Globalización y “Marca país” como constructo identitario

Por: Ernesto Núñez Montes de Oca

                                                                                                                  

turista

 Introducción

La construcción de un Estado requiere de la cultura para consolidar sus bases y con ello proyectarse hacia afuera. El trabajo que se presenta a continuación repasa la contruccion de la imagen de Costa Rica promovida a nivel internacional a partir de las campañas publicitarias “Costa Rica… sin ingedientes artificiales” (2006) y “Esencial Costa Rica” (2013). Ambas campañas se enmarcan dentro del concepto Marca País, la cual es una novedosa estrategia de merrcado internacional que busca incentivar las inversiones y las exportaciones en los paises.

 

Antecedentes

 La globalización del mercado en el siglo XXI recurre a la cultura de los pueblos como “marcas” para mejorar sus ventas. A causa de esto, el nacimiento de la cultura de masas ha debilitado la cultura legitimada de los países en vías de desarrollo en busca de la homogeneidad cultural.  Por tanto, la implementación de una “Marca país” es un método de asimilación cultural más que un empoderamiento de la cultura local.

El presente trabajo busca demostrar que los intentos de definición de la “tiquitud”, a partir de Yolanda Oreamuno en Mitos Tropicales, hasta el día de hoy presentan los mismos problemas de incompatibilidad con la realidad nacional. Por ello, ante la estrategia de mercado internacional “marca país” se puede lograr un acercamiento analítico de la idiosincrasia del costarricense.

Justificación

Los estudios sobre identidad nacional se han abordado desde distintas perspectivas; algunas desde las

Aleardo Bonilla, 1987

Aleardo Bonilla, 1987

diferentes ramas de las ciencias sociales, otras desde el campo de las letras. Sin embargo, parece ser que siempre persiste una visión ambigua o desvinculada con la realidad nacional sin importar la época histórica.

A partir de la segunda mitad del siglo XXI la cultura se transformó en una etiqueta diferenciadora, ya sea esta con fines identitarios, comerciales o políticos. No obstante, esta tendencia sigue vigente con las hoy día llamadas “marcas país”, estandartes culturales de cada país que las implementa con el fin de promocionarse en un mundo cada vez más globalizado.

Por ello, creemos es de suma importancia el enfoque presentado en este estudio, pues nos permitirá comparar algunas visiones sobre la tiquitud a partir del enfoque del Yo cultural, otredad y voces ajenas político, económicas propuestas por Mijail Bajtín en varios de sus textos.

El trabajo de investigación consiste por una parte, en la recopilación de textos teóricos relacionados con la polifonía de voces en los discursos,  la otredad y el yo cultural en dos momentos históricos específicos: la publicación de Mitos tropicales de Yolanda Oreamuno y el lanzamiento de Esencial Costa Rica como marca país en 2013. Por otra parte, en la lectura de ensayos, reportajes, encuestas y columnas relacionadas con la idiosincrasia costarricense. Sumado a ello, se complementara el estudio con videos publicitarios de las campañas analizadas. Finalmente, a la luz de la contraposición de la teoría con la realidad nacional actual se establecerán las conclusiones. 

Acercamientos teóricos

A partir de las propuestas teóricas de Mijail Bajtín en su libro “Yo también soy” (Fragmento sobre El Otro) y “La Genealogía de la Historia” (Bermejo-Piedras, 1999), se pretende hacer un acercamiento a las distintas voces que dialogan en la construcción de la identidad nacional. Sumado a ello, el estudio se apoyará en publicaciones periodísticas relacionadas con el lanzamiento de la marca país “Esencial Costa Rica” y “Costa Rica sin ingredientes artificiales”. Además, esto se extrapolará las opiniones de los ciudadanos respecto a los valores que conforman la Tiquitud, deducidas a partir de una encuesta de UNIMER para el periódico La Nación (22 de Setiembre del 2012).

