“La abolición del ejército costarricense como emblema identitario de una nación pacifica: Un éxito teatral” Por: Jacqueline Arias Gamboa.

 



La abolición del ejército costarricense como emblema identitario de una nación pacifica: Un éxito teatral”.

 

 


Por:Jacqueline Arias Gamboa.


 Introducción

La siguiente investigación pretende realizar un análisis del imaginario costarricense con respecto a la identidad pacifica que se creo alrededor de la época de 1948 con la abolición del ejército y que en durante épocas anteriores y aún en la actualidad la población costarricense se ha jactado tanto a nivel local como internacional de ser una nación ejemplar en el ámbito de paz, lo cual se transmite por medio del discurso oficial emitido tanto por los ciudadanos como por los representantes del gobierno quienes transmiten las ideologías de la élite.

En efecto la abolición del ejército representa un emblema identitario del costarricense, ya que por medio de este hecho social, la ciudadanía se identifica con la nación y con sus iguales, al estar envueltos en el mismo imaginario colectivo que es producto de un proceso de socialización.

Está investigación intenta rescatar mediante el análisis del discurso como los habitantes de Costa Rica se sienten orgullosos de ser pacíficos situación que no calza con la realidad evidente en la sociedad, pero que es maquillada mediante el discurso.

Justificación

Está investigación pretende realizar un análisis de los patrones culturales que identifican a Costa Rica como una nación pacífica. Con el objetivo de contextualizar los discursos imperantes del ciudadano costarricense, los cuales generan un imaginario colectivo entorno a una realidad diferente. Tomando las ideas  esenciales de Mead, entre el yo y el contexto social, además abordando el sujeto cultural desde la perspectiva de Edmond Cros.

Poniendo así gran énfasis en la importancia del significado e interpretación como procesos humanos esenciales. Ya que cada ser humano crea significados compartidos a través de su interacción y, estos significados devienen su realidad.

Así como el análisis de cuáles son ese conjunto o esos conjuntos comunes de símbolos que han surgido para darle sentido a las interacciones de la sociedad, basadas en una democracia pacífica.

En el marco de la teoría del Interaccionismo simbólico, la cual es una perspectiva teórica y metodológica, que se encuentra vinculada con la investigación cualitativa, y por otra parte la teoría de la sociocrítica y del psicoanálisis del sujeto cultural, el cual puede ser entendido según Cros, como una instancia de discurso ocupada por yo, la emergencia y el funcionamiento de una subjetividad, un sujeto colectivo y a la vez un proceso de sumisión ideológica. Se realiza está investigación que se ha denominado: “La abolición del ejército costarricense como emblema identitario de una nación pacifica: Un éxito teatral”.

Con la finalidad de exponer las realidad costarricense en torno a la paz de la nación , llevando a cabo una descripción de los diversos patrones culturales identitario de la sociedad costarricense  evidenciados por medio del lenguaje como símbolo significante con respecto a la identidad de nación pacifica que se heredó después de la abolición del ejército costarricense. Además de unainterpretación de los diversos símbolos significantes y no significantes  que determinan la identidad del costarricense a raíz de ser el primer país sin ejército a nivel mundial con el fin de demostrar como la sociedad se identifica así misma como una nación pacifica,  analizando el discurso imperante en torno a la identidad pacífica de la nación costarricense.

 

Hipótesis

La sociedad costarricense por medio de la abolición del ejército en el año 1948  ha creado un imaginario identitario de paz, el cual no representa la realidad social del país.

Marco Teórico

Para poder realizar un análisis del imaginario costarricense, el cual determina la identidad de la nación, es esencial reconocer primero el espacio que cubre el concepto de cultura, desde una perspectiva amplia sin dejar de lado lo implícito del tema cultural.

 Comenzaré distinguiendo con Edmond Cros (2003: 11.) tres manifestaciones concretas de la cultura: el lenguaje y las diversas prácticas discursivas, un conjunto de instituciones y prácticas sociales, como también una particular manera de reproducirse en los sujetos, conservando sin embargo, idénticas formas en cada cultura.

