Swing Criollo: de la marginalidad a la cultura popular. Por Natalia Castro Salgado

Wordle: swing  criollo

Swing Criollo: de la marginalidad a la cultura popular.

Por Natalia Castro Salgado

 


 Introducción ?????????

tiene que incorporarle ilustraciones está muy plano el texto

CORREGIR BIEN LAS CITAS TEXTUALES , PONER FUENTES  O DE DÓNDE LAS TOMA


 Swing Criollo: de la marginalidad a la cultura popular

¿Qué hace que una práctica social de una minoría considerada marginal, haya mutado a través de la historia y que la podamos ver ahora en televisión? ¿Cómo se instauran los parámetros de lo que se considera vulgar y marginado en diferentes momentos? Son algunas preguntas que  generaron la práctica del swing criollo. Además del interés por lo particular y alegre del baile, su historia es interesante y su paso de cantinas y salones a escenarios televisivos y al Teatro Nacional dieron  motivación a mí interés en él.

 Se puede decir con confianza que la práctica del swing criollo forma parte de una cultura popular. Trasciende la pista baile: la gente que baila suin[1], que en su mayoría, vive una cotidianidad particular, en clases sociales bajas (más aún en los inicios del suin), tiene toda su vida permeada por el suin; las percepciones del –swing pasan por un goce corporal, una realización personal, por un disfrute, por una actividad que se realiza por pasión o solo por gusto, no por obligación. A raíz del documental “Se prohíbe bailar suin”, de lo que este me generó y de algunas experiencias personales de amigos con el conocimiento del suin, decidí indagar más sobre el tema para poder acercarme un poco a responder las preguntas.

PROBLEMA

¿Qué ocasionó el cambio del swing criollo de ser un baile prohibido en la mayoría de salones y considerado indecente por una parte de la sociedad en el pasado, a ser un baile popular y socialmente bien visto en la actualidad?

Y las premisas y  la hipótesis

OBJETIVOS  hay que redacatarlo en un párrafo lo que está en rojo

Objetivo General:   Explicar el cambio del swing criollo de un baile marginado a un baile popular

Objetivos Específicos:

1. Establecer la conformación y evolución histórica del baile swing criollo, hasta la actualidad.

2. Caracterizar las particularidades dancísticas del swing criollo.

3. Mostrar la aceptación que se la en la actualidad al swing criollo por medio de su aparición en medios de comunicación nacionales y en internet.

ESTADO DE LA CUESTIÓN un titulo sugestivo 

El estudio del baile del swing criollo se enmarca dentro del estudio de culturas populares por lo que es importante cuestionarnos sobre algunos conceptos como lo son “cultura” y “popular” para poder iniciar con una reflexión consciente de la realidad en la que se desarrolla nuestro objeto de estudio. Para esto es necesario hacer uso del artículo de Bonavitta (2008) Culturas Populares ¿culturas invisibles? Acción y reacción de los sectores populares ante la escasa representación de los Estados – Nación.

Adentrándonos en el mundo rítmico, en el plano latinoamericano, la lectura de  De Gori  (2008) nos lleva a entender de cierta forma el fenómeno de la cumbia en el contexto argentino.  Lo que podemos tomar de esta lectura es primero la distinción de la cumbia como un género musical que busca reinventarse y que ha pasado por varios procesos históricos  hasta llegar a la actualidad en dónde se puede distinguir  entre la movida tropical originaria y la nueva cumbia, con lo que podemos ver una analogía en el swing criollo con división entre una vieja y nueva guardia. Segundo, la lectura habla sobre como los medios de comunicación se han encargado de darle espacios a la cumbia en sus programas, y esto se corresponde con el tercer objetivo, lo que nos puede ayudar a realizar una mejor lectura de nuestra realidad.

En el contexto nacional, el documental “Prohibido bailar Suin” (2003) de la cineasta costarricense Gabriela Hernández, nos da una perspectiva histórica y a la vez actual del fenómeno del baile del swing criollo. Contribuye a la investigación además porque nos muestra más de cerca la realidad de las personas que lo bailan, nos introduce en el mundo de este baile y nos lleva a plantearnos nuestra pregunta de investigación. Asimismo en el artículo El Suin vivido (2004), la directora nos explica el por qué y el cómo del documental, no solo en términos artísticos y técnicos sino también personales  por lo tanto el artículo contribuye a una mejor comprensión del documental.

Otro recurso visual, lúdico e informativo, fue la obra de teatro “Del swing prohibido al swing permitido” presentada el día 14 de setiembre del 2010 en el Teatro Nacional. La obra representa un valioso recurso para el trabajo en varios sentidos: ayudó en la comprensión de las particularidades dancísticas de este baile; nos mostró la evolución histórica del baile desde que surgió en un medio marginal, hasta que llegó a ser bailado en el Teatro Nacional; por último nos mostró claramente la división dentro de bailarines y bailarinas del swing criollo de una nueva y una vieja guardia.

En el trabajo en que se encontró mayor afinidad para esta pequeña investigación, es en la Tesis para optar por el grado de Licenciatura en Antropología Social de la Universidad de Costa Rica (UCR), del año 2010, de Claudia López O. y Paola Salazar A. El aporte de este trabajo viene de en varias vertientes: primero me parece importante la actualidad de la misma y por lo tanto de las entrevistas realizadas a bailarinas/es de swing criollo; segundo podemos recuperar de ella la historia del baile. La tesis contribuye a comprender estos hechos históricos bajó la luz de la actualidad como momentos coyunturales en los cuales el baile sirvió como medio para el escape de la cotidianidad, y a su vez como confrontación y trasgresión de lo institucionalizado. Tercero,  brinda conceptos útiles para la comprensión de las particularidades dancísticas del swing criollo y además da criterios para lograr clasificar a bailarines/as entre vieja y nueva guardia. Además de la tesis, existe una ponencia sobre esta llamada “¡Bailemos a ritmo de swing criollo! Percepciones y procesos de identificación tras este fenómeno dancístico costarricense”, que presentaron las autoras en el marco del V EncuentroNuevas Voces en Ciencias Sociales del Instituto de Investigaciones Sociales de la UCR en  abril del mismo año, de la cual tomaré algunos conceptos puntuales que también  sirven para desarrollar nuestros objetivos.