Ahora bien, al profundizar en el estudio sobre la unidad del ser y del idealismo en el principio de la unidad de la conciencia, Bajtín sugiere:

“Todo lo esencial, lo verdadero que ellos pueden tener, forma parte del contexto de la conciencia en general y carece de individualidad. Mientras tanto, aquello que es individual, que distingue una conciencia de otra y de las demás conciencias, es cognoscitivamente inesencial y es remitido al área de la organización psíquica y a la limitación del espécimen humano“ (Bajtín, 1979).

De manera que, se concuerda con Bajtin en el hecho de que los pueblos construyen su visión de forma colectiva como producto del lenguaje y la cultura. Las relaciones del yo cultural con el “el otro”  desencadena una serie de valores, los cuales son utilizados por distintos sectores de la población en pro de sus intereses. De ahí que, en a partir del siglo XIX las naciones empiecen a divulgar sus riquezas y características  propias.

yolanda001En el caso de Costa Rica, el trabajo se enfocará  en la publicación de los Mitos tropicales de la escritora costarricense Yolanda Oreamuno (1938), quien en 1938 expone con su texto una sociedad cargada de valores indeseable producto de su devenir histórico y social, presenta el conformismo, la pereza y lo pusilánime, entre otras críticas contra la visión establecida sobre la idiosincrasia tica. También,  en su texto es evidente la actitud del tico ante el mundo, la cual, sugiere Oreamuno, se mantendrá a lo largo de su desarrollo cultural. En palabras de Bajtin “El ser que se manifiesta por sí mismo no puede ser obligado y aprehendido. Es libre y por lo mismo no ofrece garantía alguna” (Bajtín, 1979).

Estamos claros en que esta construcción identitaria se puede analizar desde el Yo cultural, la otredad y las voces ajenas.  “El hombre no puede ver ni comprender en su totalidad, ni siquiera su propia apariencia, y no pueden ayudarle en ello la fotografía ni los espejos. La verdadera apariencia de uno puede ser vista tan solo por otras personas, gracias a su exotopía espacial y gracias a que son otros” (Bajtín, 1979).

Evidentemente, la polifonía de voces enmarcadas es una las características principales a tener en cuanta en nuestro análisis puesto que nos permitirá comprender las influencias y los objetivos a la hora de analizar una Marca país, la cual va más allá de las fronteras nacionales y se mezcla con otro campo de estudio, el cual sería la globalización, y con ello la unificación cultural. Una cultura poderosa se impone ante una menor, y está en afán de mantener su identidad se define a solicitud del mercado.

“En semejante encuentro dialógico de dos culturas, ellas dos no se funden ni se mezclan, sino que cada una conserva su unidad y su integridad abierta, pero las dos se enriquecen mutuamente” (Bajtín, 1979).

Ahora bien, una de las campañas a analizar se llama “Esencial Costa Rica”, con la cual se desea mostrar la pureza y autenticidad del tico y su mundo natural. Al respecto se encuentra lo siguiente:

 “…La esencia de la expresión tiene dos aspectos: se realiza tan solo en la interacción de las dos conciencias (del yo y el otro); interpenetración conservando la distancia; es un campo de encuentro de dos conciencias, la zona de su contacto intrínseco” (Bajtín, 1979).

Entonces,salta una pregunta. ¿Quién es el otro? Y ¿Cuáles son sus intereses? Costa Rica, vive en la actualidad tiempos difíciles en cuanto a identidad cultural, producto de la postmodernidad, las estrategias de mercado transnacionales y obviamente, la comunicación de masas. El costarricense vive en constante dialogo con otras culturas, y es en este sentido, a partir de las diferencias y similitudes con el otro, donde encuentra su yo cultural, su sentido. Se entiende la otredad como la condición de posibilidad para reconocer la palabra del otro. El otro define y se define a partir del leguaje; el otro es “otro yo” vertido en la otredad del lenguaje.

