Música postmoderna en Costa Rica: el caso de “Cocofunka” Por: Constanza Enciso Bähler

Nuevos procesos de la música costarricense:

El caso de “Cocofunka”

Por: Constanza Enciso Bähler

Introducción

La música, como cualquier otro tipo de arte y manifestación cultural, es definida según la cultura a la cual pertenece, según el lugar desde donde se genera. Pero, a grandes rasgos, de este arte de las musas (del griego: μουσική [τέχνη] = mousikē [téchnē]), se dice que es una sonoridad organizada. O, como dice la Real Academia Española, la música es el “arte de combinar los sonidos de la voz humana o de los instrumentos, o de unos y otros a la vez, de suerte que produzcan deleite, conmoviendo la sensibilidad, ya sea alegre, ya tristemente” (http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=musica).

Música en Costa RicaAdemás de conmover, al ser un producto cultural, la música se ha utilizado para promover la identidad cultural de un pueblo: cada cultura tiene su propio significado de lo que es música. En América Latina, para la búsqueda de la identidad después de la independencia de las naciones, se recurrió a la creación de himnos patrios que representaran a las nuevas repúblicas frente al resto del mundo. Pero, las causas y motivaciones que llevan a una cultura a fabricar su música, cambian según la época.

Hoy en día, la era postmoderna promueve la ideología de lo universal, que abarca todas las manifestaciones para una identificación con una cultura mundial y de masas. El capitalismo, la desterritorialización y la occidentalización son los ejes principales del proceso de globalización que los habitantes de América Latina, Costa Rica incluido, están sufriendo. Hay una lucha de fuerzas entre lo local y lo global, puesto que se han perdido ciertos elementos nacionalistas (la mayoría de bandas jóvenes no tocan folclor) para dar paso a la entrada de elementos globales (letras de canciones en inglés, género rock, etc.).

¿Qué escuchan los jóvenes costarricenses de hoy para identificarse con su cultura? Gracias a las redes sociales, se puede saber el número de “seguidores” que tiene una banda. Este dato da una aproximación de cuántas personas oyen o han escuchado la propuesta musical de la banda. Por ejemplo, el grupo que fusiona sonidos latinoamericanos con new-jazz, “Editus”, registra cerca de 24.000 seguidores; otro que fusiona ritmos africanos y latinoamericanos, registra aproximadamente 12.500 seguidores; y el grupo que mezcla reggae roots con funk y rock, llamado Cocofunnka, presenta cerca de 31.000 seguidores. Para un país pequeño, a escala mundial, como Costa Rica, estos números son altos (existen bandas estadounidenses con algunos millones de seguidores).

Las tres bandas mencionadas anteriormente, se denominan costarricenses en sus perfiles de Internet. Cabe preguntarse, ¿qué es ser costarricense hoy? ¿cómo influye el medio en  la creación musical? ¿por qué tantas personas se identifican con un tipo de música? ¿cuáles huellas culturales dejan estas bandas en Costa Rica? Para responder a estas y otras preguntas, la presente investigación hace un análisis de la relación cultura post-moderna/música, tomando como ejemplo la banda Cocofunka y analizando los elementos pertinentes de ésta.

¿Por qué estudiar esto?

Hay pocos trabajos académicos sobre la cultura costarricense vista a través de sus manifestaciones musicales recientes. Sin embargo, es importante que la sociedad sepa, más allá de lo que los medios de comunicación puedan informar, cómo se articulan ciertos elementos de la cultura en la que se desarrolla.

La música actual no ha escapado de los efectos globalizantes por lo que a veces se vuelve difícil rastrear sus orígenes exactos. Como mencionado anteriormente, muchas de las bandas consideran que sus géneros son de “fusión”, es decir, no es ningún género particular o tradicionalmente reconocido. El hecho de no calzar en ninguna categoría los impulsa a la creación. Así, Cocofunka se autodefine como un proyecto fusión.

Es preciso saber de dónde viene este nuevo gusto y por qué el ser indefinido genéricamente les permite aún expresar un sentimiento de identidad con la nación costarricense. Conocer los elementos, las razones y las motivaciones de esta banda en particular, puede dar luz a otras investigaciones sobre la huella cultural que quieren dejar más bandas actuales en Costa Rica.

Antecedentes: música local, música global

Relacionado con el tema de la presente investigación, se puede hablar de dos fuentes que marcan antecedentes: una sobre la música de los años 70s y 80s en Costa Rica y otra sobre la música en general que se crea en la posmodernidad occidental actual. Estos antecedentes presentan categorías que serán utilizados para el desarrollo del presente trabajo.