 Siendo indispensable para el estudio la comprensión del Interaccionismo simbólico, como corriente ideológica que nos obliga a  conocer a la sociedad a través de la comunicación  y de está manera realizar una interpretación de las acciones sociales desde la perspectiva de los participantes, en este caso en particular de la sociedad costarricense. Ya que según uno de los exponentes de esta teoría, el individuo consiente y pensante es lógicamente imposible sin un grupo social que le preceda (Ritzer, G:1993,220)

 Partiendo de que la cultura puede ser definida como: el espacio ideológico cuya función objetiva consiste en enraizar una colectividad en la conciencia de su propia identidad. Es específica y ésta es su característica fundamental (Cros, E, 2003:11)  es indispensable el análisis de la socialización que la población ha tenido a lo largo de su vida  de manera colectiva, es decir, la organización de la vida social y las formas de pensamiento de un grupo.

Es preciso, entonces reconocer el papel que juega el lenguaje en una cultura determinada, para  Mead, el conjunto de gestos vocales que tiene mayor probabilidad de convertirse en símbolos significantes es el lenguaje: un símbolo que responde a un significado  en la experiencia del primer individuo y que también evoca ese significado en el segundo individuo. (Ritzer, G: 1993,225) Es evidente que el discurso en la mayoría de los casos tiene más de un público meta, y que “() cualquiera que sea la política lingüística  escogida, siguen imperando las realidades de la organización administrativa de un Estado y su práctica cotidiana(Cros, E: 2003,61) Además, Cros señala que la cultura existe a través de manifestaciones, entre las cuales cita el lenguaje, por medios de las tantas prácticas discursivas que se generen en una determinada sociedad.

 Consecuentemente, cabría introducir en este mismo enfoque los símbolos significantes y no significantes de la cultura, como dice Mead (1993:224), entreaquellos que requieren la reflexión por parte del actor antes de que se produzca la reacción, e inconscientes gestos no significantes.

 Todo esto nos lleva hacer un enfoque desde una perspectiva del sujeto cultural, una perspectiva desde como “yo” como individuo analizo las cosas a través de lo que la comunidad en general me transmite mediante procesos de socialización, es decir; mediante sujeto cultural, lo cual

“(…) implica un proceso de identificación, en la medida que se fundamenta en un modo específico de relaciones entre el sujeto y los otros. En efecto, en el sujeto cultural Yo se confunde con los otros,  el Yo es la máscara de todos los otros. () El sujeto cultural se construye en el espacio psíquico de un mismo individuo, lo cual no quiere decir que deban dejarse de lado fenómenos colectivos, que en el marco de las prácticas institucionales, modelizan uniformemente a los participantes(Cros, E, 2003:21-22)

 Por lo tanto este sería el enfoque esencial para la elaboración de la presente investigación, la cual abarcaría la mayor parte del simbolismo social el cual determina una identidad colectiva vinculada en su mayoría con las ideologías de la élite. Recalcando, que todo grupo social, además de practicar su cultura, tiene también la capacidad de interpretarla y de expresarla en términos discursivos (como mito, ideología, religión o filosofía). Considerando siempre un desacuerdo entre la cultura efectivamente practicada y la cultura dicha mediante el discurso.

Marco Conceptual

1. Cultura:

 El espacio ideológico cuya función objetiva consiste en enraizar una colectividad en la conciencia de su propia identidad. Es específica y ésta es su característica fundamental (Cros, E, 2003:11)

2. Identidad:

 Es todo aquel conjunto de valores, principios, tradiciones, mitos, creencias, símbolos que forman parte del diario vivir de un determinado grupo social, formando así un sentimiento de pertenencia.

3. Sujeto cultural:

La noción de sujeto cultural implica un proceso de identificación, en la medida que se fundamenta en un modo específico de relaciones entre el sujeto y los otros. En efecto, en el sujeto cultural Yo se confunde con los otros, el Yo es la máscara de todos los otros. (…) El sujeto cultural se construye en el espacio psíquico de un mismo individuo, lo cual no quiere decir que deban dejarse de lado fenómenos colectivos, que en el marco de las prácticas institucionales, modelizan uniformemente a los participantes (Cros, E, 2003:21-22)

4. Socialización:

 Es todo un proceso que se adquiere desde el momento del nacimiento, en cual por medio de la estructura social y los otros individuos que están dentro de la sociedad a la cual pertenecemos nos harán seguir ciertos parámetros ya establecidos por un determinado grupo, lo cual nos permitirá formar parte de ese grupo social.