 “Un sentido (individual) descubre sus honduras al encontrarse y toparse con otro sentido ajeno: entre ellos se establece una especie de diálogo que supera el carácter cerrado y unilateral de ambos sentidos, de ambas culturas” (Bajtín, 1979).

cr-paz1Con ello se quiere decir que en el proceso de diálogo de la cultura legitimada con la cultura propuesta desde las esferas de poder, ya sea política o comercial se plantean preguntas respecto a la identidad de los pueblos en las cuales los ciudadanos encontraran respuestas sobre su propio ser. En esta dinámica el costarricense se ha definido a partir de los discursos identitarios construidos a través de su historia. Por ejemplo, la concepción de “la paz, la felicidad” más recientemente el ecologismo; es decir, el costarricense da por un hecho que la mejor forma de definir su cultura y su identidad colectiva están fuertemente relacionados con estos valores.

 “En Bajtín, encontraremos también el término voces enmarcadas, que, siempre según Zavala, atañe al segundo sujeto que reproduce el texto ajeno y produce otro texto como marco (un comentario, una evaluación, una cita, una objeción, etc.); algo que más tarde Julia Kristeva hará evolucionar hasta la noción de intertextualidad” (Bermejo-Piedras, 1999).

De forma que,  el estudio de los rasgos culturales definidos desde el poder y la intelectualidad, se deben entender como productos culturales que deben desmembrados a partir de la polifonía, la otredad y el yo cultural. El presente trabajo, a partir de la Marca Pais, permite un acercamiento actual a esta problemática. El objetivo del estudio se limita a enriquecer la crítica a una identidad solidificada y maniquea, elaborada para fines comerciales y no para el desarrollo cultural.

 “Bajtin… frente al habitual monologismo del discurso narrativo, propone la dialogía, que supone la puesta en relación de los enunciados individuales y colectivos y a la incorporación de las voces del pasado, la cultura y la comunidad del discurso. El texto dialógico se llena de las voces de los otros; en él, la voz propia y la ajena poseen el mismo valor, son dos enunciados que se dirigen al mismo objeto, que se complementan o se contradicen, añadiéndole una mayor riqueza y una perspectiva menos unívoca (Bermejo-Piedras, 1999).

 Objetivo general

Comparar los rasgos culturales de la idiosincrasia costarricense construidos a partir de las marcas país “Costa Rica sin ingredientes artificiales” y “Esencial Costa Rica”, con el fin de ofrecer una visión crítica sobre el tema de tiquitud.

Objetivos específicos

1)    Diagnosticar los antecedentes en cuanto a la definición de Marca país como nuevo método de promoción empresarial y turística.

2)   Contrastar los discursos sobre identidad nacional a partir de Mitos tropicales de Yolanda Oreamuno y las Marcas país “Costa Rica sin ingredientes artificiales” y “Esencial Costa Rica”.

3)   Determinar los motivos de los rasgos culturales propuestos desde el poder político y comercial en contraposición con la realidad nacional y la visión actual del costarricense.

¿Qué es una Marca país?

marca-pais varios

Para Simon Anholt(2004) considerado uno de los expertos y fundadores del concepto Marca-país, el marketing y en especial la construcción y el desarrollo de marcas globales son poderosas herramientas para el crecimiento de los países, las cuales podrían hacer valiosos aportes a una distribución más equitativa de la riqueza. Según él transmitir una imagen positiva de los países aumentará las exportaciones, el turismo y las inversiones; sin embargo, reconoce que tales beneficios bajo una estrategia mal planteada puede ocasionar obstáculos ya que interfiere entre los trabajos de los expertos en marketing y las personas encargadas de las políticas de desarrollo económico de un país.

Ahora  bien, hay que reconocer que en un mundo interconectado en donde las empresas poderosas son libres de comercializar con todos los países en busca de materias primas, plantas de manufactura, mano de obra y proveedores, entre otras cosas, puede resultar riesgoso. Por ello, la Marca-país viene a consolidar la promoción certificada de un mercado nacional en un mercado internacional cada vez más competitivo. Lógicamente las marcas que se unan bajo una Marca-país no van a mantener una misma línea ni un mismo estilo para comercializar, la idea es darle un valor agregado a los productos para que resulten más competitivos.  La Marca-país se define como un concepto utilizado en el marketing y en la comunicación para referirse al valor intangible de la reputación e imagen de marca de un país a través de múltiples aspectos, tales como productos, turismo, cultura, deportes, empresas y organismos públicos, que determinan los valores asociados a ese país.