Primero, sobre el tema de la música costarricense como vehículo cultural, existe una tesis de Ney Agüero llamada Propuesta interpretativa de las voces enmarcadas en el discurso nacionalista del grupo Cantares, presentada en el 2010 en la Universidad de Costa Rica. Ese trabajo propone analizar las letras de las canciones, como textos literarios de gran valor cultural. Al principio explica cómo la música es un medio para la transmisión, construcción y conservación de la identidad cultural de un pueblo. Se demuestra ahí cómo, la canción (las letras) es un mecanismo de comunicación y creación de significados culturales.

Esa investigación, como lo dice su nombre, estudia las canciones del grupo costarricense Cantares para contextualizar su discurso nacionalista y contestatario en los años 70s y 80s. Para esto, también parte del hecho que la música es un producto social-cultural con una función identitaria pues induce, en los actores sociales, el desarrollo de comportamientos, la definición de sentidos determinadas reacciones políticas o sociales (Agüero. 2010: 18-19). Se considera allí que la música puede movilizar políticamente a clases y naciones a través de su eficacia simbólica pues ayuda a la transmisión y vinculación social creando medios de unidad e identidad.

Sobre las letras, en general, plantea que se da un cruce de diálogos entre la escritura del cantautor, la lectura del destinatario/oyente, el contexto cultural local, la denotación y la connotación. Finalmente, demuestra cómo la actividad musical es un elemento dentro del proceso histórico formativo de la identidad costarricense. La música sería otro elemento del sistema abstracto de conocimientos y estándares de percepción que conforman a una cultura dada.

Segundo, un estudio del sociólogo Jaime Hormigos, publicado en el 2008, se refiere a la relación música/posmodernidad. Este texto, llamado Música y sociedad: análisis sociológico de la cultura musical de la posmodernidad, analiza las dimensiones sociales de la música en cuanto arte, cultura, consumo y comunicación. Igualmente, habla de la función de construcción de identidades y del resultado aprendido (pautas personales y patrones culturales) de interacciones sociales.

Así como la obra musical tiene la capacidad de hablar de su sociedad, el sociólogo afirma que “las estructuras musicales surgen de patrones culturales concretos, de ahí que la música pueda ser clasificada por la función social que cumple (música creada para el baile, para el deleite de los sentidos, música culta, música religiosa, música de consumo, etc.)” (Hormigos. 2008: 145).

En cuanto a la sociedad globalizante actual, se hace también una revisión del auge de cultura de masas, la masificación entorno a diferentes géneros, el contacto entre culturas musicales, la difusión de sonidos que se realiza a través de los medios de comunicación y el componente tecnológico.

Explica cómo los factores extramusicales ayudan a comprender el universo sonoro, pues la música es construida por el contexto y ayuda a construirlo. Concluye que la vinculación entre el estilo musical, la cultura del momento y la ideología afectan la composición musical. Al referirse a la actualidad, dice que el consumo pretende etiquetar todos los sonidos con el fin de comercializar la música, pero en muchas ocasiones la creación surge espontáneamente en función de una disponibilidad social por lo que no forman parte de ningún género en especial. Los variados recursos sociales de donde se toman los elementos creativos, pueden otorgar valores simbólicos que contengan elementos identificatorios de un grupo.

Para el mismo Hormigos, la cultura postmoderna occidental, se basa en una economía de consumo en el cual la publicidad juega un importante rol, así como las tecnologías mediáticas creando estímulos artificiales y mediatizados. Afirma que algunas de las ideologías sociales que imperan son el nihilismo, el relativismo y la coexistencia de una mezcla de valores culturales (pérdida de fundamentos absolutos).

Además, cuenta cómo el consumo no sirve solo para acceder al uso de las necesidades básicas, sino que también se ha convertido en una actividad de ocio, de manera que el “yo” se convierte en el consumista por excelencia. Dada la alta presencia publicitaria, los actores sociales se ven sumergidos en una realidad materialista llena de simulacros, una hiperrealidad que promueve el aislamiento individual y el vaciamiento de las relaciones interpersonales. Se otorga, en la actualidad, un valor indiscutible a lo nuevo y al consumo como forma de acceder al placer y la libertad.

Siguiendo la misma línea, los medios de comunicación masivos han permitido la multiplicación de las visiones de mundo, echando en el mismo saco a todas para tratar de entender las formas culturales de manera global: se deja de lado el concepto de una sola realidad. De allí que sean evidentes las fragmentaciones y el surgimiento de las “subculturas”. Igualmente, los medios han dejado experimentar una asenso de las formas de transmisión audio-visual en movimiento gracias a los avances en la tecnología.

Más puntualmente, sobre las características de la nueva música posmoderna en relación con el contexto cultural, el sociólogo afirma:

la música de la posmodernidad se caracteriza por un pluralismo de estilos y lenguajes tendentes a la complejización y relativización de sus contenidos. La actual variabilidad de los gustos, vinculada a la continua transición de modas, provocada por el dinamismo social y una creciente democratización de la cultura, implica una sucesión de estéticas musicales fugaces. Podemos decir que la música que se crea en la actualidad no posee una conciencia estética unitaria, sino una multiplicidad (múltiples estilos, múltiples mensajes, etc.) de conciencias estéticas fragmentarias” (Hormigos. 2008: 165-166); y

debido al imparable proceso de la globalización, los géneros musicales creados en una cultura se aceptan y se reconocen por otras. Nos encontramos, de esta forma con unos géneros musicales que rompen fronteras y se instalan en todas partes del mundo, pudiendo hablar hoy en día de una música globalizada” (Hormigos. 2008: 168-169).

