ignoran por completo.

Si uno se guiara, únicamente por el Festival de la Luz, para hacerse una idea de cómo es el país, se creería que Costa Rica es un país de mayoría blanca, de altos ingresos que permiten navidades llenas de regalos, con una tecnología espacial que rivaliza a la nasa, con un equilibrio perfecto entre el desarrollo material y el medio ambiente, cien por ciento católico y sin ningún problema de marginalización. Además, de que se pensaría que Johnny  Araya es un líder ejemplar.

En conclusión, se puede decir que primordialmente en el festival de la luz se muestra una fusión entre el estado y el comercio, una reproducción de los discursos oficialistas y de los proyectos ideológicos de los grupos del poder, un ocultamiento de los problemas y de los grupos marginados.

No se trata de satanizar el festival, ciertamente mucha gente lo disfruta, sino de entender esa función ideológica que está cumpliendo dentro de la sociedad y las voces a las cuales se les permite expresarse mediante él, y aquellas que son acalladas.

Para terminar, se puede decir que el Festival de la Luz es un texto cultural muy valioso, pero que brinda un panorama muy limitado con respecto a la mayoría del país, a diferencia del carnaval medieval, el cuál brinda un entendimiento muy profundo con respecto al carácter, las preocupaciones, las dificultas y el espíritu del pueblo en el cual ocurría.

Anexos

Cobertura del Festival de la Luz 2011

http://www.youtube.com/watch?v=vw2dRPf1dgQ

La esperanza del pueblo

http://www.youtube.com/watch?v=SRaZUlAtAzg

1. Bajtin, Mijail. 1990. La cultura popular en el renacimiento y la edad media: el contexto de Francois Rebelais. Alianza Editorial. Madrid, España.

2. Valverde Santos, G. (28 de febrero del 2012) Vendedores ambulantes y estudiantes protestan por construcción de barrio chino. El País.

3. López, Gilberto. (Sin fecha) “¿Yo, callado? ¡Jamás!”

4. Cantero, Marcela. (6 de setiembre de 2008) 13 playas reportan alta contaminación con heces. La Nación.

5. Huaylupo, Alcázar. (s.f) Historia en Costa Rica del cooperativismo. Obtenido de   http://www.coopecaja.fi.cr/cooperativismo/pais/index.html.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s