Por último haré uso de reportajes de periódico tomados de la prensa escrita nacional en versión digital que dan cuenta de cómo al baile del swing criollo se le han abierto cada vez más espacios en los medios de comunicación, algunos ejemplos de esto son los reportajes Ministra va en serio con el ´swing´ criollo (Prensa Libre), Gran debut: La coreógrafa Ligia Torijano presentará, por primera vez, un espectáculo del popular baile, en el Teatro Nacional  (La Nación), Cuando una “niña bien” baila swing(Revista Perfil), etc. Asimismo existen en las Redes Sociales virtuales, como el Facebook, páginas dedicadas a este baile, que también sirven como apoyo para nuestro trabajo.

MARCO CONCEPTUAL  cambiar título

y la teoría de Cross

Culturas: hegemónicas y populares. La cultura es un espacio social- simbólico, es una manera organizar, comprender, reproducir y transformar la estructura social. En la cultura se dan luchas de poder; se lucha  por la hegemonía. La cultura es

“…la producción de fenómenos que contribuyen, mediante la representación o reelaboración simbólica de las estructuras materiales a comprender, reproducir o transformar el sistema social, es decir todas las prácticas e instituciones dedicadas  a la administración, renovación y reestructuración del sentido” (García C, 1982: 41)

Como hay luchas de poder hay culturas hegemónicas y otras culturas, que Gramsci llamó subordinadas, y que se llaman también culturas populares. OJO FALTA COMENTAR MÁS LA CITA

“A estas culturas que predominan en los márgenes y que, en base a la creatividad, a la imaginación y a la necesidad de ser oídas, de hacerse visibles, han conseguido interpretar su realidad y encontrar la manera de transformarla” (Bonavitta, 2008: 7)[2]

Swing criollo: La práctica del swing criollo, es una práctica que predomina en los márgenes de la cultura hegemónica; en lo más individual, trasciende el hecho de bailar y permea toda del vida del o la bailarina. El swing criollo es un baile que surgió de la combinación de pasos de baile de swing americano y el baile de la cumbia. La música que se baila es cumbia clásica o cualquier música a ritmo de guacharaca[3]

Construcción social de la realidad. 

La noción de construcción social es importante ya que hablamos de un fenómeno que marca la cotidianidad de las personas que lo practican. Según Berger y Luckman, escritores de la corriente teórico- sociológica de la fenomenología, la realidad es una construcción social. Lo social  está constituido por la interacción de los individuos que conforman la sociedad, con sus respectivas realidades subjetivas más lo objetivo. En otras palabras “la aprehensión no resulta de las creaciones autónomas de significado por individuos aislados, sino que comienza cuando el individuo “asume” el mundo en que ya viven otros” (Berger y Luckman, 1972: 165) Existe una construcción social alrededor del swing criollo por parte de quienes lo practican y comparten sus experiencias, ya que la experiencia de “vivir el fenómeno se manifiesta mucho más allá del momento en que se está en la pista de baile y trasciende hacia otros espacios y otras relaciones en las que se ven envueltos estos sujetos” (López, Salazar, 2004: 3)

Percepciones detrás de la práctica del swing criollo:

Goce corporal carga de emociones y sensaciones físicas (pasión, placer, sentido de plenitud, alegría, excitación y satisfacción) que produce el bailar swing criollo y no otro ritmo popular.

  • Realización personal realización personal que cada bailarín/a dice tener al reconocerse y ser reconocido/a como conocedor/a y practicante de swing criollo; prestigio social que reciben sus bailarinas/es, dentro y fuera del salón de baile (por ejemplo quienes han tenido que mostrar sus conocimientos de manera pública); actividad laboral y remuneración económica, a partir de las clases de baile que algunos bailarines/as han dado.

Relaciones generacionales vieja y nueva guardia, características para distinguirlos:

-Originalidad: en la vieja guardia es característica capacidad de desarrollar un estilo personal de baile. Lo característico de la nueva es que despliegan un baile coreográfico.

-Edad: la vieja guardia ronda entre los 30 y 65 años; la nueva guardia entre los 18 y 30 años. Aunque alguien mayor puede adoptar el nuevo estilo y alguien joven bailar al viejo estilo.

-Estilo de baile: el de la vieja guardia es sencillo y se concentra en dar el paso básico, mientras el de la nueva guardia incluye vueltas, pasos aéreos, acrobáticos y giros.

-Correspondencia con otros ritmos populares: la nueva guardia baila swing criollo (entendido como cualquier tipo de música a ritmo de guacharaca) y otros ritmos, mientras que la vieja guardia sólo practica swing (entendido como la música cumbia clásica) o bolero de salón.

-Tipología de la gente: la vieja guardia se asocia con los orígenes del baile, sus exponentes fueron pachucos, prostitutas, obreros/as; la nueva guardia se esfuerza en remarcar que su grupo reúne personas de distintas procedencias y con estudios profesionales.

-Moda en el vestir: la vieja guardia se asocia con el uso de atuendos especiales para la práctica en los inicios de la misma; en tanto que hoy en día la nueva guardia no porta una moda especial para el swing criollo.

-Significado del baile: la vieja guardia experimenta el baile a partir de la necesidad de desahogar sentimientos; la nueva guardia es caracterizada por querer demostrar y exhibir conocimientos (López, Salazar, 2004: 3)

FUENTES PRINCIPALES

-López, Claudia; Salazar, Paola (2010) Brincos y vueltas a ritmo de swing: un análisis antropológico de la práctica del swing criollo, a partir de las representaciones sociales que bailarines y bailarinas configuran respecto a este fenómeno dancístico. Tesis para optar por el grado de Licenciatura en Antropología Social, Universidad de Costa Rica. San José, Costa Rica

-Bonavitta, Paola (2008) Culturas populares ¿culturas invisibles? Acción y reacción de los actores populares ante la escasa representación de los estados- nación En: Culturas Populares 7, julio-diciembre, 9 pp.

– Gori, Esteban (2008) Poéticas y sociologías de la cumbia: aproximación a la actualidad de la música tropical en Argentina En: Culturas Populares 6, enero-julio, 16 pp.