Por último, existe una tesis escrita por el tecladista de la banda Cocofunka denominada Propuesta de un plan de comunicación para el grupo musical Cocofunka, que se utilizará en el desarrollo pues no trata el tema de la cultura.

El presente trabajo quiere indagar sobre la banda musical Cocofunka para concer su adscripción cultural y la huella que busca dejar en Costa Rica. Para esto, en primer lugar, se presentan alguns datos y símbolos culturales de la banda para conocer su historia. En segundo lugar, se pretende examinar las razones por la que el grupo musical se denomina costarricense y así identificar el nuevo discurso nacionalista postmoderno del sujeto cultural. Finalmente, en tercer lugar, se indaga sobre las acciones que adscriben a la banda dentro del proceso cultural globalizante para identificar el discurso de la globalización.

Sujetados por la cultura

La base teórica de este trabajo se toma del texto El sujeto cultural. Sociocrítica y psicoanálisis de Edmond Cros. En primera instancia, Cros define a la cultura como un espacio ideológico que enraiza a una colectividad en la conciencia de su propia identidad (Cros. 1997: 9). Por esto, la clasifica de específica. Además, según el mismo, la cultura sirve de referencia puesto que está en la memoria colectiva siendo su mayor bien simbólico. Así mismo, solo puede observarse por medio de sus manifestaciones concretas, las cuales son, para Cros, el lenguaje y el discurso, las instituciones y prácticas sociales y la reproducción en cada individuo (de ahí se puede deducir que la música es una práctica social, es decir, una manifestación cultural).

En segunda instancia, de modo tocando lo particular, Cros define lo que es el sujeto cultural. Le da cuatro principales características que son:

  1. una instancia de discurso ocupada por el Yo;
  2. la emergencia y el funcionamiento de una subjetividad;
  3. un sujeto colectivo;
  4. un proceso de sumisión ideológica” (Cros. 1997: 9)

De acuerdo a su planteamiento, el sujeto se aliena en la cultura pues se encuentra inicialmente vacío esperando convertirse en una instancia del discurso (cultura), lo cual hace que las formas de la cultura hablen por él (sin voz realmente individual). La sumisión ideológica se da, entonces, en cuanto al ser quien sigue y difunde algún “dogma”, conductas y paradigmas culturales provenientes del exterior. De ahí que proponga que “el sujeto no se identifica con el modelo cultural, al contrario; es ese modelo cultural lo que le hace emerger como sujeto. El agente de la identificación es la cultura, no el sujeto” (Cros. 1997: 18). Concluye, sobre el sujeto cultural, que no es siempre totalmente consciente de la cultura que promueve.

En tercera instancia, el mismo autor define el “star-system” o ‘sistema del estrella’ como el nuevo sistema, apoyado por el desarrollo de los medios de comunicación audiovisuales, de identificación icónica. El proceso identitario de los individuos hacia un actor-estrella, los pone en la posición de querer calcar sus destinos sobre el modelo del ídolo-estrella.

Para lograr una identificación, la ‘persona-estrella’ deberá representar un conjunto de valores ideales característicos de la cultura del tiempo en el que se inscribe. Así se convierte en un espacio de mediación e instancia reguladora entre el Yo y los otros. La misma estrella es un producto de las exigencias del sistema modelizante, que para Cros han sido las implicaciones económicas.

En cuarta instancia, el estrella es importante en la cultura pues difundo los símbolos que actualizan los ideologemas. ¿Qué es un ideologema? Cros lo define como “un microsistema semiótico-ideológico subyacente en una unidad funcional y significativa del discurso. Esta se impone en un momento dado en el discurso social con una recurrencia excepcionalmente alta” (Cros. 1997: 122).

En quinta instancia, Cros habla del patrimonio, pues está estrechamente relacionado con las cuestiones de identidad ya que posee un valor social histórico al representar “un fantasma del Yo familiar”. Es decir, que el patrimonio tiene un valor inmaterial articulado con un sistema específico de representaciones. Este es adaptado y apropiado por cada generación, transcribiendo así los cambios del sujeto cultural a lo largo del tiempo.

En sexta instancia, el mismo define al postmodernismo como los efectos de la postmodernidad al transcribir las vivencias y la imaginación colectiva. La postmodernidad es el agotamiento de la revolución tecnológica y científica que permite la expansión del capitalismo según el desarrollo de imperialismo clásico (países con materia prima explotados por naciones productoras).