5. Lenguaje:

 Un símbolo que responde a un significado en la experiencia del primer individuo y que también evoca ese significado en el segundo individuo. (Ritzer, G: 1993, 225)

6. Símbolos significantes:

 Son aquellos gestos que requieren la reflexión por parte del actor antes de que se produzca la reacción. (…) Un símbolo significante es una suerte de gesto que sólo los humanos son capaces de realizar. Los gestos se convierten en símbolos significantes cuando surgen de un individuo para el que constituyen el mismo tipo de respuesta (no necesariamente idéntica), que se supone provocarán en aquellos a quienes se dirigen. (Ritzer, G: 1993,224-225)

 

Marco Metodológico

Para el estudio del caso de la identidad costarricense a raíz de la abolición de las fuerzas armas el 1 de diciembre del año 1948, se hace necesario el análisis del discurso presente en la ciudadanía costarricense y así mismo todos los antecedentes que hicieron posible categorizar al país como el primero en el mundo en no tener ejército nacional.

La propuesta metodológica de este trabajo se basa en la apreciación  cualitativa descriptiva, de la cual se obtuvieron datos necesarios para el entendimiento de la realidad social que hace posible que los diferentes hechos sociales se transformen en un imaginario colectivo de nacionalidad.

Las técnicas de investigación empleadas en dicho estudio fueron: revisión bibliográfica de diferentes autores en cuanto al tema de la abolición del ejército en Costa Rica.


Para el año 1502 Cristóbal Colón “descubre” el continente americano y con él empiezan a llegar  exploradores y colonizadores. Muchos venían a hacer expediciones a este nuevo mundo tan exótico ante los ojos de los europeos, y pronto fue posible el asentamiento de grupos de españoles en tierra americana y ahí el inicio de la colonia. En algunos países centroamericanos el proceso de colonización fue mucho más difícil debido que la población indígena era mayor que la residente en el territorio costarricense, dicha situación facilitó el proceso de dominio en Costa Rica, sin embargo; algunos grupos indígenas de este país  pusieron resistencia al proceso huyendo hacia las montañas que aún prevalecían para ese entonces, como forma de refugio.

 La población costarricense que existía antes de la llegada de los españoles al continente americano, y específicamente antes del proceso de colonización en las tierras de Costa Rica, tenían una perspectiva de un mundo diferente. Estos pueblos indígenas vivían en total armonía con la naturaleza, se dedicaban a la caza y a la agricultura, adoraban a los dioses, tales como: el dios Sibu, el dios Sula, el dios Tamagastad, por mencionar algunos, es decir, la concepción de mundo era absolutamente distinta a la de los españoles quienes sin piedad invadieron su identidad, hasta tal punto que actualmente la sociedad costarricense no se identifica con ese antepasado. No se identifica con las poblaciones indígenas que formaron y aún forman parte del territorio nacional.

Una vez llegado los españoles el proceso de conquista  inició despojando de tierras, de tradiciones, costumbres, y quitando a aquellos que aún quedaban, una vida a la que estaban acostumbrados. Imponiendo entonces una concepción de mundo que quebrantaba los patrones de los indígenas en todos sus sentidos. Y para muestra un botón, según el artículo escrito por Juan Carlos Solórzano, evidencia que los españoles arrebataron el mando de las poblaciones y quisieron entonces hacer lo que para ellos era lo correcto, ya que la forma de vida que poseían estos grupos indígenas traía abajo todo aspecto de dominio:El patrón de asentamiento indígena tradicional, caracterizado por rancherías de agricultores dispersas entre los campos de cultivo sin formar núcleos compactos, contrariaba a los españoles, pues dificultaba el control de la población y la obtención de tributos, la sustracción de mano de obra e igualmente dificultaba la obra de evangelización.(Solórzano:2008,  7)

Uno de los factores esenciales para el control del indígena fue el proceso de evangelización con el cual se homogenizó a la población. Los españoles usaron la Sagrada Escritura  para pisotear las tradiciones que en este pueblo y en muchos otros solían practicar, ya que consideraban que los actos de cristianismo presentes dentro del continente americano eran hechos desastrosos los cuales no podían seguir  ocurriendo,  porque estaban cometiendo una injusticia, por lo tanto se debían de educar y civilizar a esos bárbaros a quienes tachaban de satánicos y perversos considerando las creencias  indígenas como idolatría.