-Artículo de revista: Hernández Gabriela (2004) ¿Por qué el swing criollo? En: Revista virtual Istmo;  No.9

-Ponencia: “¡Bailemos a ritmo de swing criollo! Percepciones y procesos de identificación tras este fenómeno dancístico costarricense.” Expositoras: Antropólogas sociales Claudia Lucía López Oviedo y Paola María Salazar Arce. Ponencia en el marco del V EncuentroNuevas Voces en Ciencias Sociales del Instituto de Investigaciones Sociales, Universidad de Costa Rica,abril de 2010

-Algunos artículos de periódico[4]:

ü Molina, Melvin (2007) Ministra va en serio con el ´swing´ criollo. San José, Costa Rica, Lunes 5 de febrero, 21:36:28 En: La Prensa Libre versión digital http://www.prensalibre.co.cr/2007/febrero/05/abanico07.php;

ü Miranda, Yendry (2010) Gran debut: La coreógrafa Ligia Torijano presentará, por primera vez, un espectáculo del popular baile, en el Teatro Nacional   12/09/2010, 8:03 a.m. En: La Nación versión digital  http://www.nacion.com/

-Medios audio- visuales:

ü Documental: Prohibido bailar Suin. Dirección de Gabriela Hernández, 2003. 95 min.

ü Obra de teatro: Del swing prohibido al permitido. Presentada el Martes 14 de Setiembre del 2010 en el Teatro Nacional.

METODOLOGÍAcambiar título

1. Análisis de recursos audiovisuales (Documental y Obra de Teatro)

2. Revisión de documentos bibliográficos: tesis, artículos de revista y periódico.

PLAN CAPITULAR

  1. Conformación y evolución histórica del swing criollo.
  2. Particularidades dancísticas del swing criollo.
  3. Representatividad del swing criollo y su crecimiento actual en los medios de comunicación

 Conformación y evolución histórica del swing criollo

En nuestro país, se unen muchas culturas, muchas formas de vida, muchas personas con valores y gustos diferentes. Si nos observáramos desde lejos, veríamos como somos un país que posee gran diversidad de deleites y recreaciones. En nuestro devenir histórico hemos asimilado muchos cambios que han ido surgiendo a lo largo del camino. Generalmente, se nos vendría a la mente pensar en Colón y toda la historia de España y nosotros como su colonia; pero más allá de esto los costarricenses con el paso del tiempo, ya sea por necesidad, costumbre o evolución, nos hemos vuelto cada vez más versátiles y creativos. Si bien es cierto que la élite de nuestro país saca provecho de estas cualidades para sus propios intereses, la situación no queda ahí. El resto de población también hace uso de ellas, claro está que no para desfalcar al estado; pero si para crear nuevas formas de vida.

Una prueba de esta versatilidad y creatividad se demuestra en muchas facetas de la cotidianidad de los costarricenses, y una de ellas es representada mediante el baile y sus distintas manifestaciones. Encontramos distintos tipos de ritmos que son del disfrute de la población en general, entre ellos, tenemos el swing criollo. Este es un baile que en sus inicios fue marginado y visto por las clases altas como de baja categoría y se designó de la misma forma a los lugares en que se bailaba y a los propios bailarines; pero más adelante hablaremos más afondo de ello.

Primeramente es importante dilucidar ¿cuáles son las bases del swing criollo? y ¿cómo surge en nuestro país? Esas son las dos grandes incógnitas fundamentales para continuar y por las que tenemos que preocuparnos por el momento.

Una vez dicho esto y aclarado el asunto del principio, porque del final solo podremos hablar cuando lleguemos a él, entremos en materia

Según Francisco Tristán (2007), comentado por López Oviedo et al. ; El swing criollo tiene orígenes oscuros, entendamos esto como indefinidos o poco claros y no siguiendo la línea de todas las connotaciones negativas que puede evocar a nuestras mentes este término, y menciona varias posibles soluciones a nuestra primera incógnita. La primera de ellas, y la cual parece ser una de las más difundidas por quienes practican este baile, es importante tener en cuenta que los bailarines de swing criollo se manejan todas estas versiones y cada cual escoge la que más le parezca, es que por medio de camioneros, que transportaban mercancías entre nuestro país y los Estados Unidos, se difundió el swing “gringo” y fue adaptado por los costarricenses de los años cuarenta y cincuenta al son de la cumbia colombiana en los distintos salones de baile.

Otra posibilidad es que se desarrollara en la zona americana, esta es otra de las versiones más difundidas, donde los empleados de la compañía se relacionaban con los “gringos” y fue por este intercambio que surgió el swing criollo. Estos empleados en su afán por reproducir los movimientos del swing crearon un nuevo estilo de baile.

La otra versión que nos presenta, y es la que él considera más acertada, ya que, la estructura de los pasos del rock and roll y este baile es la misma , el swing criollo nace como producto de la influencia del rock and roll, fueron éxitos del momento películas en las cuales se bailaba este tipo de música y de aquí se tomaron pasos que se fueron incorporando a sus bailes, como explica Tristán, empezaron vacilando, bailando la cumbia como salsa y fueron poco a poco implementado pasos del rock and roll, así poco a poco evolucionando hasta que nace este nuevo ritmo.

Ahora bien, antes de intentar acercarnos a una posible respuesta o respuestas para nuestra segunda incógnita, sería conveniente tratar de acercarnos un poco a uno de estos ritmos para comprender el por qué, podrían ser el origen de lo que entendemos hoy como swing criollo, más comúnmente conocido en nuestro país como simplemente cumbia.

Es probable que hayamos escuchado mencionar el swing en películas de la época de los 30’s a los 40’s, en donde, si sabemos algo de este baile, se nos vienen a la mente las orquestas en los grandes salones de baile, las parejas bailando al ritmo de la música; donde se denota un ambiente muy alegre a pesar de que no era la edad de oro del mito romano y no gobernaba Saturno; pero en materia musical ¿que entendemos por swing?

El swing nació del jazz, que es eminentemente orquestal, con influencias de la música europea y dio como resultado una serie de innovaciones en este género. En el swing, la batería juega un papel muy importante, ya que es el único instrumento con una función rítmica y le confiere una relevancia especial a la banda. Valoriza los temas melódicos, tanto por la predominancia de pasajes straight y la irrupción de los arreglistas. Tiene una estructura invariable de las piezas, ya que da más importancia a las improvisaciones y las regula. Utiliza, como recurso de tensión, el riff, frase corta repetida varias veces, con crescendo final.