En última instancia, la globalización, por un lado, es el proceso que busca una homogeneización socioeconómica y sociocultural total, planetaria (Cros. 1997.137). Por el otro, en Historia de la mundialización (2007), Ianni  afirma que la globalización está guiada por tres ejes fundamentales: el capitalismo (expansión económica donde todo es mercancía), la occidentalización (imposición de punto de vista cultural europeizante) y la desterritorialización (pérdida de identificación con un centro, desarraigo).

El presente trabajo de investigación hace, por un lado, una revisión bibliográfica de los datos pertinentes al tema de la nueva música costarricense (bibliotecas e Internet). Por el otro lado, se llevó a cabo una entrevista a uno de los integrantes de Cocofunka (Gustavo Gutiérrez, tecladista y mercadólogo) para conocer más a fondo las motivaciones detrás de la creación cultural que deja huellas en la identidad costarricense.

Fusiones y funciones 

Amistad musical

Hay información sobre este grupo musical en Internet, para no redundar, se presentan los links a continuación:

Como resumen, se puede decir que, en el 2008, se unieron seis músicos (Javier Arce (voz), Gustavo Gutierrez (teclado), Nacho Páez (teclado), Reynaldo Escobedo (bajo), Jaime Nowalski (batería) y Ricardo Machado (percusión)) con la misión de crear una “agrupación musical de fusión que se basa en su creatividad y capacidad para mezclar géneros como principal fuente de diferenciación” (Gutierrez. 2009: 12).

Desde esa fecha, han hecho más de cien presentaciones en vivo, por ejemplo, solo para este año (2011) completarán un total de 52 conciertos oficiales. Como dicho anteriormente, en la red social Facebook, se pueden contar cerca de 31.000 seguidores (usuarios que hacen click en “me gusta”), lo que hace del grupo uno de los más “gustados” en el país.

El tecladista, obtuvo su grado de licenciatura en “Comunicación integrada de mercadeo” con el proyecto Propuesta de un plan de comunicación para el grupo musical Cocofunka (2009), en donde presenta a Cocofunka como una empresa e investiga, a través de entrevistas, los puntos fuertes y débiles de la banda en cuando a identificación y organización para llevar a cabo un mejor manejo de las estrategias mercadológicas que permitan a la banda surgir en el mercado. En cuanto al sentir de los integrantes, Gutierrez concluye que:

Se pudo entender que el significado para cada uno de ellos [los integrantes de la banda] si es muy similar. La forma en que viven reside en el amor por la música y el no atarse a nada solamente a su arte o como también ver la vida desde un sentido más amplio y no desde el punto de vista y el criterio implantado por los medios y el entorno. Intentan transcender en un campo espiritual y tener claro sus convicciones y valores para mantener un balance entre la sociedad y su forma de pensar” (Gutierrez. 2009: 79).

Esta postura ideológica (equilibrio entre interno-externo) es propia de un discurso post-moderno que busca la integración por encima de la adscripción sin límites a una postura extremista. Además, el individualismo es un proceso al cual el sujeto cultural de la época actual se ve sometido. Pero, estos temas, se tratarán con mayo profundidad más adelante.

Otro dato importante sobre la banda que no puede hallarse en la red (se obtuvo gracias a la entrevista) es el método que los integrantes utilizan para componer. Según Gutiérrez, ellos están de acuerdo en que su creación parta de un proceso de “jamming”. Es decir, que se reúnen a tocar improvisadamente: de allí surgen ritmos y melodías de manera conjunta. Aunque, algunas de las piezas sí tienen autorías individuales. El proceso de “jameado” permite ver el alto grado de conocimiento musical de cada uno de ellos. Además, es precisamente lo que les permite la integración de todos los gustos individuales al conjunto.

Huellas de un discurso costarricense

Para encontrar las huellas de este discurso nacional, se hace un recuento, en primer lugar de información extraída de la entrevista y, en segundo lugar, se analizan algunos elementos de sus obras (videos y letras de canciones),

Obra completa

Sobre este tema, la pregunta que se hizo fue: “¿Ustedes, podrían decir que son una banda nacional? ¿Por qué? ¿Qué es lo que los hace a ustedes costarricenses?”.

Cocofunka se considera una banda costarricense. Primero, por el hecho de haber nacido todos en Costa Rica y hacer música en el país. Segundo, y lo más importante, es que buscan el “sonido característico” de su entorno (costarricense de San José) que pueda diferenciarse del “sonido” particular de otro país como Venezuela o Brasil.

Este “sonido” al que se refiere el tecladista, es algo que por más que una banda esté tocando algún género como jazz o salsa, va a mantener una forma costarricense de tocarlo, por la influencia del entorno. Además, se considera que el nivel personal o el estilo de cada músico, también define mucho el sonido de la banda.