Fue todo un proceso de contraculturas en donde ocurrió un dominio fundado en el poder, actuando los españoles de manera errónea, y en nombre de dios dieron una nueva cultura a la civilización hallada en el nuevo continente. Según Webre, citado en (Solórzano: 2008, 15) El objetivo fundamental de la cristianización de los indígenas era el convertirlos en sujetos sumisos a la dominación española, mediante la imposición del dogma cristiano y en general de la cultura occidental, en especial la lengua castellana, como recurso  para consolidar la dominación ideológica hispánica y, por medio de esta, legitimar y hacer efectiva la explotación de los indígenas.

  Así, una vez los españoles habían dominado a los pueblos indígenas empezaron a fomentar su cultura,  y poco a poco se fue deslegitimando su valor dentro de la población costarricense. Aparte de la drástica disminución de la población, los indígenas que vivían enpueblos indiosfueron sometidos a una aculturación sistemática. En primer lugar, debemos recordar que  la sola concentración de los indígenas en poblados significó una radical transformación de sus anteriores patrones de ocupación del suelo, caracterizados por aldeas dispersas, compuestas de ranchos  que agrupaban una familia numerosa (abuelos, hijos casados, niños menores). A veces, una aldea no era otra cosa más que unos pocos de estos ranchos separados entre sí. En los pueblos de indios, los españoles impusieron la agrupación de ranchos compuestos por familias nucleares; es decir, una pareja y sus niños. (Solórzano: 2008,8)                                                                                                                              

 El pueblo costarricense vivió durante varios años bajo el dominio español hasta que en 1821 año que toma la historia colectiva como fecha de independencia (aunque se sabe por medio de algunos intelectuales que este acto ocurrió hasta el año 1838), se separa de la Capitanía General de Guatemala a la cual pertenecían desde la conquista. Este cambio de ideología está dado básicamente por el proceso de La Revolución Francesa y la declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, unidos a la Independencia de las Trece Colonias en América del Norte, los cuales fueron movimientos a favor de la libertad organizados por los mismos ciudadanos que se encontraban disconformes, pero en realidad  la gota que derramó el vaso está en el descontento por parte de los criollos, ya que no estaban de acuerdo con el trato que recibían por parte del virreinato español.

Una vez firmada el acta de independencia el 29 de octubre de 1821 Costa Rica se convierte en un Estado libre, con una población totalmente distinta a la que tenía antes de la llegada de los españoles, ahora eran un pueblo mestizo, y debían empezar a construir su identidad como nación, identidad que fue impulsada por medio del discurso oficial, el cual representaba la ideología de las élites del momento.

Es por medio de un imaginario colectivo que la sociedad costarricense se identifica como nación, crea símbolos nacionales, himnos a héroes de la patria, incluye una población blanquitica excluyente por ende de una piel morena y cabello negro, inclusive se compara  a nivel de los países del Istmo como la Suiza centroamericana, estás y otras situaciones alrededor del país generan una identidad que no se asemeja a la realidad social que vive la nación, pero que unifica a la sociedad.

Lo mismo ocurre con la concepción de paz que muchos gobernantes impulsan a nivel nacional como internacional, maquillan la realidad del país bajo un discurso pacifico, ocultando la agresión en todos los sentidos, la contaminación, la pobreza, entre muchas otras situaciones que no dejan mentir sobre la brecha de desigualdad existente en el país, lo cual no nos da la potestad para afirmar con vehemencia como se hace mediante el discurso oficial de un país pacifico y democrático.