Costa Rica… Sin ingredientes Artificiales

http://www.youtube.com/watch?v=ml0lcLEp1A0

Con la campaña promocional “Costa Rica sin ingredientes artificiales” el Instituto Costarricense de Turismo (ICT) trato de estimular el turismo en Costa Rica, donde los recursos naturales efectivamente eran el gancho principal. A lo largo de la historia las personas que visitaron el país en primer lugar fueron los investigadores, los estudiantes u otros grupos interesados en la biodiversidad costarricense. A partir de la segunda mitad del siglo XX, con la implementación de varios Parques Nacionales, las cuales abarcaban más del 30% del territorio nacional, el país se posicionó en la oferta mundial como destino exótico para el turismo.

Con la campaña “Costa Rica sin ingredientes artificiales” se planteaba un concepto de sostenibilidad en las cuales se enlazaba el aspecto económico, social y obviamente ecológico. De esta manera se realza el imaginario costarricense como destino paradisiaco.

A mediados de la década de los ochentas y principio de los noventas, la imagen de Costa Rica creció como destino turístico por su gran naturaleza y potencial para deportes de aventura. Evidentemente, esto se debió a estímulos del Gobierno como la introducción de la Ley del Incentivo del Desarrollo del Turismo en 1985, la cual ofreció ventajas económicas para el sector privado que posicionara al país en otros países Latinoamericanos y Caribe. También, hubo factores externos que pusieron al país en el mapa mundial, por ejemplo: convenciones internacionales, tratados de conservación, futbol internacional, etc. Esto transmitió una imagen de ser un Estado Centroamericano pacifico con capacidad para albergar al turismo. A principios de la década de los noventas, la visitación experimentó un crecimiento sin precedentes, la cual tuvo sus altibajos hasta el día de hoy donde el turismo es una de las principales fuentes de ingresos para el país.

Es en este contexto donde a principios de la década del 2000 se lanza la campaña publicitaria “Costa Rica sin ingredientes artificiales”. A pesar de que guarda cierta razón respecto a la oferta que el país posee, muestra una imagen del costarricense como amistoso, pacifico y emprendedor que no se relacionado con la realidad nacional. Presenta al país como una oportunidad comercial dadas su alta conectividad en aspectos como comunicaciones, transportes y tecnología, condiciones que para un tico promedio parecen ser propias de otro país y no del día a día del tico. En relación con el concepto de “Marca-país” la campaña lanza un mensaje en el cual deja claro que el país posee el 100% de las cualidades humanas y naturales para iniciar una experiencia ya sea de turismo o comercial, esto independientemente de su veracidad.

Esencial Costa Rica

http://www.youtube.com/watch?v=12Phzn5nilE

Es importante mencionar que la “Marca-país” no es creada por los institutos designados para el desarrollo social y cultural del país, si no por los departamentos encargados del turismo, el comercio y las relaciones internacionales. Seis años más tarde, en el 2013 el ICT, el Ministerio de Comercio Exterior (COMEX), la Promotora de Comercio Exterior (PROCOMER) y la Coalición Costarricense de Iniciativas de Desarrollo (CINDE), lanzan la “Marca-país: Esencial Costa Rica”.

En esta nueva propuesta el país se presenta bajo una identidad propia a partir del lema: “Yo soy”. Esto, conceptualmente hablando, desde la publicidad, se refiere al posicionamiento de una marca a nivel global. Aunque se sigue la línea de ser un país con grandes atributos naturales se enfoca en ventajas competitivas relacionadas con la tecnología, el desarrollo, la inversión extranjera y la infraestructura. En cuanto a la identidad del tico, se sigue manejando los antiguos valores de bondad, pacifismo y alegría impuestos desde inicios del siglo XXI. El objetivo principal de esta “Marca-país” consiste en certificar Instituciones públicas y del sector privado con licencias que permitan presentar a Costa Rica a nivel internacional en un marco competitivo junto con los otros países que ya han implementado esta estrategia, con el fin de promocionarse como bloque.