De esta opinión, como sujeto cultural, no existe una capacidad de definición exacta de los que es un “sonido” nacional, pero se sabe que allí está. Según el mismo, el entorno es tan importante que si uno es ajeno al entorno de donde está, no va a poder transmitirlo y transmitirá música de otra forma, como existen ciertas bandas en el país que intentan imitar el rock Indie inglés.

Para transmitir lo costarricense y vibrar con el entorno en el que viven, los músicos de Cocofunka hablan mucho de su entorno por medio de sus vivencias personales. Al componer, recuentan lo que les pasa día a día y lo que ven. Gustavo Gutiérrez no considera que es necesario hacer música política o social para tener un discurso relativo a Costa Rica, sino que simplemente  se pueden usar los elementos de lo que se ve en el día a día. Esto es precisamente lo que les hace una banda nacional: transmitir la vivencia, el entorno y el momento histórico en el que están viviendo.

El sujeto cultural, en este caso muestra la influencia de la postmodernidad en la creación de identidades: la experiencia personal es una de las características más evidentes en la cultura que promueve el individualismo. Es sabido que gran parte de la población joven costarricense ha dejado de identificarse con el discurso nacionalista social tradicional. Pero se está gestando uno nuevo, que describe la forma de vivir del individuo postmoderno.

El arte musical que ellos emiten se puede leer como un patrimonio inmaterial que se hereda, sobre todo por la opinión del entrevistado. Gutiérrez sostiene que “el hombre muere y el arte trasciende”. Entonces, dice que si él sabe que su hijo va a oír en unos años su música, sí podrá escuchar una representación de la realidad social o incluso emocional en la que él vivía. Considera que está documentando de una forma artística, su tiempo de vida y su tiempo histórico como artista.

Además, en el disco que está por salir, hay piezas sobre la experiencia del tecladista que tuvo en Brasil. Pero, afirma que en un nivel personal, aún contando de su viaje, sigue hablando de Costa Rica, por ser sus raíces y tener que comparar lo nuevo con lo que conoce desde siempre.

Participación el proyecto del SINABI

El Sistema Nacional de Bibliotecas desarrolló un proyecto para aumentar el interés en la literatura costarricense que reunió a varios músicos de la escena nacional. Se grabó un disco con 18 temas inspirados en obras literarias escritas por costarricenses. Cocofunka buscó su inspiración el la novela de Rodolfo Arias llamada El emperador Tertuliano y la Legión de los Superlimpios (1991). Con humor, esta obra literaria ridiculiza los vicios de la burocracia costarricense.

La canción “Suele suceder” fue a raíz de esta novela. Como la novela  enmarca la identidad costarricense de una forma muy clara, plasmando la historia de un empleado público en su acontecer diario, Cocofunka decidió transmitir ese sentimiento al día a día de ellos, porque no quisieron hacerlo al pie de la letra, sino cómo esa historia muestra ese ser.

En materia cultural, todo el proyecto “La banda sonora de un película que jamás vas a ver” es un gran aporte a la definición actual de la identidad costarricense. La participación de Cocofunka fue de gran importancia, ya que la pieza “Suele suceder” tuvo gran aceptación por el público, llegando a la primera posición de la más escuchada en la estación de radio 97.9 f.m.

Se puede escuchar y seguir la letra en:  http://cocofunka.bandcamp.com/track/suele-suceder-single

Elementos nacionales en algunos videos

A manera de ejemplo, se presentan a continuación, tres videos oficiales del grupo, puesto que se considera que en ellos se rescatan elementos de la identidad costarricense: el paisaje, la forma de vida, la conexión con la espiritualidad indígena y demás. Por razones de tiempo, no se presenta un análisis detallado de dichos elementos, sin embargo queda pendiente el hacerlo.

“Positivity” video y letra

Positivity dat makes you feel all right, let us be the ones that make u feel so high. It`s reggae time, let me see you dancing. Meditation to my people, good vibration

Tiempo de reggae, tiempo de actuar, tiempo de poner mi lirica a sonar. Momento para meditar, ser uno en equilibrio con lo natural.

En armonía, pensamos con amor, unidos hoy por toda, toda bendición. En las palabras, el viento y el sol, unidos en la música y el corazón.

Fieles, a los instintos que hoy están guiando. El ritmo que esta fluyendo y es para danzarlo.

Positivity dat makes you feel all right, let us be the ones that make u feel so high. It`s reggae time, let me see you dancing. Meditation to my people, good vibration

Rise, positive, only alternative we no fall with the badman lies and critics. Feelin strong all along since the day i was born, spreading positivity all ova da world. Lava tus manos de toda energía negativa, cocofunka te regala una nueva prespectiva. El pensamiento que se resume en este canto, se refleja hoy en tu vida y sientes que vas progresando. Ve tu mente como nueva y se renueva en el amor, el feelin de este reggae es el ritmo del corazón. Soy positivo y mas que vivo en inmensa emoción, positivity rulin’ all ova da world.