Ahora bien, en qué contexto surge este ritmo, el Swing aparece en la crisis económica de 1929 en Nueva York. El Mainstream se comercializa y se deja influir por la tradición europea y del music hall. La crítica blanca comienza a valorar los aspectos más asimilables del jazz, buscando producir una imagen conforme a la normalidad musical occidental.

Lo que estaba en juego en este proceso de dominación económica del jazz por los intereses comerciales blancos era la garantía de perpetuación de los mismos mediante toda clase de presiones sobre el desarrollo de la música, ya que la mayor parte de ella surgía gracias a los grandes músicos afroamericanos, y los otros querían ganar terreno en ello lanzando una nueva moda: un estilo musical más alegre a comparación del jazz en sus inicios, que se prestara más al baile.

Mediante esto podemos ver que este es un ritmo que surge en medio de muchos y variados intereses, tanto de dominación como de protesta de uno y otros sectores. Veremos como no es el único que nace en medio de muchas problemática y en realidad se convierte en un medio de protesta, además de ser una válvula de escape para los sectores marginados de la población.

Vemos reflejado en este proceso como los costarricenses, ya sea una u otra la versión que se acerque más a la verosimilitud de los hechos, haciendo uso de su creatividad y facilidad de improvisación tomaron un ritmo que les dieron y lo transformaron en algo totalmente nuevo, con el que se sentían libres y les provoca nuevas y distintas sensaciones que les permitió desarrollar cada vez más este ritmo, el cual poco a poco no solo se convirtió sino que los convirtió a ellos, a los bailarines de este nuevo género dancístico, en parte de un grupo, además de ser prostitutas o taxista o amas de casa u obreros eran algo más, eran bailarines de swing criollo, que compartían noche a noche vivencias que eran representadas en la pista al son de las cadencias de la música, un espacio donde se creaba y recreaba.

Para acercarnos a nuestra segunda preocupación debemos hablar un poco de quienes eran los bailarines de swing criollo en sus inicios, y además cual era la perspectiva que se tenía de ellos por el resto de la población, porque si este género es ahora aceptado y hasta elogiado en los medios de comunicación mediante representaciones y demás es porque él mismo con su popularidad entre “el vulgo” y “los pachucos” se abrió paso hasta llegar a las pantallas de nuestro televisores.

El gremio de bailarines se destacó por ser de las clases bajas, encontramos entre ellos de las más diversas ocupaciones, edades, gustos, sabores y colores. Era común que los hermanos mayores llevaran a los menores los salones de bailes para que pudieran aprender y disfrutar del ritmo, por lo que encontramos edades muy variadas entre los bailarines de este género, además vemos entre sus participantes taxistas, prostitutas, amas de casa, obreros, obreras, jóvenes (dedicados a sus cosas), ladrones, y una muy variada gama de ocupaciones.

Con esto podemos ver que al ser un ritmo que nace entre grupos de gente que ha sido marginada a lo largo de la humanidad, se condenó por igual a cualquiera que lo bailara y los lugares donde se hiciera. Se consideraba como un tipo de baile vulgar y poco decente, el cual jamás sería ni si quiera considerado por las clases altas como medio de distracción.

Es claro como estas clases altas juzgaron a todos los bailarines por igual, cuando en realidad compartían un sentimiento por el baile; pero muchos vivían realidades distintas en su cotidianidad y se movían entre sectores distintos de personas, este factor en lugar de distanciar a unos de otros fortaleció la identidad del grupo y enriqueció la variedad del baile.

Entre los lugares en los que se gesta este baile tenemos, según Chacón, N y Elizondo, E (2007), tomado de López Oviedo et al. (2010), Mi Oficina, Bambú, Cañaveral, El Sétimo Cielo, Mi primer amor, El Herediano, El Gran Parqueo, La sodita El Valle, El Barco del amor, Neptuno, La Terraza, Discoteca OK, El Pirus, La Carreta, Bar Campos, El Arca, entre otros. Ya en los años setentas, ochentas y noventas, se reconocían Palermo, El Montecarlo, El Andaluz y El Ástor, el cual según Ligia Torijano, era más peligroso porque era donde iban los bailarines después de las dos, cuando todo lo demás cerraba, pues este era hasta el amanecer.

Como ya mencionamos, este baile al ser considerado de baja categoría, no llego a conocerse masivamente debido a la cantidad de prejuicios que se cernían a su alrededor.

El cambio de paradigma de dio debido, a como casi todos, un medio de comunicación. Este fue el primero en exponer el swing criollo de manera masiva y fue después de esto que las personas “civiles”, es decir, quienes no habían tenido contacto anterior con el baile, lo conocieron al fin.

Fue mediante un programa transmitido en canal 7, de Leonardo Perucci, aproximadamente entre 1988 y 1996, llamado Fantástico, dentro de la sección “Los Piratas del Ritmo” se invitaba a participar y concursar a bailarines de swing. (López Oviedo et al. 2010).

Nuevamente es un medio de comunicación el que le da su bendición a algún nuevo miembro de sus protegidos, y es mediante esta comunión que logra el swing criollo abrirse paso entre los costarricenses. Es expuesto a la crítica nacional mediante su aparición en la pantalla chica y así como unos deciden acribillarlo por sus formas y maneras, otros deciden aprender de él y verlo como algo novedoso e interesante; pero fuere cual fuere la posición en la que se colocaran los espectadores a la hora de ver a los bailarines representar su danza, el swing criollo salió a la luz pública y se reafirmó mediante vituperios o elogios como un nuevo género que todos sin importar lo que dijeran se sentaban religiosamente domingo a domingo a observar. Y lo quisieran o no cada vez que escucharan alguna canción de cumbia no podrían evitar que su memoria evocara a los “pachucos” entre sus brincos y vueltas.