En síntesis, la principal diferencia entre ambas campañas  es que en “Esencial Costa Rica” el “Yo cultural” es quien toma la palabra y se define a partir de sí mismo, lo cual da por un lado, mayor grado de pertenencia al costarricense; y por otro lado, transmite un sentimiento de seguridad al extranjero. Otro punto importante es que mientras en “Costa Rica sin ingredientes artificiales” no solo se intenta abarcar, desde varias perspectivas, los beneficios del país, si no que especifica cada uno de ellos lo cual ocasiona que la propuesta se sature de información y más allá de una Marca-país pareciera tratarse de una guía de viajes. No obstante, “Esencial Costa Rica” es más conceptual y breve. Es interesante como, sin dejar de lado el aspecto natural, refuerza la estabilidad comercial, democrática y cultural del pueblo, es decir, presenta un país íntegro y con personalidad, lo cual desde la perspectiva del trabajo parece no coincidir nuevamente con la realidad nacional. Esta problemática se analizará en el siguiente capítulo.

Mitos tropicales

Yolanda Oreamuno, con su publicación de los Mitos Tropicales en 1938, deja ver la problemática social, histórica y política de su época y pareciera improbable que después de tantas décadas el país siga padeciendo los mismos síntomas. Según dice la autora, el tico promedio posee dos características; la primera, la “quietud” que nos mantiene en un estado de confort; y la segunda, el poco interés en los temas de importancia a nivel nacional.

Fausto Pacheco, Paisaje con dos casas.

Fausto Pacheco, Paisaje con dos casas.

Dos son los cargos que con caracteres de enfermedad nacional, sí merecen un estudio serio: la ausencia casi absoluta de espíritu de lucha, y la deliberada indiferencia hacia cualquier peligroso valor que en un momento dado conmueva o pueda conmover nuestro quietismo” (Oreamuno, 1938).

Esto contrasta con la visión presentada por las campañas publicitarias anteriormente mencionadas, pues según “Esencial Costa Rica” se presenta al tico como emprendedor, visionario y decidido, características que por más que se digan, no se ven reflejadas en la sociedad actual; el pueblo sigue confiando su futuro a los patrones y toda iniciativa comercial se ve entrabada por los altos niveles de burocracia. Es decir, la campaña publicitaria le ofrece ventajas al extranjero que el nacional no posee.

A partir de la administración pública y del desarrollo social de ciertos cantones, se podría analizar esto a partir de términos como  mediocridad estatal o pereza social. Esto más allá de ser un punto de vista subjetivo, se ha convertido en valores identitarios conocidos a través de la cultura popular y no por medio de la educación formal. Parece ser que la inactividad y la falta de calidad en ciertos aspectos sociales, han sido una constante desde la publicación del artículo de Oreamuno. Producto del poco espíritu emprendedor, el conformismo ha permeado la idiosincrasia nacional, puesto que, una vez obtenido lo pequeño, el deseo de crecimiento se estanca, y se procura vivir bien sin ambición, puesto que se entiende que ya el trabajo está hecho y no vale la pena arriesgar lo alcanzado; y a esto se le suma la ausencia de proyectos comerciales a largo plazo.

“El espíritu anti agresivo se manifiesta en un miedo campesino a lo grande y en un gusto esporádico por lo pequeño; la deliberada ignorancia actúa con un simple procedimiento eliminativo, no de los malos para dejar al eficiente, sino de los peligrosos eficientes para dejar al apócrifo e inofensivo” (Oreamuno, 1938).