Fusiones, que es este amor metafísico, es la música, música,musa, so let mi see u dancin. Emociones, que intento canalizar en una canción, en tu corazón, es mi vocación.

Positivity dat makes you feel all right, let us be the ones that make u feel so high. It`s reggae time, let me see you dancing. Meditation to my people, good vibration

“Vida moderna”: video y letra

Terminate el té, enciéndete la hierba. Tranquila yo sabré excusarme por la torpeza de no entender el porque de siempre tanta tristeza. Prometo preguntarle la próxima vez al santo de la pureza.

Embriagando a la muerte al amanecer, jugando con su belleza. Déjame enloquecer con el olor a sangre fresca. El destino despertó un viejo animal en mi pobre alma suelta. Prometo no perderme la próxima vez

Maravillas de la vida moderna. Maravillas de la vida moderna. Maravillas de la vida moderna. Maravillas de la vida moderna.

Terminate el té, enciéndete la hierba. Tranquila yo sabré excusarme por la torpeza de no entender el porque de siempre tanta tristeza. Prometo preguntarle la próxima vez al santo de la pureza.

Maravillas de la vida moderna. Maravillas de la vida moderna. Maravillas de la vida moderna. Maravillas de la vida moderna.

“Elevarse”: video y letra

Flor de enero que alumbras mi ser. Humo blanco que despiertas el saber. Yo que intento escaparme, lo sé. Todos vamos a desaparecer.

Definir el movimiento dejándolo saber, elevarse con el viento cenizas en la piel. Definir el movimiento dejándolo saber, elevarse con el viento, medusas en la piel.

Vientre blanco de pan y de miel. Un trago amargo que despierta el placer. Yo que intento escaparme, lo sé. Todos vamos a desaparecer.

Definir el movimiento dejándolo saber, elevarse con el viento cenizas en la piel. Definir el movimiento dejándolo saber, elevarse con el viento, medusas en la piel. Definir el movimiento, elevarse con el viento. Definir el movimiento, elevarse con él.

 Huellas del discurso globalizante

De adentro hacia fuera

En la entrevista a Gutiérrez, se indagó sobre el deseo de ir al extranjero para llevar su música a todo el mundo. Resultó que a la banda le interesa crecer globalmente, aunque todavía no hayan ido fuera del país a dar conciertos. No se enfocaron en internacionalizar la música pues sintieron que el disco “Elevarse” no les dio realmente el 100 que querían.

Han sido precavidos ya que saben que mandar un disco a un festival es sentirse satisfecho completamente con el trabajo y si entran, es todos los años. Prefirieron esperar y con lo que ese disco genere hacer otro disco mejor. Además, el continuar en el perfeccionamiento de su trabajo les exige como artistas a componer más, ensayar más y subir de nivel. Precisamente, fue este el plan que tuvieron.

Pero, poseen verdaderas armas para triunfar en eso, según Gutiérrez, aunque parezca una proeza difícil. Él se preguntaba: ¿cómo hacer para sonar en Japón? ¿buscar japoneses en Facebook para que hagan click en “me gusta” de la página? No. Según Gutierrez, lo que va a permitir a Cocofunka llegar a todas partes es la originalidad de su sonido. Es decir, la banda tiene un sonido que no se identifica con nada en particular.

Sería muy complicado competir con bandas jamaiquinas de reggae puro o de Indie Rock inglés que tienen una tradición histórica en el perfeccionamiento de sus técnicas. La no identificación con un género en específico y gracias a las diversas escuelas de los que componen la banda, crea una fusión que está seguro que nadie más toca. Inclusive tienen piezas que no saben cómo describir.

Para él, los artistas deberían poner siempre atención a la innovación, pues permite la diferenciación en un nivel mercadológico mundial. Y no es que piense solo en el dinero a la hora de componer, al contrario, su sensibilidad artística y orientación a mantener las cosas reales, siempre están muy claras. Pero, se necesitan ciertas herramientas para vivir del arte.

Cocofunka ha logrado, entonces, combinar a seis músicos que tenían cada quien una idea distinta, en una creación novedosa. Existen vasios grupos así, no son los únicos. El tecladista nombra, por ejemplo, a los costarricenses de Sonámbulo. Para Gutierrez, la mayoría de grupos, incluso dentro del Indie, del reggae o de cualquier otro género, que se van diferenciando y que lograrán posicionamiento durante mucho tiempo, son los que logran sacar un sonido único. Y quienes intenten tocar como alguien más nunca lo van a lograr puesto que son personas distintas interpretando.

Es necesario recalcar, como dicho en el estado de la cuestión, que precisamente la expresión musical postmoderna del mundo globalizado, busca una fusión. Ya que la diferenciación de géneros que hace el capitalismo es muy artificial. Se pueden encontrar rasgos en la música de Cocofunka posmodernos por su conciencia estética múltiple ligada a las diversas tendencias de moda.