Es a partir de aquí que el swing criollo da unos cuantos brincos y vueltas para dejar de ser aquel baile marginado que desprestigiaba a todos sus bailarines por su gusto a él para convertirse en el centro de práctica y estudio de profesionales y aficionados. Accede a mayores esferas sociales costarricenses gracias a su aparición en el repertorio de enseñanza de las distintas academias de baile, las cuales fueron parte fundamental en la difusión del swing criollo.

Hay que tomar en cuenta que a pesar que estas instituciones forman parte importantísima de este proceso para los bailarines de salones de baile no es nunca, y nunca lo va llegar a ser, la vivencia y libertad de movimientos que se practican en un salón de baile que lo que se aprende en una academia. Esto denota como para quienes lo disfrutan plenamente sigue siendo un ritmo que se aprende en la calle.

 Particularidades dancísticas del swing criollo

Bailar es una expresión del sentir humano. El swing criollo, como cualquier otro tipo de baile, conlleva mucha expresión corporal y esto produce que los bailarines de swing suelan  sentirse orgulloso de que los observen mientras ejecutan los pasos, giros y piruetas característicos de este baile  lleno de sabor.

El baile se caracteriza por muchas particularidades, de las cuales tenemos:

  1. El swing criollo es un baile netamente costarricense que surge, en parte, por el gusto que produjo el swing americano de grandes orquestas como Glenn Miller y Tony Doors. El swing norteamericano se caracteriza (en su forma bailable) por ser un baile muy enérgico y acrobático, donde los bailarines constantemente dan pequeños saltitos al compás de la música. El swing costarricense tomó como base este tipo de saltito; sin embargo no tomó como base la música swing norteamericano sino que adapto el baile a la cumbia colombiana, sobre todo a la cumbia que lleva bastante marcada la percusión.
  2. Se baila dentro de las estructuras de la base rítmica, no dentro de la melodía, de tal manera que los bailarines pueden ir al ritmo de la melodía pero en algún momento se puede improvisar en sus pasos y movimientos  jugando con la velocidad del baile (López y Salazar. 2010)
  3. La base del swing se baila en tres tiempos, en donde el tiempo 3 se toma de las manos;  unido del rebote constante (como un ligero brinco), combinado con diversos pasos.  Liliana Valle  menciona en la tesis de López y  Salazar:

“La composición rítmica del baile la cuál después de cada tres compases se vuelve a empatar y vuelve a desfasarse, se vuelve a empatar y vuelve a desfasarse. El uso del tiempo es una de las características más importantes, el manejo del brazo como elemento de comunicación, de dirección y de referencia a la base” (López y Salazar. 2010: 157)

  1. Una de las características que distingue el swing criollo es que un baile tanto en pareja como grupal.  Esta es quizás una de las características que hacen más llamativo al swing y que además refleja como éste baile ha ido evolucionando y adquiriendo su propia fisonomía Carlos Morera Alfaro, conocido como Gringo en los ambientes bailables de Costa Rica, relata su experiencia en el baile grupal en el documental “Se Prohíbe Bailar Suin” [sic] de la siguiente forma:

“Estaba yo bailando con una muchacha, pero como yo era muy llamativo otra muchacha se metió para que la otra saliera, pero ultimadamente agarre a cada una con cada brazo y empecé a bailarlas, no había ningún problema, pero cuando viene otra mujer y se mete  para que otra le de campo, ninguna de las otras dos quería salir, ahí fue donde yo tuve que emplear las dos manos, las piernas para mover las muchas y darles vuelta. Ahí fue donde nosotros le metimos otra mujer más, ya con más técnica, eso fue como un show, ni yo mismo podía creer que yo pudiera bailar con esas mujeres en ese momento. El baile en grupo no es que la mujer baile sola, no, el bailarín debe mover las mujeres, porque muchas veces se le desacomoda una o dos  y hay que tener la capacidad de acomodarlas y meterlas al mismo ritmo”

Otro cambio dancístico que ha sufrido el swing en su estructura, es la base del baile; a la cuál se le han añadido giros, cambios de peso, uso de los brazos y patadas. La improvisación es el elemento más importante. Según lo visto en la obra de teatro “Del swing prohibido al permitido” este o estos movimientos del baile se dan en un momento dado, así como la ejecución  de pasos, giros y figuras en el baile.

  1. La música del swing criollo también ha cambiado se ha ido reinventando. Como bien se menciona anteriormente el swing se baila al ritmo de la cumbia, pero ya no es al ritmo de la cumbia colombiana, ahora son adaptaciones que se han hecho, ahora se llama popularmente cumbia sonidera, la cual se reconoce sobre todo por el uso de la guacharaca. Aparte también es muy común que se hagan arreglos musicales para poder bailar piezas que no son cumbia como si fueran swing criollo, actualmente hay muchas mezclas musicales basadas en el pop y el hip-hop.

Particularidades de las dos generaciones de baile: la vieja guardia y la nueva guardia.

  1. La vieja guardia:

La vieja guardia se distingue por un baile sencillo y limpio el cual no está conformado por tantos giros, piruetas y movimiento de brazos. Podría decirse que bailan más a lo “pachuco”.

En cuanto a la vestimenta la vieja guardia se caracteriza por lo siguiente:

    • En las mujeres por usar minifaldas holgadas  y botas altas hasta la entrepierna.
    •  en los hombres se destacaban por usar pañuelos en la cabeza, pantalones de vestir, camisa manga larga y zapatillas.   (López, C. Salazar P. 2010)
  1. La nueva guardia:

 Su baile es más que todo exhibicionista, a modo de competencia. Su pasos tiene alto grado de complejidad, esta conformado por muchas piruetas y giros. Para lo que es la nueva guardia se visten acuerdo a la moda del momento,  exceptuando en competencias y presentaciones donde visten ropas más elaboradas, con telas llamativas y pantalones usualmente acampanados.  (López, C. Salazar P. 2010)

Representatividad del swing criollo y su crecimiento actual en los medios de comunicación

Actualmente en nuestra sociedad, el Swing Criollo ha tenido un crecimiento importante debido a un fenómeno (muy particular de los medios de comunicación masivos) por popularizar tal baile e incentivar a la población a conocerlo y practicarlo, dados los acontecimientos que han ido surgiendo en los últimos años y retomando la necesidad por extraer de nuestras costumbres cosas positivas, por eso es que ciertos  grupos de personas se han dado a la tarea de dar a conocer tal ritmo musical que como se explicaron en los capítulos anteriores lleva la esencia del ser “tico”.