Durante la colonia los grupos armados estaban conformados más que todo por la milicia, la cual no tuvo fuerte apoyo económico uno de los aspectos que contribuyó a que no se formaran grupos permanentes y fuertes de militares, sin embargo estos grupos llegaron a posicionarse a nivel de clases sociales, eran respetados y tenían una buena posición económica durante el periodo colonial.

  Según Víquez, citado en (Cerdas y Vargas, 1988:15):Costa Rica, no contaba con armamento ni pertrechos de guerra, ni tropas disciplinadas, ni jefes militares. Ni disponía de elementos de riqueza o de comercio con que poder adquirir medios materiales de resistencia armada. Toda riqueza pública consistía principalmente en un poco de cacao, que servía para el consumo interior y se utilizaba además como moneda, y en un poco de tabaco de ínfima calidad, sobre la que descansaba la renta fiscal de más bulto y que consistía a veces el artículo caso único de nuestra explotación.

De acuerdo con Mercedes Muñoz, citado en (Cerdas y Vargas, 1988:21):La guerra de 1856-1857 sirvió como escuela de entrenamiento militar, a la vez demandó grandes gastos para el abastecimiento de armas y alimentos para las tropas y, en general fortaleció el cuerpo militar. Para esta ocasión se integró un ejército expedicionario formado por 9000 hombres.

Además, está guerra  tuvo gran relevancia en torno a la identidad nacional ya que, según lo señala Muñoz, citado en (Cerdas y Vargas, 1988:21): el triunfo militar de los centroamericanos significó la conquista de los objetivos políticos; consagrados en los principios liberales: libertad, independencia y soberanía de la Nación. Es preciso reconocer que, Costa Rica alcanzó por medio de la acción del ejército el reconocimiento del exterior. De esta manera la institución militar resulta fortalecida y sus hazañas son reconocidas plenamente.

Como ocurre después de cualquier proceso bélico, Costa Rica entró en una crisis económica, lo cual provoca la caída del presidente Juan Rafael Mora Porras, aunado a las diferencias que presenciaba la oligarquía, a manos de los militares Blanco y Salazar. Así por medio de un golpe de Estado llega al poder Tomás Guardia, quien le da mayor fortalecimiento a la institución del ejército. Las asonadas y golpes militares que se sucedieron por más de treinta años representaban para el país una gran carga económica y ocasionaban serios problemas sociales y lógicamente políticos; está situación no permitía la consolidación del Estado ni la racionalización del gasto público(Cerdas y Vargas, 1988:22)

 Después de todo  el proceso de colonización e imposición de cultura, el país tomó una nueva identidad, la cual fue y es fiel reflejo de unos cuantos personajes nacionales que están en el poder y que a la vez abusan del mismo de manera cauta para no alarmar a la ciudadanía  la cual no es “tonta” y se da cuenta de lo que ocurre pero es tan “mansa” que no hace por dónde actuar para no ser tachados de revoltosos y así permanecen dentro de los cientos de parámetros que miden al ejemplar ciudadano y que la sociedad debe de admitir.

Abolición del ejército costarricense

El presidente don José Figueres Ferrer, decidió abolir el ejército costarricense,“para librar a la patria del cáncer que la consumía, lo elevó sobre el pedestal de la admiración colectiva, en carácter de héroe nacional(Dobles: 1989,6) ha triunfado el espíritu del bien, ha vencido la cultura y don José Figueres Ferrer, que fue el primero en ir a la guerra, llega a ser el primero en la paz (Dobles: 1989,9)

Es así como pasa a ser Costa Rica, el primer país en el mundo en no tener militares, ser el primero que el gasto del Estado no se destine a procesos bélicos sino más bien a educación, al menos esto es lo que se dice de manera oficial por las identidades gubernamentales y el pueblo en general.Mientras las dictaduras de América se apoyan en el ejército y lo oponen contra los civiles, mientras en Venezuela y el Perú las castas militares burlan la democracia imponiendo presidente a su antojo, en nuestra pequeña democracia un hombre, producto de una revolución armada, disuelve su ejército y devuelve al pueblo sus poderes absolutos(Dobles: 1989,8)