La imagen presentada en “Esencial Costa Rica”, la cual se basa en unión, colectividad  y un “Yo cultural” definido, contrasta con la sociedad individualizada y egoísta. El costarricense desde su historia colonial está acostumbrado a que sean “otros” quienes resuelvan, aporten o lideren el destino de la nación. De manera que, se está ante un fenómeno histórico-social, el cual no es percibido por el grueso de los costarricenses, y más allá de verlo como un problema se ve como una virtud.

“Nuestro pueblo no se ha hecho a sí propio: la civilización le vino como un regalo y la cultura continúa llegando como un producto de importación que todavía sufre impuestos prohibitivos” (Oreamuno, 1938).

Ahora bien, a partir de “Costa Rica… sin ingredientes artificiales” el país parece ser una estampa llena derio-celeste-costa-rica color, verde y alegre. Esta construcción no para nada novedosa, ya que desde tiempos de Oreamuno la promoción de Costa Rica en el extranjero se basada en la casa “virginidad” de la tierra, en la pureza de las almas ticas y en el medio ambiente paradisiaco. Se debe recordar que este tipo de mensajes son para el turismo, quienes facilmente creerán lo que se les dice, ya que “Costa Rica… sin ingredientes artificiales” apela a la “lógica”. Se dice que el territorio posee ciertos porcentajes de biodiversidad, se explican las distancias, se presentan los beneficios de las múltiples riquezas naturales y el potencial de nuestra gente “pacífica”. Ante esto, cualquier turista será presa fácil de las agencias de turismo pues ha sido persuadido de forma lógica y atractiva.

“Nuestro paisaje, es un cromo. Un cromo delicadamente lindo. La casita se recuesta aperezada en el potrero, el maizal o el cafetal; es limpia como un ajito; el árbol está siempre verde, y no hay ni molestos deslindes entre verano e invierno, que nos hagan pensar seriamente en climatología” (Oreamuno, 1938).

Costa Rica es 100% natural, según la primera campaña publicitaria, tenemos de todo y para todos. Nos sobra el agua, los ambientes salvajes, los paisajes, el aire, el mar y los Parque Nacionales. Además, (como si fuera poco) la gente es buena, feliz y llena de una tranquilidad que solo se podría comparar con un estado mental de equilibro alcanzado por los maestros del budismo. El mensaje es claro, Costa Rica es 100% natural y solo faltas “vos”, turista.  Ante esta premisa, se deduce que los recursos naturales del país son inagotables, sin embargo, esto solo demuestra el poco entendimiento de lo que significa “sostenibilidad” y “conservación”.

Aunque parezca sorprendente, se sigue promocionando el país como destino paradisiaco para los norteamericanos y los europeos, tierra donde culquiera puede entrar y quedarse. Lugar donde son bienvenidos a este “edén” todos los tipos de empresarios quienes, si lo desean, se les hace un campo en medio de algún bosque, pues, de todas formas, los recursos son inagotables.

“La casita pintada de blanco, con las tejas muy rojas, y una franja azul furioso a la altura de las ventanas, continúa suavemente aperezada en un romántico amor interminable con el campo siempre verde y el arroyo nunca seco(Oreamuno, 1938).

Finalmente, como si el ambiente no fuera cuasi perfecto, se nos presenta al tico, como almas buenas, trabajadoras y honestas. Visión cada día más difícil de creer en un país sumamente indiferente por los demás, violento, xenófobo e inculto. Realidad que se comentará el siguiente capítulo.

El país más feliz del mundo

Costa Rica es un país hermoso desde muchos puntos de vista, y se podría decir que gran parte de loscaratula_grande costarricenses viven con dignidad. Además,  las riquezas naturales sobrepasan por mucho a las de otros países mucho más grandes. De manera que, el estudio no pretende desmentir o apoyar lo que presentan las campañas publicitarias, eso será trabajo para los biólogos o los sociólogos. El punto en discusión es cómo el manejo de estas características han servido como instrumento de control y motor económico y político para cierto grupo de una clase social, y como el gobierno, en obvia unión  de intereses, ha promulgado estos valores para ello formar lo que hoy se entiende como “idiosincrasia del tico” o “la esencia del pueblo”. Más allá de un “pura vida” el país presenta una imagen a nivel mundial cargada de positivismo y alegría, sin embargo, esto parece estar lejano para los costarricenses.