Estos acontecimientos han hecho que para los costarricenses el Swing Criollo sea parte de del “folklor” o la popularidad en ciertos sectores de la sociedad, inclusive a alcanzado últimamente un volumen tan amplio, que se ha llevado a otras dimensiones, con el fin de convertirlo legalmente en patrimonio nacional, tal y como se verá más adelante.

3.1. Concursos de baile televisivos.

El Swing Criollo está teniendo en este momento, un desarrollo muy importante, debido al fomento de este género por programas de televisión. Esta es una iniciativa que nació hace ya algún tiempo con el fin de entretener a los televidentes y a la vez llegar a un sector de la sociedad muy especifico en su momento (una clase media baja), que frecuentaba este tipo de programas, y los concursos debían ser enfocados primeramente en ellos y sus seguidores asistentes al espacio.

El primer espacio televisivo que dedicó tiempo a este ritmo fue el ya desaparecido “Fantásticos” (de canal 7) donde Walter Mora y Leonardo Perucci dieron vida a un espacio llamado “Los piratas del ritmo”  que empezó a popularizar el Swing Criollo, infundiendo la inquietud en quienes hacían de espectadores de este concurso e inclusive admiradores del ritmo y el “sabor” que este producía.

Este fue el gran salto, de ahí que en la actualidad (de 10 años para acá), en los salones y los concursos de baile popular, el Swing Criollo sea un género básico para la inscripción o participación en la pista.

Luego se fueron dando concursos en el cotidiano de programas tales como: A todo Dar (en una versión más ordinaria), Sábado feliz (con un público principalmente de edad avanzada) y más recientemente A toda máquina (con receptores más variables en edad y estrato social) cuyo contenido es similar entre sí, programas de entretenimiento, cuyo objetivo son familias humildes (mayormente) que buscan “un cinquito extra”.

 Mas la sorpresa ha sido otra; cuando esperamos que este tipo de actividades se enfoquen en un grupo de personas, la respuesta de los televidentes ha sido muy positiva, a muchas más personas les gusta seguir el acontecer de estos concursos, no muchos se atreverían a expresarse en una pista frente a televisión nacional, pero si muchos deciden seguir este ritmo en sus casas, clases de baile e inclusive actividades sociales.

Un caso muy representativo es el programa “Bailando por un sueño” cuya temática y contenido no tiene nada extraordinario, mas allá del baile, pero lo que nos genera es una gran expectativa al ver los llamados “famosos” incursionando en diferentes géneros y más aún disfrutando de ellos, esto es parte del sentirse identificado y buscar participar de este tipo de cosas que nos hagan ser parte del proceso y buscar la identidad (aunque sea de forma implícita) de algo que sea representativo y común entre los “patrones a seguir”.

Bailando por un Sueño también tuvo una extensión internacional, cuyos representantes ticos hicieron un buen trabajo (a nuestro parecer, por el valor de dar una representación internacional de un país pequeño en relación a potencias mundiales contra las cuales competimos), mas sin embargo, el momento más emotivo para los costarricenses que seguimos la trasmisión, fue sin duda el baile de Swing Criollo, donde todos y todas nos sentimos verdaderamente identificados ante un baile que vibra en nuestros salones de baile y en nuestros turnos de barrio en la cotidianidad.

Por estos motivos básicamente, es que para los costarricenses, el baile es una manifestación popular y con la promoción de los medios de comunicación masivos (televisión principalmente) es que se difumina el concepto y llega a un sector grande de personas que no están familiarizadas del todo con el tema, pero que buscan maneras de acercarse  y encontrar una mayor relación o afinidad a estas prácticas del quehacer popular.

3.2. La percepción del Swing Criollo según los medios de comunicación vía Web.

Investigando un poco en la Web, pudimos darnos cuenta la gran cantidad de de información que hay en la red y el impulso que se le da al Swing Criollo, no solo como parte del patrimonio que es lo que se busca, sino también en páginas de promoción del turismo nacional, donde aparte de la belleza turística, resalta este tipo de eventos tales como la calidad y la alegría que se vive en los salones costarricenses tales como Karymar, donde el punto fuerte es el espectáculo que se realiza con “El Swing Criollo”.

Entre los artículos que más nos llamaron la atención están:

ü  Soto,  Michelle (2007), Cuando una “niña bien” baila swing . San José, Costa Rica. En: Revista  Perfil versión digital. http://www.perfilcr.com

Este artículo es muy interesante en su introducción:… “El swing criollo es más que un baile de salón. En sus alzadas se devela una Costa Rica que se construye desde lo popular”… la autora remite al baile como tal, a la complejidad del mismo, a la alegría y caracterización de los personajes y  la categorización que se le dio en algún tiempo a los mismos. El estereotipo tan marcado que tenían las personas  que lo practicaban, cuya relación era específica para personas de una “vida mundana” mas ahora las “niñas bien” tienen el derecho a bailarlo sin ser juzgadas o señaladas como  mujeres “fáciles” ahora más que un paradigma es parte de la sana diversión que caracterizan a quienes lo practican, dejando de lado muchos mitos y estereotipos infundados.

ü  Miranda, Yendry (2010) Gran debut. La coreógrafa Ligia Torijano presentara por primera vez, un espectáculo del popular baile Suing Criollo, domingo 12 de setiembre, 08:03 a.m. En: La Nación versión digital:  http://www.nacion.com

Donde la periodista deja ver al público el sentimiento de esfuerzo y apoyo a una de las promotoras más  importantes en este medio: Ligia Torijano, que por su constante lucha ve realizado uno de sus sueños, llevar la historia del Swing Criollo desde su perspectiva, al conocimiento de los costarricenses, una puesta en escena de grandes ambiciones, donde el esfuerzo es mucho pero la recompensa será aún mayor. La obra “Del Swing prohibido al permitido” deja grandes expectativas que sin duda alguna se cumplieron satisfactoriamente.