Desde ese momento tan representativo para la comunidad costarricense, el ciudadano de este país se jacta de habitar en uno de los mejores lugares del mundo, en donde se puede transcurrir con tranquilidad por las calles, en donde no se le teme a las armas porque no las hay, en donde la educación es la herramienta principal para el desarrollo.  “Con la abolición del ejército, la sociedad costarricense tomó la gran decisión de eliminar definitivamente la interferencia del ejército en la vida nacional, optando por un desarrollo democrático y civilista sustentado en un sistema educativo ampliamente desarrollado. Actualmente los inconmensurables beneficios de la abolición del ejército son disfrutados por toda la población del país e incluso se extienden más allá de nuestras fronteras.(Cerdas y Vargas, 1988:68-69)

El lenguaje: Medio de difusión de ideologías políticas

El lenguaje es una de las características esenciales para difundir una ideología a toda una sociedad, por medio de las palabras se homogeniza a los ciudadanos, es decir, un discurso oficial que transmita todas las doctrinas o pensamientos de la élite genera la identidad de un pueblo, aunque a veces lo que este entre líneas no sea lo que está ocurriendo en la sociedad. A manera de ejemplo anoto lo siguiente: Somos para América símbolo de paz y queremos ser símbolo de desarrollo. Nos proponemos demostrar que la paz es requisito y fruto del desarrollo. (Arias, 1989:11) Muchos de los gobernantes del país, se valen de discursos coloridos y llenos de maquillaje para fomentar con ellos sus intereses personales.

El ciudadano costarricense quiere encajar bajo un discurso pacifico, sin embargo; la realidad es totalmente distinta. Este pueblo no puede dormir ya en paz, día a día ven los crímenes aumentar y con ellos la intranquilidad de vivir en esta tierra. Y algunos gobernantes se alaban  ser premio Nobel de la paz, limpiando una nación por encima sin combatir la enfermedad de raíz: “En estos años amargos para América Central, muchos en mi Patria temieron que la violencia centroamericana pudiera contagiar, empujada por mentes enfermas y ciegas de fanatismo, a nuestra Costa Rica(Arias, 1989:12)

 ¿El problema será de nuestros países vecinos? ¿De nuestros hermanos centroamericanos? ¿Qué tan hermanos somos? ¡Si estamos reproduciendo el mismo comportamiento de Caín y Abel, que entre hermanos se traicionan! Son muchos los cuestionamientos que surgen alrededor de esta identidad de paz costarricense. Primero, las culpas de lo que sucede en nuestro país se suele achacar aquellos que no son nativos de la Patria, parece entonces, que el extranjero es quien trae la desgracia a Costa Rica. ¡No, un momento!, la culpa de lo que nos sucede la tenemos nosotros mimos por tratar de aparentar ser algo que no somos y no solucionar el problema que nos agobia.

Basta con solo hacer un recorrido por los diferentes barrios de la capital y observar como la gente ya no vive libremente sino encerrado en un propia cárcel, en donde por medio de varillas de hierro diseñan de la manera más estética su propia vivienda e inclusive en muchos casos su propia trampa mortal. “La paz consiste en gran parte, en el hecho de desearla con toda el alma. Estas palabras de Erasmo las viven los habitantes de mi pequeña Costa Rica. El mío es un pueblo sin armas donde nuestros niños nunca vieron un avión de combate, ni un tanque, ni un barco de guerra. (Arias, 1989:7) Es probable que la mayoría de los niños de estas épocas recientes no hayan tenido la experiencia con las fuerzas armadas, pero la niñez actual tiene otro tipo de experiencia, a menudo deben andar con precaución, jamás jugar en los parques de la comunidad porque pueden tener la suerte de encontrarse con algún malhechor y causarles daño, el tráfico de órganos y la trata de personas  es una realidad, que bien es cierto en menor proporción que otros países del orbe pero está presente en este país que brinda por ser ejemplo de paz.