 Tecnologías globales

Las tecnologías y medios de comunicación son muy importantes en el proceso de la globalización. La banda, en  primer lugar, para la producción de su disco “Elevarse”, se contactó con la empresa inglesa de masterización Abbey Road. Es decir, que el último proceso de edición final de sonido llamado “masterización”, se realizó fuera del país. Asimismo, la banda tiene planeado mandar a masterizar su próxima producción en Estados Unidos. Esto se hace pues la banda busca estándares mundiales en cuanto a alta calidad que no se encuentran en el país por falta de tecnologías y especialistas.

Entonces, ya se envió la grabación de algunas piezas a varios estudios de grabación en Norte América. De los cinco, seleccionaron el estudio Sterling, pues les gustó más la propuesta. Allí han masterizado obras de Jamiroquai, Red Hot Chilli Peppers y Beyonce, por ejemplo, que son artistas de Estados Unidos e Inglaterra conocidos a nivel mundial.

El contacto con especialistas de otros países en búsqueda de calidad es un reflejo de la situación de Costa Rica en el mundo globalizado: hay mejores opciones y oportunidades afuera, y no es difícil acceder a ellas gracias a los medios de comunicación. Esto es un proceso de la occidentalización que sufre la cultura, característico de la globalización.

En segundo lugar, gracias a la difusión por Internet, Cocofunka está en los “charts” de Bandcamp (página web que permite a las bandas compartir y vender su música) con más de 150.000 veces reproducidas sus piezas. Esta página permite ver parte de la difusión a nivel internacional. Es decir, la música del grupo está afuera, aunque ellos todavía no. Esta música es entonces globalizada porque viaja por todo el mundo.

Como citadas al principio de este trabajo, la banda se encuentra en otras páginas como Facebook, Myspace, Youtube y demás. Esta característica desterritorializada es una de las que definen al proceso de globalización: no importa dónde se de una expresión cultural, puede llegar a los oídos de personas a miles de kilómetros pues la información viaja vía satélite libremente.

 De afuera hacia adentro

Se realizó una pregunta más directa, en relación con el hecho de considerar la música que producen (el sonido) como algo globalizado. Gutierez afirma nunca haber pensado en el hecho de la globalización de la música. Pero está consciente de que el proceso de globalización afecta, porque a todos les llega música de todas partes del globo e influencias, lo cual a ellos les pasa.

Además, se influencian, de artistas mucho más viejos gracias al acceso a la información. Pero no buscan revivir un sonido como el de The Doors, por ejemplo, porque saben que no lo van a lograr. Pero saben que, como seres sociales que son, reciben influencias desde la globalización.

Retomando el tema de los géneros musicales, se cuestionó el porqué la escogencia de la fusión “reggae, funk, rock y diversos ritmos latinos”. La respuesta fue que, en primer lugar, no querían cerrarse a tocar solo un género, y todos esos les gustaban. Aunque cuando se unieron unos venían de tocar ska, otros pop y otros punk, como músicos siempre les ha interesado a abrirse a diversos géneros.

Sí utilizan una línea de construcción con base en el funk y el reggae, pero a partir de eso siempre incluyen un poco de jazz, y géneros de muchas partes. Además de los gustos personales, cada quien se va generando una escuela el día a día con lo que oyen.  Eso hace que Cocofunka mantenga siempre mucha diversificación. Guetierrez dice temer a que algún día se acabe eso, pero cree que la música no se acaba, que está en todas partes: “uno sale y música hay por todo lado, me voy de viaje y vengo aquí con ideas, y no es que toque igual, sino es por las vivencias, por lo que he vivido”.

La facilidad de los medios ha permitido el contacto entre culturas, lo que influye a muchas bandas postmodernas en la creación musical, como a Cocofunka. La música globalizada se da por la aceptación de géneros provenientes de diferentes partes del mundo. Y al hacer la investigación, se revela que el funk tiene origen afro-americano, el reggae, jamaiquino y el rock, inglés. En consecuencia, aunque el sujeto cultural no sea capaz de definir su práctica como un arte globalizado, es claro que está sujeto al proceso: se puede crear nueva música costarricense a partir influencias externas.

El mercado capitalista

La banda es una empresa que se guía con planes de comunicación de mercadeo (como la tesis del 2009 Propuesta de un plan de comunicación para el grupo musical Cocofunka de Gustavo Guriterrez) para mejorar la exposición de la marca ante los medios de comunicación y el consumidor final. Estos planes trazan un rumbo estratégico para el desarrollo de su imagen.

El proyecto de tesis “tiene una importancia relevante en la escena musical costarricense, ya que permitirá que sea un caso de estudio para las otras agrupaciones que quieran tener un modelo de desarrollo empresarial dentro de su organización”. Además, en Costa Rica es muy rara la promoción profesional y planificada de las bandas. Por lo que considera que “La industria musical costarricense necesita de la incursión del trabajo de profesionales en la comunicación de mercadeo, para su desarrollo y lograr una expansión de los productos en el mercado internacional” (Gutiérrez. 2009: 9).