ü  Molina Bustos, Melvin (2007) Swing criollo podría seguirle los pasos al boyeo, jueves   25 de enero. En: La prensa libre versión digital:  http://www.prensalibre.co.cr

Costa Rica ya envió la ratificación a la convención para la Salvaguarda del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Unesco para que entre en vigencia en abril próximo.”  Esta frase introductoria de la noticia, con una importancia relevante para todo el país, entrar en vigencia con un ente internacional para resguardar y salvar nuestra cultura popular, importante para una nación donde las costumbres y los valores se han ido perdiendo. Pero más importante aun es  que el Swing Criollo sea tomado como parte de este proceso al igual que el boyeo (tradición descontinuada pero de muchos años de trascendencia) donde de propias palabras de la ministra expresa lo siguiente:

“Una expresión cultural muy arraigada del país, que existen salones de baile dedicados al género, grupos musicales, academias de baile, espectáculos de la Compañía Nacional de Danza, documentación de los pasos existentes, trabajos audiovisuales como el documental “Se prohíbe bailar swing” y finalmente que muchos costarricenses comparten”. Este es el sello y la base que demuestran que el Swing Criollo viene en crecimiento y no solo eso sino que es ya parte de nuestra cultura popular, que si bien no todos lo practicamos, deberíamos conocerlo y disfrutarlo como parte de nuestras costumbres y tradiciones.

Promoción del Swing Criollo en las redes sociales (facebook – twitter)

Otra de las tareas que nos dimos es relacionar el auge del Swing Criollo en las redes sociales, que han estado teniendo tanta importancia  (principalmente en los jóvenes) últimamente, la respuesta fue muy satisfactoria ya que en los dos principales medios como lo son Twitter y facebook encontramos perfiles relacionados al mismo. Uno de ellos se llama LacunadelSuing de Ligia Torijano, hecho por la propia Ligia, cuyo interés es promover la academia de baile con el mismo nombre e invitar a las actividades que se van dando en el cotidiano. El espacio cuenta con más de 500 amigos asociados. Otro perfil es el personal de Ligia, donde comparte videos y canciones con sus alumnos y coreógrafos que dan clases particulares y no faltan los que piden consejos de baile o tienen alguna inquietud ante el sonado ritmo. Esto es para reforzar la facilidad con que cuentan las personas para la divulgación y promulgación de sus intereses o bien para conocer más de nuestra cultura popular.

En Internet hay muchas noticias sobre El Swing Criollo, podíamos dedicar muchas hojas a sacar lo positivo de cada una de ellas, estos extractos fueron para ejemplificar y a la vez dejar en evidencia la importancia que ha tomado este género popular en los últimos aos y el alcance que ha tenido en las personas que muestran algún interés por él, inclusive en estratos sociales diferentes, la diversidad es lo que ha imperado, la curiosidad no queda de lado y las expectativas han crecido en muchas personas.

3.3. Representatividad del Swing Criollo en un sector de personas que lo practican.

Para comenzar con algo muy concreto, nos vamos a referir a una noticia particular:

ü  Rodríguez Chaverri, Camilo (2010) Karymar y el swing criollo, viernes 10 de setiembre. En: Diario Extra Version digital: http://www.diarioextra.com

Esta noticia es muy pequeña pero con una gran pasión, lo que principalmente nos atrajo de ella es el interés y la importancia del ritmo para el periodista expresado de esta manera:

“Karymar es la capital del mundo para quienes amamos el swing criollo. Es un recinto que sintetiza el sentido de la democracia en Costa Rica. Sobre la pista, de nada vale el dinero. Cada quien baila lo que baila… Deberían enseñar swing criollo en las escuelas y en los colegios. Deberían impartirlo como el baile nuestro que es, tan nuestro como el punto guanacasteco y el tambito, pero con una gran diferencia: está vivo, lo que significa que está en evolución constante”.

Si bien es cierto para muchas personas El Swing Criollo no representa más que un baile, para otras personas cuyas emociones se desenvuelven en una pista y en el contexto de lo que esto significa, este baile va mas allá de diversión, forma parte importante de sus vidas y ligan su crecimiento al desarrollo y aceptación del público en general, dedican horas en el ensayo y fortalecimiento de los pasos como parte de su expresión corporal y su sentimiento de identidad.

Camilo no es un ejemplo aislado, como lo deja ver la entrevista realizada al coreógrafo y bailarín José Luis Ramírez (Anexo 1), el Swing Criollo es muy importante en su cotidianidad, forma parte de su trabajo y de su vida, este baile no solo le genera dinero sino que refleja su carácter, su forma de expresar ese sentir del costarricense, algo con lo que se siente muy identificado como parte de sí.

 Algo que también nos causa mucha alegría es el hecho de ver que se han dejado de lado los estereotipos, no solo con las mujeres, sino con los sectores y las clases sociales que practican este singular baile, según la entrevista (anexo 1), las personas con mayor poder económico, son las que más acuden y mas piden  las clases particulares de Swing Criollo y un 80% representa al sector femenino.

Finalizando, creemos y apoyamos el rápido crecimiento que ha tenido el Swing criollo y la representación que nos ha dado, tanto en la parte popular como en la  enseñanza que dejaron en nosotros las personas que cada día lucha por arraigar sus costumbres y trasmitirlas.

Conclusiones ????????????


REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

-Berger, P; Luckman, T (1972) La Construcción Social de la Realidad. Amorrortu. Buenos Aires, Argentina.

-Bonavitta, Paola (2008) Culturas populares ¿culturas invisibles? Acción y reacción de los actores populares ante la escasa representación de los estados- nación En: Culturas Populares 7, julio-diciembre, 9 pp.

– García Canclini, Néstor (1982) Las culturas populares en el capitalismo, México.

-Gori, Esteban (2008) Poéticas y sociologías de la cumbia: aproximación a la actualidad de la música tropical en Argentina En: Culturas Populares 6, enero-julio, 16 pp.

-Hernández, Gabriela  (2003) Prohibido bailar Suin Documental. 95 min.