A partir de una encuesta presentada en el periódico La Nación (23/09/13) llamada “Alegre, amiguero y orgulloso de su país”, la empresa UMIMER intente hacer un retrato de los valores que el tico considera propios. En el título ya se nos anuncian los tres valores generales de los ticos. Al decir que el tico “amiguero” no quiere decir que sea una persona preocupada por el otro. Todo lo contrario, el valor de la solidaridad, el compañerismo y el apoyo a ciertas causas parecen ausentes desde todo punto de vista. Son pequeñas muestras juveniles las que dan un poco de esperanza en este sentido.

La felicidad, en el fondo es una gran irresponsabilidad que no toma en cuenta el ahorro, la prevención y la situación social ni política. Contrario a un compromiso, la felicidad tica es la misma del ignorante, el cómodo y cobarde. Esta encuentra presenta otros valores “ticos” como la puntualidad, el orgullo nacional, la educación, etc., que parecen determinar nuestro sentir, sin embargo, seguimos encontrando una incoherencia con la realidad nacional y el día a día de los vecindarios.  Los valores que tanto anuncian institutos de turismos y comercio, es solo un espejismo para los nacionales y los turistas. Es decir, se vive dentro de una cultura popular carente de riqueza y planes a futuro, pero para el mundo exterior construimos otra imagen: Esencial Costa Rica.

Ahora bien, se procederá  brevemente al análisis de los rasgos culturales más comunes presentados en lasreciclaje campañas publicitarias.  En primer lugar, las campañas publicitarias presentan a Costa Rica como “verde”, es decir, rica en recursos naturales; lo que no se dice es que no es conservacionistas. La mayoría del pueblo no practica buenos hábitos de reciclaje, el manejo de los residuos tanto de empresas como hogares carece de planes sostenibles o en equilibrio con el medio ambiente. La protección tanto de la flora y fauna es una lucha constante contra el comercio ilegal de estos recursos.

En segundo lugar, el pacifismo que según ambas campañas caracteriza a los ticos, parece diluirse cada días más entre los índices de violencia y desigualdad social. Aunque se debe reconocer que comparativamente con los demás países de Centroamérica los niveles de desarrollo humano costarricenses son mejores, esto no se ve reflejado de manera general. El pacifismo del cual tanto se habla, es un ideal que viene desde tiempos independentistas donde la escasez de lucha y el “espíritu” de diálogo del tico, construyeron una patria donde la guerra es cosa de mundo lejanos y vecinos bárbaros. Luego, con la abolición del ejército, este ideal termina de cerrar, y con ello el eslogan de “paz” se inscribió de forma perenne en la frente de cada de tico, a pesar de presentar las mismas problemáticas de violencia social, domestica, animal, etc., que el resto de los países.

En tercer lugar, la felicidad del tico gritaba a los cuatro vientos tanto a nivel nacional como a nivelpaloma internacional, se puede entender como el estado “quietud, conformismo y falta de lucha” expuesto por Yolanda Oreamuno en 1938. Es una felicidad que no es producto del esfuerzo y de la democracia activa, sino más bien del devenir histórico, la indiferencia ante los problemas nacionales y, en última instancia, el “valeverguismo” en caso de problemas o situaciones de riesgo. Con esto, se entiende que la “felicidad” de la cual tanto se habla, ha sido manipulada por cierto grupo con fines específicos.

Las razones para que las problemáticas sociales presentadas por Oreamuno en 1938 continúen en el 2013,  podrían analizarse desde la política nacional como mecanismo de control y mantención del poder para cierto grupo burgués. Para ellos, el territorio nacional ha sido visto como un producto más de exportación (basta recordar el concepto de Banana Republic) más que como una patria. Y bien, como todo producto necesita beneficios diferenciadores en el mercado mundial. De ahí que comprendamos el uso de los simbolos nacionales, la belleza tanto de las mujeres, las riquezas naturales, etc. De esta manera, el constructo identitario es sencillamente un plan de marketing bien estructurado desde hace muchas décadas.