El discurso que gira alrededor  de está identidad pacifica desacierta con la realidad, es frecuente observar por muchos medios de comunicación como los costarricenses se lastiman los unos a los otros, y a pesar de “no tener armas” los asesinatos por punzo cortantes es pan de todos los días en las calles. Incluso en hogares donde se han jurado amor eterno “ante Dios”, muere la esposa en manos de su marido  o ahora también común la muerte del esposo en manos de quien juro con él ante el altar amarse por siempre,  además debemos agregar la gran cantidad de divorcios, el cual es un índice sumamente alto.

 ¿Y así somos un país de paz? ¿Qué estamos entendiendo por paz? Según algunos diccionarios la paz  es un estado de tranquilidad y placidez no aturdido por molestias, trabajos, insultos, delincuencia etc. También se puede decir que es un estado de tranquilidad pública y especialmente, en las familias, sosiego y buena correspondencia de unos con otros, en contraposición a los pleitos o guerras. Y por último se puede definir como un Estado de nación que no se encuentra en guerra con ninguna otra nación.  Entonces, efectivamente no es Costa Rica ese ejemplo a seguir, porque lo que menos tenemos es tranquilidad.

¡Qué va! Con semejante contaminación en nuestros ríos, en los suelos, en el aire, con tanto gobernante corrupto, con tanta delincuencia, con las leyes tan estúpidas que nos amparan, con un sistema educativo tan carente no podemos ser pacíficos, como dice un viejo refrán “aunque la mona se vista de seda, mona se queda”. Es correcto que esta conceptualización que ha incluso transcendido las fronteras esta estrechamente vinculada con un imaginario colectivo que forma parte de la identidad nacional, sin embargo no quiere decir que realmente el costarricense sea pacifico, del dicho al hecho hay mucho trecho que recorrer.

Conclusiones

La cultura es todo aquello que nos identifique dentro de un grupo determinado, lo cual está dado por valores, tradiciones, lenguaje, entre otros aspectos, aunque no necesariamente sea lo que vivimos a diario, ya que esta está basada en procesos de socialización  que nos hacen tener sentido de pertenencia en un grupo determinado.

En Costa Rica, los medios de comunicación juegan un papel importante en lo que respecta al proceso de socialización. Por medio de estos de manera inconsciente adoptamos ciertos comportamientos que son aceptados por una mayoría de la población.

 A  diferencia de muchos otros países Costa Rica, no posee una fuerza militar, sin embargo; la concepción de paz no está hecha bajo parámetros reales, solo es fiel reflejo de una identidad producto de las ideologías dominantes.

El signo más común entre  los  individuos es la expresión oral o el habla. Es de fundamental importancia el concepto de semiológica y semiótica concretamente, donde se estudia de manera intensa los signos y su relación entre el significante y significado, el intérprete percibe con sus sentidos los signos y les atribuye un significado mediante un proceso mental.

Así el proceso de atribución de significados a signos puede variar dependiendo del intérprete. Y a la vez mediante el lenguaje se puede conocer tanto a quien  emite los signos como quien los interpreta, lo cual nos ayuda a tener una visión panorámica del papel del individuo dentro de la identidad pacifica.

Es evidente que el discurso tiene varios rumbos, pretende conquistar a las clases bajas para dar cierta estabilidad en los argumentos  de las clases élite.


Bibliografía

Arias, O. “El camino de la paz”. Editorial Costa Rica, San José, Costa Rica, 1989.

Cros, Edmond. 1997. El sujeto cultural. Sociocrítica y Psicoanálisis. Ediciones Corregidor, Buenos Aires.

Cerdas, A y Vargas, G.  Comisión Nacional de Conmemoraciones Históricas. “La abolición del ejército en Costa Rica: Hito de un camino de democracia y paz”. Junta Administrativa, Imprenta Nacional, San José, Costa Rica, 1988.

Dobles, L. Comisión Nacional de Conmemoraciones Históricas. “Una resolución fuerte y valerosa: La abolición del ejército en Costa Rica”. Imprenta Nacional, San José, Costa Rica, 1989.

Ritzer, G. “Interaccionismo simbólico” TEORÍA SOCIOLÓGICA CONTEMPORÁNEA. McGraw-Hill Inc., 1993, Pág.

Solórzano, J. “La sociedad colonial 1575-1821”. Editorial UCR, San José, Costa Rica, 2008

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s