-Hernández Gabriela (2004) ¿Por qué el swing criollo? En: Revista virtual Istmo;  No.9

-López, Claudia; Salazar, Paola (2010) Brincos y vueltas a ritmo de swing: un análisis antropológico de la práctica del swing criollo, a partir de las representaciones sociales que bailarines y bailarinas configuran respecto a este fenómeno dancístico. Tesis para optar por el grado de Licenciatura en Antropología Social, Universidad de Costa Rica. San José, Costa Rica

-López, C; Salazar, P. (2010) “¡Bailemos a ritmo de swing criollo! Percepciones y procesos de identificación tras este fenómeno dancístico costarricense.” Ponencia en el marco del V EncuentroNuevas Voces en Ciencias Sociales del Instituto de Investigaciones Sociales, Universidad de Costa Rica.

-Miranda, Yendry (2010) Gran debut: La coreógrafa Ligia Torijano presentará, por primera vez, un espectáculo del popular baile, en el Teatro Nacional   12/09/2010, 8:03 a.m. En: La Nación versión digital  http://www.nacion.com/

-Molina, Melvin (2007) Ministra va en serio con el ´swing´ criollo. San José, Costa Rica, Lunes 5 de febrero, 21:36:28 En: La Prensa Libre versión digital http://www.prensalibre.co.cr/2007/febrero/05/abanico07.php;

-Torijano, Ligia (2010) Del swing prohibido al permitido. Obra de Teatro. 30 min.

Fuentes de Internet:

http://crgos.blogspot.com/2007/10/historia-del-swing.html

Consultada el 25/10/2011

http://wvw.nacion.com/viva/2006/agosto/14/espectaculos14.html

Consultada el 25/10/2011

http://es.wikipedia.org/wiki/Cumbia

Consultada el 28/11/2011

http://www.taringa.net/posts/musica/3793706/Swing-Criollo-de-Costa-Rica-_Cumbia_.html

Consultada el 29/11/2011


ANEXOS 

ponerlo en un edocumento diferente y likieqrlo

TRABAJO DE CAMPO

Anexo 1

Entrevista

  1. 1.       Para usted, como nace el Swing Criollo?

Es un baile del y para el pueblo, ¿ya conocen la historia de los traileros? (risas). Yo creo que nació ante una necesidad de protesta y de búsqueda de la igualdad; además era una forma rica de divertirse y que mas si lo importamos y lo arreglamos para que sea nuestro, las mejores cosas no son las que nacen de lo espontaneo, son de las que se toma una base y se trabaja en mejorarla.

  1. 2.       Desde hace cuanto lo practica?

Mi práctica profesional se remite a mi juventud, empecé con el aprendizaje en la academia vieja de Merecumbé (tenía otro nombre luego paso a ser Merecumbé) en 1985, cuando tenía solo 15 años, mis padres me inculcaron el gusto al baile y mi carrera tuvo ahí inicio. Desde los comienzos he bailado tanto bolero como Suing criollo, soy de los de la vieja escuela, pero no me opongo al cambio.

  1. 3.       Que lo fomenta a practicarlo y enseñarlo?

El baile es mi pasión y el suing criollo es muy representativo y muy evolutivo, es uno de los ritmos donde se usa más creatividad sin perder el son.

  1. 4.        Cuales son los pasos más característicos del Swing?

Sin duda alguna el brinco y jalón, hay que tener mucha coordinación y si manejas bien eso a sus tiempos, lo demás es pan comido.

  1. 5.        Cuál es la dificultad de este género?

Lo que te dije anterior, además tienes que tener mucha soltura para las vueltas porque son en un tiempo, necesitas mucha velocidad sin ir mas alla de su tiempo, y sin perder a tu pareja.

  1. 6.        Porque decimos que representa a los costarricenses?

Porque es aquí en nuestra tierra, donde nació como un género y los pasos son característicos del baile tico, además que invertimos muchísimo tiempo en pulir detalles y limpiar los pasos y por eso lo sentimos tan nuestro

  1. 7.       Como se puede “encasillar” a la gente que lo baila?

(Risas) ¿Eso existe todavía?… En su tiempo de incursión (aclaro que no es mi tiempo) se manejaban muchos estereotipos y había un gran tabú en relación a su llegada, pero eso en la actualidad no existe. Mis alumnos además no tienen diferencias, lo baila el rico como lo baila el pobre, la muchacha joven como la mujer madura. Incluso más del 80% son mujeres y también tengo una clase exclusiva para homosexuales que tienen un Show muy bonito en “Club O”. Hay de todo tipo de gente, ¡es hermosísimo!

  1. 8.       Usted que dice de esta frase… “Se prohíbe bailar Swing”… Tiene validez en nuestra actualidad?

No para nada, ahora se prohíbe no bailar suing, o al menos no conocerlo.

  1. 9.       Que significa el Swing Criollo para usted y para las personas que usted conoce y lo practican?

El Swing es una pasión que todos vivimos, estamos aquí por y para el baile y que mejor ejemplo que este, para nosotros va mucho mas alla de un pasatiempo, es una forma de vida, una forma de expresarnos y mejor aun, una forma de demostrar talento puro. (risas)

José Luis Ramírez Castro

Coreógrafo y bailarín

88485754


[1] De aquí en adelante si se usa Suin, es en contextos de cómo se escribía en los rótulos cuando se prohibía bailarlo, es decir por una cuestión contextualizada históricamente y también latinizada, el swing es la escritura de la palabra original en inglés, y también se utilizará en diferentes momentos

[2] No es nuestra intención exaltar a las culturas populares románticamente, sin embargo, es cierto que con medios distintos a los de la cultura hegemónica, si las culturas de los márgenes quieren ser escuchadas, deben ser más creativas.

[3] Instrumento musical.

[4] El resto de los artículos consultados aparecen en la bibliografía, no se pusieron en esta sección con el fin de no repetir y ocupar mucho espacio.

3 Respuestas a “Swing Criollo: de la marginalidad a la cultura popular. Por Natalia Castro Salgado

  1. Hay varias versiones de La historia u origen del Swing criollo, unos dicen que es una fusión del swing americando de las grandes bandas y la cumbia colombiana y que lo trajeron los traileros que viajaban a dicho país, otra versión dice deriva del rock and roll y las películas que se transmitían en aquel entonces. para ver la explicación, como se baila, etc, puedes visitar el siguiente blog donde se habla del tema a profundidad: http://sergiosarmientocr.blogspot.com/2014/12/historia-y-origen-del-swing-criollo-en.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s