No obstante, el plan no funciona por sí solo, necesita de la complicidad del pueblo, quienes sin saber lo que sucede sobre sus cabezas es educado para transmitir de generación en generación los mismo valores tradicionales. Esto resulta problemático cuando se estudian los modelos de educación a nivel nacional, la distribución de la riqueza y el poco aporte a la cultura con el fin de mantener al pueblo silenciado en un estado de confort, ya que cualquier manifestación de cambio se verá representado en la economía de las grandes empresas, inversionistas internacionales, etc. De ahí la importancia que los gobiernos anteriores le han dado a la “idiosincrasia del pueblo”, de ahí que entendemos el valor del futbol, la satanización de los protestas sociales, el reforzamiento de la democracia pasiva y la mediocridad nacional. Nos hecho creer que Costa Rica no tiene capacidad productiva, ni dinero para construirse sus propias cosas, siempre debe buscar en el exterior para llegar a tener cosas de “calidad”.  En fin, las razones políticas que mueven los rasgos culturales del país, son económicas, y estas se relacionan con el mismo poder político y burgués de los últimos 50 años.

Debajo del constructo publicitario llamado Marca País se esconden la historia del pueblo, gentes a quienes se les asigno un rol social, una estética y una forma de pensar. El tico continua creyendo que los partidos políticos y las reformas sociales vienen para eliminar la pobreza, fortalecer el estado y administrar de mejor manera los fondos públicos. Mientras el costarricense se distrae con tecnología importada, deportes y drogas, los responsables del destino de país debilitan la educación, la seguridad social y la cultura, pues estos es entendido como obstáculos para el desarrollo del mercado y la economía capitalista de los tiempos actuales.

Yoalnda Oreamuno siempre tuvo la razón, y la seguirá teniendo aunque pasen otros cien años, pues no se ven luces de cambio en un país cada vez más lleno de gente (números) globalizada, temerosa del vecino y necesitada de dinero, para quienes eso que llaman “identidad nacional” es solo una vieja historia de nuestros abuelos que más que llenarnos de orgullo nos llega de vergüenza (en algunos casos) y de dólares en otros, sea como sea vivimos, todos juntos en una Costa Rica que habla inglés esencialmente, y eso, en un país centroamericano y latino, no es buena señal. Seremos nosotros y las futuras generaciónes quienes debemos repensar quiénes somos y qué nos han hecho creer en este paraíso llamado, Costa Rica:  Built in your mind.

Bibliografía

Alonso, Viviana. 2004. “Marca- país: herramienta para el desarrollo”. Revista Gestión. Entrevista a Simon Anholt. Vol.2 (abril-marzo): http://cdn.aws.wobi.com/sites/default/files/marca_pais_herramienta_para_el_desarrollo.pdf

Bajtín, Mijail. (1979). Yo también soy. Fragmentos sobre el otro. México. Editorial Taurus, Alfagura.

Barrantes C., Alberto. 2013. “Alegre, amiguero y orgulloso de su país. Así pinta la identidad del tico”. La Nación, 23 de set., 4A, 5A.

Barquero S., Marvin. 2013. “País crea marca para impulsar sus negocios en el extranjero”. La Nación, 4 de set., 24A.

Bermejo Barrera, José; Piedras Monroy, Pedro Andrés. (1999) Genealogía de la historia. Madrid. Ediciones Akal. S.A.

Cros, Edmundo. (1997). El sujeto cultural. Sociocrítica y psicoanálisis. Buenos Aires. Ediciones Corregidor.

Jakomijn van Wijk. (1998). “Evaluación de impacto ambiental en Costa Rica: El caso de proyecto de campo de golf”. Revista geográfica de América Central. Vol. (35), 35-54.

Oreamuno, Yolanda. (1938). Los mitos tropicales del costarricense. Repertorio americano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s