Sobre el consumo, grabación, fabricación y gestión de contenidos, el marketing y la promoción la distribución, el precio, música en la red, el propio tecladista hizo una tesis. Pero también, siguen planeando con técnicas empresariales más allá de ese proyecto del 2009.

Por ejemplo, ahora la banda está con el disco pasado (“Elevarse”), pero no ha decrecido sino que sigue en crecimiento. Desde un punto de vista mercadológico, un producto llega a un punto de declive, es decir, las ventas comienzan a caer, por lo que decidieron sacar otro disco para poder mantenerse y poder seguir viendo las posibilidades crecimiento, esta vez internacional. Pero, en este punto que talvez el producto está en la etapa del declive, la marca está todavía en crecimiento.

El país no brinda las posibilidades de subsistencia para seis personas músicas  ya que el mercado es muy reducido. Esto es lo que, principalmente, ha impulsado a la banda a abrirse camino internacionalmente. El sistema capitalista, que es el que domina la forma de vida en América Latina, es el principal agente de la globalización, a la cual no escapan las expresiones culturales.

Conclusiones: Aporte al arte nacional

Desde el 2008, empezó a haber un resurgimiento de la música nacional y Cocofunka se subió en esa ola. Ellos quieren aportar el hecho de despreocuparse, y preocuparse. Despreocuparse de tratar de sonar como alguien que toca reggae, o un género en específico. Despreocuparse de eso y no tratar de hacer un sonido propio. Entonces, el grupo aportó un sonido nuevo y una forma de expresión donde la gente puede ver que la creatividad propia y lo que realmente nace de dentro, se puede exponer expresar con un razonamiento lógico para que le guste a la gente y pueda difundirse.

También quieren preocuparse por encontrar un norte artístico y la forma de difundir su música y exponerse teniendo una coherencia. Además quieren enseñar a otros músicos costarricenses cómo tener una organización de una forma empresarial: una sociedad anónima, tributar impuestos, tener planes estratégicos anuales, planear las finanzas, el mercadeo, etc.. Quieren ser un ejemplo de cómo los músicos en Costa Rica se pueden organizar, para llegar a ser músicos integrales, siendo profesionales y aplicando su profesión a la música, para que la música se haga una industria.

Ellos han dado un paso para que, por ejemplo, las marcas se empiecen a interesar más que las empresas de música. Han logrado empezar a abrir puertas en el país para que realmente comience el desarrollo de una industria musical. Aunque pasen muchos años hasta que eso suceda,  pues deben cambiar las capacidades del mercado costarricense antes.

Por ejemplo, Jamaica es un país mucho más pequeño y el principal producto de exportación es el reggae, la música. Pero faltan muchas cosas en Costa Rica: el Estado debe dar una infraestructura para poder exponerse. El Estado jamaiquino invierte mucho de dinero para que los artistas puedan tener espacios de exposición.

Aunque en Costa Rica falta apoyo del Estado, Cocofunka a intentado indiviualmente, por medio de su música a transmitir, construir y conservar una identidad cultural. Ellos no buscan mucho lo autóctono, ni la música tradicional costarricense (el folklor) pues su esencia no es solamente nacional en cuanto a los ritmos base. Pero en sus mensajes, tratan de representar su entorno para rescatar esa realidad. Mientras sigan haciendo eso van a rescatar parte de la identidad gracias a su personalidad y arraigo a Costa Rica.

Cocofunka ha ido teniendo un crecimiento muy grande, como con la gente menor, un público por el que no habían apostado. Dentro de un tiempo pueden ser de los grupos que esos menores cuenten a los más pequeños de cuando iban a conciertos.


Bibliografía

Agüero M., Nery. (2010) Propuesta interpretativa de las voces enmarcadas en el discurso nacionalista del grupo Cantares. Costa Rica: UCR.

Cros, Edmond. (1997) El sujeto cultural. Sociocrítica y psicoanálisis. Buenos Aires: Ediciones Corregidor.

Gutiérrez B., Gustavo (2009) Tesis: Propuesta de un plan de comunicación para el grupo musical Cocofunka. Costa Rica: Universidad Latina.

Hormigos R., Jaime. (2008) Música y sociedad: análisis sociológico de la cultura musical de la posmodernidad. Madrid: Datautor.

Entrevista a Gustavo Gutierrez.

Web:

Una respuesta a “Música postmoderna en Costa Rica: el caso de “Cocofunka” Por: Constanza Enciso Bähler

  1. Muchas gracias por el Análisis contanza, realmente muy completo.
    Muy agradecido por su aporte y objetividad. Lic. Gustavo Gutiérrez Ballard.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s